*

X

78 mil personas se han inscrito para morir en Marte

Por: pijamasurf - 05/18/2013

Las misiones espaciales tripuladas del pasado solían enviar astrofísicos a realizar tareas de importancia mundial; la exploración del futuro, si Mars One tiene éxito, en cambio será televisada en un reality show.

marte-colonia-343

La compañía holandesa Mars One afirma haber recibido más de 78 mil aplicaciones para su primer viaje a Marte, el cuál tendrá lugar según sus estimaciones en abril del 2023. La precisión de estos cálculos parece indicar una propuesta totalmente seria de la compañía, quienes financiarán el costoso proyecto con un reality show que seguirá a los astronautas durante su jornada marciana.

El viaje sólo de ida para el planeta rojo está reservado para unos pocos individuos de un estimado de medio millón de futuras aplicaciones. Los requisitos básicos en realidad son estar dispuestos a abandonar la Tierra para no regresar. A pesar de lo descabellado a primera impresión, el CEO y cofundador de Mars One, Bas Lansdorp, afirma que esta posición para astronautas se está convirtiendo en "el trabajo más deseado de la historia", y aún cuando el show no llegara a realizarse, la aplicación cuesta entre $5 y $75 dólares dependiendo del país, lo cuál no será mal negocio a la larga.

Durante el siglo XX (si ponemos en suspenso las teorías de conspiración y creemos la versión oficial) la raza humana ha llegado a la luna y ha enviado satélites por todo el sistema solar. Las habilidades y conocimientos necesarios para estar en la tripulación de uno de estos viajes era considerable, además del entrenamiento físico, psicológico e intelectual que los antiguos astronáutas debían tener. No sorprende que a su regreso a la Tierra se les recibiera como héroes en suntuosos desfiles.

¿Será que la primera misión tripulada al planeta rojo, acorde al absurdo de los tiempos, estará tripulada por el elenco de una de las más lamentables muestras de la vulgaridad de nuestra sociedad, un reality show?

[Gawker]

Cartografía ideológica: sobre la interpretación tendenciosa de la información

Por: pijamasurf - 05/18/2013

Creer que algo es cierto sólo porque aparece en el televisor o en una página de Internet es un error: la información también oculta agendas ideológicas que pueden no ser claras en un principio. Mantener la mente crítica es más necesario que nunca.

bullshit

La necesidad de proveer de información "nueva" y consumo de datos a diferentes sitios web dentro de la inmensa blogósfera hace que la información no tenga el rigor científico que los lectores merecen. En un nuevo editorial de la página Africa is a country, Siddhartha Mitter escribió duramente contra el bloguero Max Fisher, encargado de un blog de asuntos internacionales en el Washington Post. Fisher publicó hace unos días un lindo infográfico que supuestamente representa visualmente los países más y menos tolerantes; esto podría ser un contenido interesante para leer. El problema es que, como demuestra Mitter (en un post titulado elocuentemente, "The cartography of bullshit"), su contenido no sólo es inexacto sino caótico.

En el mapa, podemos ver que las áreas del mundo con mayor tolerancia racial (azul oscuro) incluyen a los Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia, Europa del Norte y parte de Latinoamérica. Los lugares más racialmente intolerantes (rojo oscuro) incluyen a su vez a la India, Bangladesh y Jordan. Rusia y China están a la mitad; la mayor parte de África se muestra en gris por falta de datos, y Sudáfrica aparece en azul claro (altamente tolerante), por ejemplo.

Muchos lectores incluyendo a Mitter han marcado al menos la posibilidad de una sospecha respecto a la metodología de la cual se desprenden estos resultados, así como respecto a la idiosincracia cultural que predomina en la muestra. El concepto de raza, por ejemplo, no es suficientemente estable para operar un muestreo de este tipo en un sólo país, afirma Mitter, menos para hacer generalizaciones a escala mundial.

La raza es, según el país, motivo de prejuicio, persecución, prestigio o violencia. "Raza" es un concepto que sólo puede entenderse según múltiples consideraciones locales, pues no es lo mismo hablar de "la raza" como identificador simbólico dentro de una comunidad mexicana en Los Angeles a los brotes de racismo étnico que aún se viven en Sudáfrica, marcado en el infográfico de Max Fisher como una zona tolerante.

Es increíble también que las áreas consideradas como "primer mundo" sean las más altamente tolerantes. Por ejemplo, en Estados Unidos hasta 2007 el sistema penitenciario mantenía encarcelados a 7 millones de personas, uno de cada 31 habitantes, la tasa más alta de encarcelados en el mundo. De ellos, 905 mil son afroamericanos, un 13%

La metodología misma es sumamente cuestionable. Fisher utilizó la pregunta A124_02 de la encuesta mundial World Values, la cuál cuestiona a los participantes sobre si "no les gustaría tener vecinos de otra raza." El caos comienza cuando esta pregunta (mal planteada de inicio, según Mitter) se extrapola a hacer una comparación entre países. Hay países donde la convivencia interracial es parte de la cotidianidad, mientras en otros existen aún guerras territoriales y xenofobia. Fisher utilizó estos datos para compilar las respuestas de todos los países y mapearlo gráficamente en su post.

Esta historia puede servirnos para cuestionar una vez más la naturaleza de la información que recibimos, procesamos y en última medida consumimos. Es arriesgado e irresponsable hacer suposiciones tan gratuitas como las de Fisher, las cuales, según Mitter, "envían un mensaje de superioridad moral del hombre occidental, anglosajón, mezcladas con un retrato mistificado del resto del mundo y acompañado por interpretaciones cercanas al balbuceo --todo basado en un proceso metodológico que falla en realidad cualquier estándar de investigación en ciencias sociales e higiene de datos.

"En otras palabras", concluye Mitter, este infográfico termina, "ya sea por diseño o accidente, jugando [a favor] de una agenda ideológica."

[Africa Is a Country]