*

X

Tropical Data VI: El incansable festín de copyleft de los piratas tropicales

Arte

Por: Rafael Toriz - 04/04/2013

El festín de links sobre literatura, arte y la exaltación de los sentidos de Rafael Toriz tiene su sexta entrega. Una retórica del hipervínculo que conduce con exceso y generosidad.

Prosecutor-Looking-to-Convict-The-Pirate-Bay-Owners-2

Tropical Data VI. Adelantándonos a los hechos antes de que sucedan o de porqué los piratas tropicales no descansan nunca.

 

Todos estamos conscientes (tal vez demasiado) de la infinita maravilla de Clarice Lispector: sus cuentos y novelas han consolidado muy bien, desde hace varios años, toda su magia y terrible belleza. Sin embargo, quien esto escribe, nunca se había topado tan de cerca con su fascinante humanidad: extensa, lúgubre, despiadada y nocturna. Y a la vez maternal.

Clarice, quien es una forma de nombrar al infinito, nos ayuda a sentirnos más humanos, es decir, perfectamente extraños. Eso es lo que he experimentado al leer el maravilloso compendio de sus artículos y crónicas para la prensa titulados Revelación de un mundo y Descubrimientos., publicados en castellano por Adriana Hidalgo.

Podría detenerme en cada una de sus imágenes y sus momentos, que son sublimes y pavorosos, pero prefiero que lo descubran ustedes.

No somos pocos los lectores fanáticos de Enrique Serna; por tal razón, es motivo de regocijo saber que recientemente ha publicado un nuevo tomo de cuentos. La ternura canibal explora los personajes y circunstancias a las que nos tiene acostumbrados: miserables, pendencieros, alevosos, histéricas y cretinos, muchísimos cretinos. Serna ha perfeccionado como pocos el relato cruel y para prueba consigno la mayoría de los cuentos del libro. No pude conseguirlos todos por la red, pero casi. Así que no esperes más y disfruta como yo madrugando al madrugador de madrugadores.

Van por título: La vanagloria,

Entierro maya

Drama de honor

 Cines Cosmos 

El converso

La incondicional

Y para acabar con la tanda de libros de este mes, consigno El complot mongol de Rafael Bernal; los Cuentos completos de Bernardo Couto Castillo, decadente mexicano; Textos críticos de Machado de Assis; Los once de la tribu de Juan Villoro; Contraexplosión –un libro extravagante y vanguardista hasta el día de hoy de Marshall McLuhan y un libro de ensayos del argentino Juan Terranova que responde al título de La masa y la lengua.

En caso de que no hayas quedado satisfecha, todavía podrás perderte en las maravillas textuales que sofocan y se pierden en la red.

La música, qué duda cabe, es la mamá de los pollitos. Por eso, mientras te entretienes con estas retóricas del hipervínculo, escúchate al viejo Les Claypool & his fancy band.

Ahora que si verdaderamente estás buscando ritmos nuevos (y te desvela el hecho de tener qué clasificarlos), en este enlace escucharás unos de los mixtapes más extraños de los últimos tiempos: extravagancia asegurada (te vas a asustar…).

Origami mon amour. O el arte de la encuadernación japonesa.

Conversaciones entre Borges y Arreola. Para que tengas claro porqué el viejo bardo de Palermo sostuvo, cuando le preguntaron de qué habían hablado, que Arreola era un tipo muy atento, pues le había dejado intercambiar un par de silencios en su conversación. Se siente gacho, pero ni cómo ayudarle al maestro de Zapotlán el grande.

Por su parte, en la esquina, regañado como siempre aparece Derrida.

Michel Foucault y sus contemporáneos. Un libro harto recomendable, casi tanto como las estupenda biografía de James Miller: Las vidas de Michel Foucault.

 Un cuento de Germán Maggiori. “Suerte, muerte, suerte, muerte. ¿Es la muerte mala suerte?¿O es la suerte la que nos aleja de la muerte?¿O es una suerte que haya muerte?¿O es la suerte un tipo de muerte?”.

 Bienvenidos al desierto de lo real, dijo un orate hace unos años.

Desafortunadamente, no le estábamos prestando atención.

 América Latina o el imperio de lo frito. Un viaje por los bordes de la manteca a cargo de Alberto Salcedo Ramos.

 La evolución del libro. Un camino minado y fascinante imposible de prever.

Mucho mejor que cualquier narcótico o alucinógeno…o casi.

 

Nos vemos en mayo.

Twitter del autor: @Ninyagaiden

Posiciones del Kama Sutra convertidas en tipografía: el alfabeto erótico de Malika Favre

Arte

Por: pijamasurf - 04/04/2013

El Kama Sutra tiene fama de ser uno de los compendios más antiguos y más completos sobre sabiduría sexual. Contrario a lo que Michel Foucault denunciara sobre esta pretensión moderna de reducir la sexualidad a una técnica, el Kama Sutra se nutre y vuelve a una fuente mucho más profunda, aquella que entiende el sexo como la comunión entre el cuerpo y el espíritu o, mejor dicho, de los cuerpos y los espíritus, pues se trata siempre de las posibilidades de virtud y gracia compartidas que se pueden alcanzar por medio de una relación sexual.

Remoto como es el Kama Sutra, siempre ha habido formas de renovarlo, particularmente en décadas recientes en que Occidente se reencontró con este manual hindú (salvo la traducción de 1883 de Sir Richard Burton, el admirado Burton de Borges, al menos en lengua inglesa no hubo otra versión sino hasta 1980).

En este ejercicio de re-creación, la ilustradora francesa Malika Favre ha dado a conocer una singular tipografía hecha nada menos que con algunas de las posiciones que recomienda el Kama Sutra, un alfabeto erótico en el que los nombres que tanto caracterizan a los juegos del cuerpo prescritos en el libro.

Sobre esto último, por cierto, cabe mencionar que la correspondencia entre letra y título obedece al nombre la posición en inglés; al pasar en español algunas de estas se conservan, otras son menos afortunadas, pero en cualquier caso compartimos el título original para que la elección de la ilustradora quede clara.

Al final este ejercicio, que podría considerarse una suerte de traducción o adaptación, podría llevarnos a preguntar por las palabras, las frases o las páginas enteras que escribiremos con estas letras.

También en Pijama Surf: Alfabeto de siluetas desnudas de Anastasia Mastrakouli: el lenguaje vuelto carne y expresión (FOTOS)

[Huffington Post]