*

X

Los conejos de pascua más perturbadores (imágenes para una improbable historia del trauma infantil)

Por: pijamasurf - 04/01/2013

Una selección de imágenes que nos llevan por las sombrías regiones del trauma infantil.

La Pascua es una temporada altamente significativa dentro del calendario judeocristiano que, en el caso específico del cristianismo, recuerda los eventos que a la postre se convirtieron en el fundamento de su existencia: la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

Sin embargo, como usualmente sucede con las creencias religiosas, estas no existen nunca en un estado puro, siempre se les encuentra fundidas con sedimentos ideológicos anteriores que, entre otros efectos, facilita su difusión y su apropiación entre personas y sociedades que antes no creían en eso. Este es el conocido sincretismo que, como una suerte de denominador común, recorre todas las confesiones religiosas —y también otras expresiones del pensamiento.

En este cruce desataca la figura del conejo y los huevos de pascua, probablemente los dos elementos más extraños de la simbología pascual, que, al menos de inicio, manifiestan poca o ninguna asociación evidente con otros significados sacros.

Su origen no es del todo claro, sobre todo porque al parecer este se remonta a la oscuridad medieval europea, esa zona sombría donde la doctrina de la iglesia intimó con las tradiciones mal llamadas paganas y bárbaras de los pueblos que sobrevivieron al colapso del imperio romano. Ahí, en un pantano confuso de ideas cristianas, cátaras y de otras tradiciones tanto o más herméticas, nació la idea de que la liebre era un ser hermafrodita que podía procrear sin perder la virginidad, rasgo por el cual se convirtió de inmediato en metáfora de la Virgen María.

En cuanto a los huevos, al parecer se les toma como símbolo de la tumba vacía de Jesús, de ahí su presencia en el “Domingo de Resurrección”, pero tampoco se sabe con certeza dónde nació este vínculo.

Sin embargo, en un mundo despojado del aura sagrada, todos estos antecedentes terminan convertidos en las imágenes que compartimos, retratos que van de lo horrífico a lo espeluznante y lo ridículo, el trauma infantil personificado en un disfraz deforme de pelambre sintético y proporciones desmesuradas.

Imágenes vía Happy Place

10 acciones simples y cotidianas que darán felicidad inmediata a ti y a quienes te rodean

Por: pijamasurf - 04/01/2013

Una lista para ayudarnos a guiar nuestras vidas por un sendero de felicidad, prosperidad emocional y crecimiento personal.

¿Es mejor ser feliz que no serlo? Probablemente, al menos mientras no se convierta en un imperativo y más bien, como esas flores que nacen en los rincones menos inesperados, cuando surge espontánea y auténticamente, un fruto imprevisto y por ello todavía más valioso.

A continuación compartimos una breve lista de cosas que debemos de hacer para mejorar nuestras vidas de manera tangible haciendo cosas que sabemos y podemos hacer sin problema alguno.

1. Pasar tiempo en la naturaleza
Es muy común olvidarse de la madre naturaleza y hasta cierto punto darla por sentado, sin embargo hay estudios que demuestran que caminar en la naturaleza nos ayuda a lidiar con problemas de depresión.

2. Ejercicio
Hacer ejercicio de una manera constante tiene demasiados beneficios, pero para nombrar algunos: te hace más inteligente, feliz, mejora el sueño, incrementa nuestro deseo sexual y mejora la percepción de nuestro cuerpo. Además un grupo de hombres con más de 70 años de edad lo identificaron como uno de los secretos de una vida sana en un estudio conducido por Harvard.

3. Pasa tiempo con familiares y amigos
Las relaciones en nuestras vidas se encuentran entre las cosas que más incrementan nuestra longevidad, mientras que la soledad puede resultar en un riesgo más alto de infartos y diabetes. Buenos amigos son la clave a mejorar nuestras vidas. Una manera de sentirse más feliz de manera inmediata es hacer algo bueno por nuestros seres queridos.

4. Expresa tu agradecimiento
Haciendo esto diario podrás mejorar tu vida y la de todas las personas que te rodean.

5. Medita
La meditación nos hace más felices, más conscientes, ataca la ansiedad, depresión y fatiga. Además se puede hacer en prácticamente cualquier lugar y es nuestra mejor defensa en contra del estrés.

6. Duerme suficiente
Las ventajas de dormir bien se reflejan en todos los aspectos de nuestra vida, desde nuestra productividad hasta nuestro peso. Dormir bien nos ayuda a concentrarnos más, sanar y recuperarnos de ciertos malestares.

7. Crea retos para ti mismo
Cosas como aprender idiomas o tomar clases de música ayudan a incrementar nuestro coeficiente intelectual porque retamos al cerebro a adaptarse a nuevos retos, adicionalmente cumplir con las metas ayuda a mejorar nuestro autoestima.

8. Ríe
Muchas personas se dejan llevar por las presiones del día a día y olvidan lo fácil y sonoro que es reír, adicionalmente reír reduce el estrés y nos hace sentir mejor de manera inmediata. Estudios recientes han probado que la risa funge como terapia para personas que han sufrido daños cerebrales.  

9. Toca a alguien
El tacto es uno de los sentidos que nos ayuda a conectarnos más emocionalmente y físicamente con otras personas. Por algo los niños pequeños tocan todo; nos ayuda a aprender más del mundo que nos rodea. Tocar a alguien puede ayudarnos a sentir una conexión emocional con ellos y hacerlos sentir más seguros. Tocar reduce el estrés y mejora el desempeño de trabajo en equipo.

10. Sé optimista

Ser optimista nos ayuda a ser felices por razones obvias, sirve como una especie de placebo que nos ayuda a ver que las cosas no están tan mal y que pueden ser mejores. Los optimistas viven más tiempo,  estar abiertos al buen humor lo más posible nos ayuda a ser más perceptivos a las cosas buenas y menos a las cosas malas de nuestras vidas.

[Barking up the wrong tree]