*

X

Chúpate esa Asimov. Chorología: ciencia y magia aplicada (Desmitificando las teorías de la conspiración 3/12)

Por: Cristopher Garnica - 04/04/2013

Nuestro colaborador Cristopher Garnica continua en su misión de desmitificar esos procesos del pensamiento personal y colectivo que nos hacen deducir y concluir ideas donde probablemente no exista lógica ni razón.

Anillogiges

Chorología Aplicada es la materia favorita de los teóricos de conspiración y el máximo grado de estudio de los charlatanes. La Chorología se dedica a indagar postulados ficticios y su propósito es unificar prácticas mágico-religiosas, con métodos y experimentos científicos. La Chorología es la base de muchas Teorías de Conspiración (TC), y aceptemos que resulta interesante superar nuestras limitaciones físicas, a través de avances científicos, e incrementar nuestro potencial cognitivo con prácticas religiosas. Sobre todo si eso nos hace ser más cabrones que el común de los mortales.

El corredor Oscar Pistorius, gracias a la ciencia, tiene piernas de fibra de carbono que aumentan su potencial fisiológico y biomecánico. Digamos de pronto que hace yoga, medita y lava su ano en un río  -con lo que quizá se hubiera ahorrado una cadena perpetua por matar a su esposa en San Valentín. Por medio de ambas prácticas podría resistir un entrenamiento duro por un tiempo más prolongado. Es razonable. ¡Pero no mames! La Chorología Aplicada diría que Pistorius fue abducido, que sus piernas son de fibra marciana, que un microchip eleva su resistencia corporal y controló su mente para asesinar a su esposa…

La Chorología.

Además de Pistorius, para ilustrar la dedicación de la Chorología al crear fábulas, está el Vril. La idea surge de una novela de ciencia ficción llamada The Coming Race. Escrita en 1871 por Edward Bulwer-Lytton, en ella, el personaje recorre un sendero interconectado por túneles donde viven los Vril-Ya. Estos seres controlan el energético Vril, son capaces de una fuerza extraordinaria y de modificarlo todo a voluntad. Son marcianos inteligentes, telepáticos, con forma de ángel y el poder de aniquilar a la humanidad.

Una admiradora de Bulwer-Lytton, que había recolectado conocimiento místico y científico durante sus viajes por el mundo, licuó las ciencias ocultas, el budismo, la filosofía, la teología y la ciencia ficción con un poco de “la sabiduría de los dioses” para posicionar en el mercado un juguito llamado Teosofía. Su fundadora, Helena Blavatsky, vendió la idea de que los marcianos del Vril ayudarían a la humanidad con sus bondades y sanación espiritual. Luego se le ocurrió afirmar que el Vril se basaba en una “fuerza mágica real”, los teósofos compraron la idea, así que se decidieron comercializarla.

Entonces surgió la Sociedad Vril, integrada por profetas, teósofos y antisemitas con un gusto por las recetas de Chorología Aplicada. Decían que los Vril-Ya eran la raza suprema de súper-hombres saliendo del centro de la tierra. Entre cosas rancias y fumadas (como que los Teutones eran descendientes de los Vril-Ya), se aventaban el Choro de que usando adecuadamente ejercicios espirituales y de concentración, lograrían despertar el Vril interno y realizar un Kame-Hame-Ha.

Dicha sociedad fue “corroborada” por el científico alemán Willy Ley, en un par de artículos para una revista de ciencia ficción en 1937 y 1947. Aseguraba la existencia de de la Sociedad para la Verdad y el Orden del Aurora Dorada, dedicados a buscar el Vril  y crear teorías esotéricas para el gobierno nazi. Aunque hay autores posteriores (Norbert Jürgen-Ratthofer, Ralf Ettl y Nicholas Goodrick-Clarke) que en los 90`s afirmarían que la Sociedad Vril existía en Alemania desde 1925.

La Sociedad Vril quería potenciar al ser humano, tal como se hizo con Oscar Pistorius. No obstante, manipulando el Vril y concentrando el poder en algo llamado psicofísica, es decir, la Chorología Aplicada. Y aunque “psicofísica” suena bonito, la expresión es un Choro, pues no se sabe cómo funcionó, ni cuales fueron sus alcances. Pero como método de control, serviría para ganar la 2ª guerra mundial,  justificar la raza aria y crear súper humanos. Además sería utilizada para construir arsenales de guerra, máquinas de movimiento perpetuo, crear y desarrollar programas con tecnologías Ovni entre otras bromas y datos curiosos.

Por fin, Vladimir Terziski, Presidente de la Academia Americana de Disidentes (quién sabe qué sea eso), resumió el Choro del Vril. Terziski, sostiene que los nazis lograron desarrollar el vuelo anti gravedad hacia el espacio en un híbrido circular, el  RFZ-1. Que para 1942 se construyó una nave gigante en forma de estación espacial, desarrollado por las SS, llegando a la luna donde  tienen una base sin necesidad de trajes espaciales. Afirma que los nazis crearon un platillo volador “Vril-accionado” (chúpate esas pinche Asimov) con el que viajaron de Alemania a Praga en 1945. Los alemanes también afirmaron que la tierra era hueca, que en su interior viven alienígenas con bases aéreas, cuyo acceso es marítimo -el denominado OSNI (Objeto Submarino No Identificado).

Los nazis generaron fotografías, documentos y registros de la Sociedad Vril, que fueron robados y desmitificados al final de la guerra por los ingleses. La explicación de cómo fue manipulado el Vril, dónde están los ángeles, la tierra subterránea, la magia real, la nave humano-extraterrestre Vril-accionada… sigue siendo información clasificada u objeto de estudio de la Chorología.

Mientras los Chorólogos postulaban la existencia ficción-ciencia, magia-religión,  los nazis cumplieron bien su chamba con objetivos claros y bien definidos. Controlaron Alemania ideológicamente con la farsa de la raza aria. Colonizaron otros países con el mismo pretexto y pelearon contra judíos y comunistas. Desarrollaron tecnología y armamento militar. Hicieron jabón y experimentos con humanos en los campos de concentración, donde aniquilaron a millones de personas…

Con esto en la mesa Habría que preguntarse ¿Qué tan útil es para nuestras vidas la Chorología Aplicada? ¿Somos capaces de reconocer charlatanes? ¿De dónde surgen los postulados de la Chorología Aplicada? ¿Cómo diferenciar lo razonable de la Chorología, del choro descarado?

Habría que asegurarnos que la Chorología Aplicada centrara sus esfuerzos en personas como Oscar Pistorius, pues son el principio para desarrollar tecnologías afines y aplicarlas para la vida cotidiana de personas con discapacidades -aunque resulten asesinos también. Hacer yoga y/o meditación, es útil para eliminar el estrés, disminuir el avance de enfermedades o sólo como terapia ocupacional; que aunado al desarrollo de la ciencia, (por ejemplo, la nanotecnología) ayudaría al bienestar de cualquier individuo.

Pero mientras aplicar Choros siga siendo la materia favorita de las TC, estamos más cerca de las abducciones extraterrestres, que de utilizar a la ciencia, y las prácticas religiosas para el beneficio de la humanidad; o bien para ser, “humildemente”, más cabrones que el común de los mortales. 

Blog del autor: http://divinageliofobia.blogspot.mx/

Twitter del autor: @elcrisgg

La hermandad de las calaveras: el culto napolitano de los muertos

Por: pijamasurf - 04/04/2013

El cementerio de Fontanelle en Nápoles alberga una impresionante historia que remonta a los viejos tiempos del Imperio Romano y se enclava en la Segunda Guerra Mundial

skull2

La frontera del mundo de los vivos y el de los muertos ha sido explorada por todas las culturas y tradiciones del mundo, las cuales han tenido que vérselas tarde o temprano con el rostro de la muerte. Dentro de estas tradiciones destaca un curioso culto que floreció en la ciudad italiana de Nápoles, precisamente en el cementerio de Fontanelle. Construido como una serie de túneles subterráneos tallados sobre la piedra por los primeros colonizadores griegos, sirvió después como una via de comunicación y almacenamiento para los romanos y para los primeros cristianos.

Durante el Imperio Romano los túneles se transformaron en grandes catacumbas que albergaban los restos mortuorios de miles de personas, especialmente cuando sobrevenían epidemias o plagas, años después de que los emperadores hubieran desaparecido. Para el siglo XVI el osario ya rebosaba de huesos y osamentas humanas. En el siglo XVII la ciudad sufrió una serie de inundaciones que hicieron que algunas secciones del osario se desplomaran; debió ser un tremendo espectáculo para los napolitanos ver ríos de agua fluyendo por la ciudad que llevaban toneladas de huesos. Los religiosos de la ciudad decidieron remodelar el osario para dar cabida a una fosa común a donde iban a parar los cuerpos de los pobres y desamparados, dando origen al cementerio de Fontanelle. Este redescubrimiento de las catacumbas subterráneas durante los próximos siglos dio origen a un culto devocional sumamente particular.

Ya en el siglo XIX, concretamente en 1872, el padre Gaetano Barbati hizo exhumar grandes depósitos de huesos, haciendo que las calaveras fueran limpiadas y colocadas en largas repisas sobre la pared. Sin organización formal el culto comenzó a desarrollarse por sí mismo, atrayendo especialmente a mujeres ancianas y solas, generalmente sin familia, que "adoptaban" una calavera o varias y desarrollaban una extraña relación de lo que creían era un mutuo beneficio --entre ellas y los muertos.

Los devotos traían flores y regalos para sus cráneos "adoptivos"; hablaban con ellos, los limpiaban y les solicitaban consejo de muchas formas, en problemas domésticos o de negocios, además de que existían calaveras con habilidades "especiales", como la dedicada a la fertilidad: una calavera que conserva incluso hoy un extraño brillo a causa de todas las manos de mujer que la han acariciado buscando quedar preñadas eventualmente; los devotos también creían que los espíritus de los muertos se comunicarían con ellos hablándoles directamente, a veces mediante la telepatía pero sobre todo a través de los sueños. Cuando recibían un favor de las calaveras, les dejaban un papel enrollado con una sencilla inscripción ("Per grazie recevuta", o "por la gracia recibida") a manera de agradecimiento. Otras formas de agradecer consistían en hacer construir pequeños o grandes altares, algunos incluso con puertas, lo que a través de los años cambió la faz de las catacumbas.

skull

Los creyentes confiaban especialmente en los poderes de ciertas calaveras para aportarles un dato muy concreto: los números de la lotería. La smorfia, la lotería napolitana, se celebraba los sábados, por lo que era común que los viernes Fontanelle estuviera lleno de mujeres tratando de persuadir a los espíritus en su propio favor (y, por otro lado, la lotería de Nápoles no es ajena a los hechos raros y fuera de lo común). Esto podría parecer mundano, pero en realidad se trataba también de un mecanismo de muchas personas para lidiar con la soledad o la pérdida de sus seres queridos, adoptando una calavera anónima que podría llevar ahí abajo varios siglos. De hecho los túneles sirvieron como refugio antibombas durante los bombardeos aéreos de la Segunda Guerra Mundial, en 1943. Los adherentes al culto agradecieron a sus queridos huesos el haberles salvado la vida.

No se sabe cuánta gente se adhirió a este curioso culto (que recuerda al más reciente de la "Santa Muerte" en muchos barrios de México) a través de los años, pero a pesar de que la Iglesia Católica no veía con buenos ojos estos rituales "necrófilos", no fue sino hasta los años 60 del siglo XX que el lugar fue cerrado definitivamente. Para el año 2000, el ayuntamiento de Nápoles comenzó un programa de restauración para no perder el legado histórico --y potencialmente turístico-- de Fontanelle. Las autoridades afirman que cada tanto un grupo de satanistas aficionados entra de noche y realiza misas negras en el interior, pero no de forma regular. Los devotos del culto a los osarios envejecieron y la tradición quedó como una leyenda de la ciudad, una vez que sus últimos adherentes se hubieran reunido con sus amados huesos.

[Fortean Times]