*

X

4-20: Feliz Día Mundial de la Marihuana (20 de abril de 2013)

Por: Pedro Luizao - 04/20/2013

Hoy millones de fumadores de marihuana se reunirán a degustar unos porros, sincronizadamente, para celebrar a esta planta que ha acompañado a la humanidad durante milenios.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

A lo largo de la historia humana la marihuana ha desempeñado múltiples roles. Desde su uso original, ligado a rituales sagrados y ejercicios chamánicos en diversas culturas alrededor del mundo, continuando como una planta cuya sustancia activa fue empleada con fines medicinales, para luego consolidarse como ícono de 'apertura mental', posteriormente haber sido estratégicamente satanizada , y en la actualidad ser un ingrediente de relevancia en la economía mundial –con su distribución a cargo de narcotráficantes. En síntesis, resulta innegable que más allá de la opinión que esta planta nos merezca, lo cierto es que ha acompañado a la humanidad a lo largo de milenios –la primer relación humano-cannabis que se haya registrado data de hace aproximadamente 2700 años–. 

De acuerdo con esa peculiar costumbre social que consiste en asignar un "día mundial de...", y como cada año, hoy veinte de abril (4-20) de 2013, celebramos una vez más el Día Mundial de la Marihuana. A fin de cuenta se trata, creo, de un pretexto para sincronizar masivamente una misma intención, la de celebrar, en torno a un ingrediente cultural, en este caso la 'ganja'. El hecho de que desde hace unas cuatro décadas este día se haya decretado como la "fecha más verde" se debe a, como hemos advertido en años anteriores, un legendario código que alude a fumarse un porro por la tarde.

El origen de este carnaval en torno al consumo de THC responde a un ritual inaugurado por un grupo estudiantil (conocidos como “Los Waldos“) en San Rafael, California, quienes adquirieron la costumbre de disfrutar cotidianamente un cigarrillo de ganja después de clases, a las 4:20 de la tarde. Y a pesar de que seguramente la mayoría llegaba tarde a la cita, honrando la flexibilidad temporal de los fumadores de marihuana, este ritual habría de trascender a este grupo de risueños estudiantes para convertirse en el código mundial de la marihuana. 

Hoy el planeta tiene un rostro distinto, risueño, ojos ensoñadores y lentamente sincronizados con una amigable sonrisa. Pues el día marca una cita masiva reúne a millones de aficionados a la cannabis, quienes conviven mientras degustan su hierba favorita y narran confusas e irrelevantes anécdotas, penetran los resquicios más caprichosos de la filosofía humana,  y llegan tarde a todos sus compromisos del día –tal vez empezando por la misma reunión para celebrar. Por cierto, como dato de sincromística marihuanera, el 20 de abril también es el onomástico de Hitler, lo cual se rumora es responsable de que algunos fumadores de ganja se malviajen entrando a la dimensión de la paranoia.

Más allá de marchas pro legalización y celebraciones relajadas, las cuales sin duda tienen sentido de ser, quizá esta fecha es buen momento para profundizar un poco más en las entrañas socioculturales de esta milenaria planta. Por ejemplo, sería bueno reflexionar en argumentos genuinos y desinteresados para abogar por su legalización (lean estas 5 buenas razones para legalizarla), informarnos acerca de los beneficios médicos, científicamente comprobados que la marihuana provee, entender las agendas políticas y financieras detrás de su criminalización hace alrededor de cinco décadas, o analizar lo que ha sucedido con los países que han decidido legalizarla, y cuáles han sido hasta ahora las consecuencias de está decisión, por ejemplo el caso de Portugal.   

En fin, fumes o no marihuana, hoy es un día especial en el que seguramente se registrará un extraordinario flujo de sonrisas alrededor del planeta. Y en caso de que optes por no prender un porro de ganja –lo cual me parece algo tan respetable como optar por prenderlo–, ojalá al menos todos nos sincronizemos para fumar un cigarrillo de información, conciencia, y objetividad, alrededor de esta, una de las plantas que mayor incidencia han tenido en nuestra historia. Feliz 4-20...  

 

Cocaína: factor causante de la crisis bancaria

Por: pijamasurf - 04/20/2013

Decisiones desmesuradas tomadas por banqueros en Estados Unidos pudieron haber sido impulsadas por el consumo excesivo de cocaína.

cocaine

El consumo de cocaína en altas esferas financieras estadounidenses no es sólo un rumor. La oficina de Bernie Madoff —quien fue uno de los personajes más influyentes en el sector bursátil y también autor del fraude financiero más grande en la historia de Estados Unidos—  era conocida como “El Polo Norte”. Jimmy Cane, antiguo CEO de Bear Stearns, escondió cocaína en una botella de antiácido que se encontraba en su oficina --y como estas muchas otras historias en el corazón, en perenne taquicardia, de Wall Street.  

De ahí que personas como Geraint Anderson, columnista y analista financiero, y como David Nutt, especialista en drogas, sumen como factor causante de la crisis financiera de 2009 al desenfrenado consumo de cocaína entre los banqueros. Recientemente David Nutt dijo al Sunday Times, que el uso de la cocaína en los banqueros junto con su “cultura de la emoción, del impulso y del más y más y más...nos metió en este terrible desastre”.

La cocaína causa efectos de codicia insaciable y la tendencia a hablar con mucha confianza de asuntos que se desconocen. También se ha puesto sobre la mesa que los hombres de negocios son más propensos a vender absurdamente armas de destrucción masiva financieras después de tomar un propulsor de confianza como la cocaína.

Dr. Chris Luke, especialista del Cork University Hospital, en Irlanda, quien estudió los efectos de la cocaína en los banqueros, afirmó que “figuras prominentes de los círculos políticos y financieros toman decisiones irracionales como resultado de la megalomanía que provoca el uso de cocaína.” Concluye que “la gente estaba tomando decisiones absurdas y pensando que estaban 110% bien, lo que desembocó en el caos”.

Adjudicar por completo la crisis financiera al consumo de una droga sería una posición en extremo simplista,  pero tal vez no sea tan disparado considerarlo como factor influyente.

[The Guardian]