*

X

Entre un pez con esta temible dentadura y otro que provoca efectos alucinógenos, ¿cuál elegirías? (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/21/2013

Dos especies emparentadas en la sorpresa que regularmente nos deparan la evolución y la naturaleza: por un lado, uno con una veintena de dientes que guardan enorme semejanza con la dentadura humana; por otro, una especie que al comerla provoca reacciones alucinógenas.

Archosargus probatocephalus

En ocasiones la naturaleza y la evolución, como fuerzas indómitas que, a pesar de todo, siguen su curso, crean especímenes que superan por mucho todo lo que la estrecha mente humana pudiera imaginar. A veces no hay bestiario que, por fantástico que sea, por terrible y desmesurado, alcance los niveles de admiración y sorpresa de animales, insectos, plantas e incluso microorganismos que existen realmente y que son consecuencia de ese impulso por sobrevivir y preservarse.

Este es un poco el caso del Archosargus probatocephalus, el “sargo chopa” que se encuentra usualmente en las aguas del mar Caribe, el golfo de México y la costa oeste del Atlántico. Por lo regular vive a un promedio de 15 metros de profundidad, preferentemente en arrecifes, bahías y estuarios, y su dieta, más o menos omnívora, se compone de moluscos, crustáceos y algas. Asimismo, destaca su hermafroditismo: su capacidad para intercambiar sexos (de hembra a macho y viceversa e incluso hacerse asexual) sin alterar su genitalidad.

Pero lo verdaderamente sorprendente es su dentadura: una multitud de pequeñas piezas que, al menos en el caso de los frontales, tienen cierto parecido con la dentadura de un ser humano.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

tooth3

Ahora bien, según se reporta en Scientific American, esto es nada en comparación con la cualidad de un pariente cercano del probatocephalus, el Sarpa salpa (conocido como salema) que tiene la singular característica de provocar reacciones piscodélicas y por lo cual fue utilizado ya entre los romanos y ciertas culturas polinesias tanto con fines recreativos como ceremoniales.

La razón por la cual la salema suscita alucinaciones se encuentra en su alimentación, basada sobre todo en Gambierdiscus toxicus, una especie de plancton tóxico (como su nomenclatura lo indica) cuyos químicos se filtran a la carne del pez y, en el caso del ser humano, resultan venenosos cuando se consumen de esta manera. Se dice que el efecto alucinatorio de la salema, además de ser especialmente negativo, puede durar varios días.

salpa_6

Dos especies con merecimiento de sobra para figurar en un hipotético bestiario de criaturas reales pero a nada de entrar en el ámbito de lo imaginado.

También en Pijama Surf: ¿En realidad beben orina de reno los chamanes para intoxicarse de hongos alucinógenos?

[Scientific American]

Turistas en China prefieren fotografiarse junto a delfín herido antes que ayudarlo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/21/2013

La insensibilidad frente a la existencia de otro ser, según algunos tan característica de esta época, tuvo en una playa de China una cruel manifestación, luego de que un grupo de turistas prefiriera fotografiarse junto a un delfín herido antes que ayudarlo.

beached-dolphin-sanya-china-shore_1

Uno de los efectos que ha generado el desarrollo de la tecnología contemporánea es cierto distanciamiento con respecto a la realidad, una suerte de traslado del sentido de lo remoto a nuestras propias vidas que termina por hacernos perder el sentido de lo inmediato, de la realidad como aquello que tenemos aquí, ahora, y no en un plano distante.

En una expresión un tanto dolorosa de esta tendencia, un grupo de turistas ha causado polémica por una serie de fotografías que se tomaron junto a un delfín que había encallado en una playa de China. Al parecer el animal había llegado hasta ahí luego de haber chocado contra un barco pesquero.

beached-dolphin-sanya-china-shore

Las personas, sin embargo, en vez de asistirlo, buscar ayuda o al menos permitir que muriera sin mayores sobresaltos ni molestias, prefirieron tomarlo y posar junto a él, levantándolo, abrazándolo y sacándolo del agua.

Las imágenes se difundieron rápidamente en Weibo, una red social similar a Twitter que es sumamente popular en China.

Por supuestos los comentarios que se desataron cuestionan la actitud de los protagonistas de este incidente, señalando la falta de sensibilidad con respecto al sufrimiento de otro ser vivo, relegada frente al egoísmo de figurar en una fotografía que, seguramente pensaron, se ganaría la admiración de sus “amigos” en Internet.

El delfín, por cierto, murió después, sin que los rescatistas que acudieron pudieran hacer algo al respecto. 

También en Pijama Surf: Destinos contaminados, el turismo que viene

Con información de Ecoosfera