*

X

Empresa japonesa contrata a mujeres en minifalda para usar sus piernas para publicidad

Por: pijamasurf - 03/08/2013

¿La publicidad donde la gente mira inevitablemente? La empresa japonesa Absolute Territory PR ofrece sus servicios de difusión comercial en un medio



article-0-17F187DC000005DC-447_634x819

En cierta forma podría decirse que el propósito de la publicidad es, simultáneamente, difícil pero sencillo. Difícil porque de algún modo se trata de torcer la voluntad de una o de millones de personas para atraer su atención hacia algo que de inicio no existe o no interesa; sencillo porque, siendo sinceros, llamar la atención colectiva es más elemental de lo que se piensa o, dicho de otra manera, existen recursos cuasi primitivos y sin embargo todavía efectivos para hacer que la gente mire hacia un punto en específico.

Quizá por esto la firma japonesa de publicidad Absolute Territory PR ideó una manera simple pero quizá exitosa de anunciar una marca: con estampas en las piernas de mujeres jóvenes en minifalda.

La empresa utiliza así los miembros de las jóvenes para promocionar las mercancías de sus clientes. Además de pasearse por las calles de Tokio en un atuendo que deje ver el anuncio comercial, las chicas también tienen que compartir fotos y otro tipo de contenido alusivo en Facebook, Twitter y otros sitios afines.

Por esto último, además de la mayoría de edad, el otro requisito indispensable para este trabajo es tener más de 20 contactos en cada una de estas redes sociales).

Women's Legs Used For Advertising In Japan

Women's Legs Used For Advertising In Japan

article-0-17F209A6000005DC-160_306x423

article-0-17F22C51000005DC-419_306x329

También en Pijama Surf: Tatuajes comerciales o “skinvertising”: personas que han vendido su cuerpo a las marcas.

[Daily Mail]

El efecto Mozart: escuchar música clásica nos hace más inteligentes

Por: pijamasurf - 03/08/2013

Estudios han comprobado que escuchar música de Mozart nos hace (brevemente) más inteligentes, pero no es el único tipo de música que estimula respuestas cognitivas mejoradas.

2205154

Todos hemos oído que escuchar música clásica nos brinda una inteligencia superior, y que el efecto estimulante se multiplica cuando bebés la escuchan. En la década de los noventa se popularizó la teoría de que escuchar Mozart incrementaba la inteligencia de los bebés que la escuchaban. Salieron a la venta productos que facilitaban este proceso así como artefactos que permitían que fetos escucharan música.

Tiene sentido, no es tan difícil imaginar que al escuchar la música de un genio abriremos de alguna manera un espacio nuevo en nuestras mentes para almacenar conocimientos. La popularización del efecto Mozart no requiere demasiados argumentos, sin embargo en la década de los noventa, los tenía. Había un estudio, conducido por la Universidad de California Irvine, que probaba que escuchar música de Mozart ayudaba a mejor las habilidades cognitivas de las personas. El problema con la publicación original del estudio es que se popularizo y sobre-interpretó; el “efecto Mozart” como tal, no se menciona, los participantes eran adultos y además no fue un estudio muy minucioso ya que solo contaba con 36  universitarios como participantes.

El experimento demostraba que estudiantes que escuchaban música de Mozart cumplían de mejor manera tareas donde tenían que imaginar formas y por unos 15 minutos después eran mejores en pruebas donde tenían que predecir la forma que tomaría un papel doblado una vez desdoblado. Básicamente probando que el efecto rara vez duraba más de un cuarto de hora, no toda una vida.

De cualquier manera las personas empezaron a especular en cuanto a qué era exactamente en la música de Mozart que causaba este efecto. Siguiendo esa línea de investigación muchos estudios empezaron a comprobar que no era solamente la música de Mozart la que estimulaba al cerebro, sino también la de Schubert, y lecturas de novelas de Stephen King, sugiriendo que no era la música lo que estimulaba pero el interés y atención prestada.

La mayoría de los estudios anteriores solo experimentaban los efectos en el cerebro adulto y no fue hasta el 2006 que una investigación Británica estudió el efecto de la música en ocho mil niños. Tenían que escuchar diez minutos de Mozart o una secuencia de tres canciones del grupo Blur “Country House,” “Return of the Mack,” y “Stepping Stone” de PJ and Duncan. Sorprendentemente a los niños que escuchaban las canciones Pop les iba mejor en las pruebas que aquellos que escuchaban Mozart. Probando que la preferencia personal podría influenciar de alguna manera.

Escuchar a Mozart o música Pop no hará a sus hijos más inteligentes, pero tampoco les hará daño y quizá inicien un romance con el arte de la música. Sin embargo sí existe una manera de mejorar las habilidades cognitivas a través de la música y es aprender a tocar un instrumento musical. Jessica Grahn, de la Western University in London, Ontario, explica que un año de clases de piano, complementadas por práctica regular puede incrementar el IQ por hasta tres puntos.

Escuchen música por amor al arte, no porque sientan que es una herramienta que los dotará con una mente brillante de la noche a la mañana.  Los dejamos con el concierto de piano número 27 de Wolfgang Amadeus Mozart:

[BBC]