*

X
Ryoichi Kurokawa es uno de los más destacados exponentes de la vanguardia del arte digital: sonido, video, luz y objetos físicos se funden en una sola porción de materia prima (el arte, una vez más, nos remite a la unidad)

Screen Shot 2013-03-29 at 12.45.02 AM

El algún punto incierto de la historia humana la tecnología y la elegancia se encontraron en el camino. Tras etéreo coqueteo, se fundieron en un diálogo que terminaría por dar vida a una serie de sublimes piezas de lo que ahora llamamos arte digital, exquisitas manifestaciones multimedia que apelan a nuestra conciencia sensorial. 

Ryoichi Kurokawa  (Japón, 1978) es uno de los más finos exponentes de este reciente movimiento que se ha propuesto –o tal vez solo lo ha logrado sin proponérselo– diluir las fronteras interdisciplinarias heredadas por sus antecesores artísticos. Azules sonoros, espacios miméticos, vórtices interminables que escupen, sutilmente, texturas inéditas, todos estos confabulados para ir más allá del himen de la estética legada. Sobra decir que las aventuras psicosensoriales que el arte electro-experimental patrocina son, generalmente, memorables.  

Screen Shot 2013-03-29 at 12.43.21 AM

Kurokawa incursiona en instalaciones multimediáticas, piezas orquestales, música, y narrativas audiovisuales. Por momentos su obra viola el tiempo, tergiversa el espacio, se infiltra en nuestros procesos perceptivos (algo así como un audaz intermediario que hackea la interfase que organiza nuestra realidad). Y al hacerlo mantiene, casi invariablemente, una explícita elegancia, misma que caracteriza a una lúcida generación de artistas digitales que ha florecido en las últimas dos décadas: por ejemplo, Ryoji Ikeda, Takagi Masakatsu y Daito manabe, entre otros.

 A veces, disfrutando de la obra de Kurokawa, me surgen pensamientos quizá profanos: divago en la posibilidad que la geometría sagrada haya asistido a un rave futurista o que la tensegridad de Bucky Fuller decidió, por qué no, consumir drogas de diseño... Lo que quiero decir es que a través de su trabajo el arte, una vez más, nos remite a la unidad original. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

Te podría interesar:

Brillante visualización de los 100 grandes genios en la historia de la literatura en una red de sefirots cabalísticos

Por: pijamasurf - 03/29/2013

Una ambiciosa pero bien ideada lista de los grandes genios del lenguaje ordenada por Harold Bloom dentro de una estructura cabalística es visualizada por una artista de la información italiana.

El mundo es lenguaje, nos dice la filosofía estrtucturalista (no hay fuera del texto). El misticismo judeocristiano, que tiene su más alta expresión en la Cábala se fundamenta en que el mundo fue creado con lenguaje y toda la creación tiene un correspondiente numérico. El universo es lenguaje, nos parece decir cierta corriente de la física cuántica que sugiere que los átomos antes que materia y energía son probabilidades informáticas.

En el manejo del lenguaje algunas personas históricamente se han destacado, casi encarnando aquel principio en el que se basa la Cábala, que el hombre es imagen de dios/universo. El eminente crítico Harold Bloom escribió en 2003 un libro antológico sobre cien grandes genios, Genius: A Mosaic of One Hundred Exemplary Creative Minds, casi todos ellos escritores --incluyendo algunos filósofos y religiosos.  Bloom planteó para interconectar su libro y categorizar a los distntos genios literarios la estrcutura de los sefirots del árbol de la vida, una de las grandes imágenes místicas. 

 "Mi ubicación de los cien genios no es una que los fije en su lugar, los sefirots son imágenes en constante movimiento, y cualquier espíritu creativo debe moverse a través de todos ellos, en muchos laberintos y transformaciónes", escibe Bloom sobre su uso de las diez emanaciones del Cábala, que siempre están conectadas en el ascenso y descenso del Logos,  para entablar un diálogo entre figuras como Shakespeare (Kether),  Octavio Paz (Nezah), Charles Baudelaire (Tifferet), Rainer Maria Rike (Yesod) Ralph Waldo Emerson (Din) Franz Kafka (Binah) o Fernando Pessoa (Hod) entre muchos otros.

La savia energética que fluye entre los genios del lenguaje, no del todo arbitraria pero evidentemente incompleta --toda lista lo es-- es ilustrada por Giorgia Lupi del colectivo Accurat, mostrando el origen geográfico, el periodo de tiempo y cada campo de "genio" relacionado a las visitas que recibe su página de Wikipedia y sus conexiones con otras figuras históricas geniales.

 

bloom_genius_acurat_large4

 

* Da click a la imagen para verla a mayor resolución.