Pijama Surf

Aterrador robo de penes en África: tendencia criminal del capitalismo global

El capitalismo global y la brujería tienen algo en común: si hay alguien dispuesto a comprar algo, aunque se trate de un ser humano o uno de sus órganos, habrá un mercado dispuesto a satisfacer esa necesidad.

Por: Javier Raya - 15/03/2013 a las 12:03:27

robo de pene, brujeria, magia negra, africa

Todos conocen la leyenda urbana: una chica despampanante seduce a un tipo en un bar. Se lo lleva a un hotel. El tipo, creyéndose el más afortunado papanatas del mundo, despierta con una terrible resaca dentro de una tina. Tiembla de frío. El agua está roja. En el espejo del baño, dibujado con carmín rojo, un mensaje: “Ve a un hospital, te sacamos el hígado.” Sin embargo, el tráfico de órganos en África adquiere contornos mucho más misteriosos y menos glamourosos que en las leyendas urbanas de Occidente.

La antropóloga Louisa Lombard ha trabajado durante mucho tiempo en África Central, una zona especialmente peligrosa del continente, donde los rumores de prácticas de magia negra son cotidianos. Lombard cuenta que en un viaje a la población de Tiringoulou (un pueblo pobre y pequeño, de unos de 2,000 habitantes dedicados al cultivo del maní) en marzo del 2010 los pobladores le contaron que un extraño viajero llegó al pueblo. Venía a hacer negocios con un par de locatarios. Cuando cerró el trato con un apretón de manos, como por arte de magia, los penes de ambos pobladores se encogieron y fueron extraídos.

Lombard reconstruyó la historia a partir de testimonios de gente del lugar: el viajero se detiene a tomar una taza de té en el mercado. Luego de pagar, le estrecha la mano al que lo atiende. El hombre experimenta una corriente eléctrica fluyendo por su cuerpo mientras siente con impotencia cómo su pene se hace más pequeño que el de un bebé. Los gritos atraen a una multitud. Entretanto, un segundo hombre cae víctima de las artes mágicas (¿o científicas?) del viajero.

Según Lombard, el robo de penes, o al menos los rumores sobre esta práctica, han corrido como gasolina por África Occidental y Central durante las últimas dos décadas, en lo que parece ser un resurgimiento de la magia negra en la región. Desde un punto de vista occidental, podría explicarse este resurgimiento como una coartada para hacer frente a la verdadera magia negra, una forma de magia tan misteriosa y oscura que decide sobre la vida y la muerte de la gente sin que esta pueda hacerle frente de ninguna forma: el capitalismo global.

En el contexto de las luchas tribales, los dictadores militares, el tráfico de todo tipo de sustancias y la trata de personas, el robo de penes no parece un evento tan descabellado o difícil de creer como a primera vista ocurre. En épocas oscuras, la ansiedad por la castración ha sido una constante. El Malleus Maleficarum, un tratado donde se discuten las formas de identificar y eliminar apropiadamente brujas, vampiros y demonios de todo tipo, dedica una parte a discutir sobre el maleficio que “se lleva los miembros masculinos”, para dejarlos en nidos de ave. En 1967 también se reportaron en los hospitales de Singapur diversos casos de koro, o la creencia de que el pene se retrae tanto que se incrusta dentro del cuerpo del hombre.

La teoría freudiana podría argumentar que esta angustia del hombre de verse emasculado obedece a proyecciones infantiles de inseguridad o a heridas yoicas que han dejado huecos en la constitución de la personalidad. Sin embargo, los casos reportados de extracción genital masculina en Lagos (Nigeria), en Douala (Camerún) y en Tiringoulou (República de África Central) dejan escéptico al teórico más lúcido.

Continuando con su historia, la antropóloga Lombard cuenta que las autoridades del pueblo son un grupo paramilitar que ejerce la justicia (o su rapaz versión de ella) con mano dura. El viajero supuestamente responsable del robo de dos penes fue encarcelado, según se le explicó a Lombard, “por su propia protección.” De haberlo dejado en el lugar de los hechos, el pueblo lo habría linchado. Sin embargo su suerte en cautiverio no fue mucho mejor: luego de un brutal interrogatorio el hombre fue ejecutado con un disparo de arma de fuego, aunque la versión oficial del comandante de los rebeldes es que el viajero simplemente desapareció de su celda.

Los testigos presenciales del robo de penes afirman que los miembros viriles de ambos hombres se encogieron dramáticamente. Esto nos da la segunda parte de la ecuación: una cosa es el robo de penes, y otra es la fabricación de un mercado de víctimas dispuestos a comprar un pene “de repuesto”. Conversando con uno de los hombres que sufrieron el ataque, se le explicó a Lombard que el robo de penes es parte de la cadena lucrativa de tráfico de órganos que tiene lugar en toda África, un mercado que incluye también el de cuero cabelludo, por ejemplo.

Los penes robados también encuentran compradores dentro del mercado de la magia negra, o bien viajan a Europa. Un hombre entrevistado por Lombard afirmó que supo de una mujer que fue detenida en un aeropuerto europeo cuando se hallaron varios penes mutilados que esta intentaba hacer pasar por la aduana dentro de una baguette. Estas personas no pueden actuar solas: la misma estructura económica que permite intercambiar servicios y productos a través de los mercados mundiales puede servir para la explotación de personas, el tráfico de drogas y la compraventa de “refacciones” humanas. Y no es ninguna historia de ciencia ficción.

Los médicos locales, según Lombard, son incapaces de hacer cualquier cosa contra este mal que afecta silenciosamente, como un rumor, las poblaciones más pobres de África al igual que las grandes ciudades de Nigeria y Camerún. “La medicina occidental no es rival para esta magia. Es una cosa misteriosa”, fue la única explicación que le dieron. La lección del capitalismo global, la cual resulta muy conveniente también para ciertas formas de brujería, es que si existe un cliente dispuesto a pagar buen dinero por un producto (aunque se trate de un ser humano o parte de este) habrá en algún lugar alguien dispuesto a venderlo. Y a cobrar, por supuesto.

Twitter del autor: @javier_raya.

Con información de [AlterNet]


Comentarios

  1. Alejandro dice:

    De acuerdo con David y Merru.
    Este columnista mínimo debe ser uno de estos “neo chavistas” de quince días que se solidarizan con aquel criminal que decía: “ser rico es malo” y “nosotros no queremos ser ricos”, pero que en la práctica hacía todo lo contrario (ver artículo “Los bienes que habría dejado Chávez”, revista SEMANA punto com /nacion/articulo/los-bienes-habria-dejado-chavez/336733-3 ).

    El capitalismo lleva siglos y siglos y ha llegado para quedarse, pues “todos somos un poco capitalistas”, a diferencia del anarquismo y el comunismo, meras utopías imposibles de llevar a cabo.

    • corrector dice:

      ¿En serio leyeron el texto? La mayor coartada del capitalismo global es hacernos creer que es una forma “natural” de relacionarse y de hacer sociedad. La ideología ha permeado a tal grado que los asimilados pueden decir con la mano en la cintura que “todos somos un poco capitalistas”. Hay que hacer lecturas más rigurosas de lo que se entiende por “capital”. Acá se habla de estructuras que permiten esta comercialización, del estado de las relaciones comerciales en el mundo actual, no de una simple compraventa. ¿A qué el cuento del comentario chavista? Saludos a todos.

      JR

      • Pepe Grillo dice:

        Corrector,
        está hablando de penes que se achican hasta desaparecer y vos hacés una lectura seria de este artículo??
        Disculpame que te lo diga así, pero sos flor de pelotudo.

        • isaac dice:

          Claro que se puede hacer una lectura seria del artículo. Esa parte está dentro del contexto del tema, estimado Pepe.
          Y por cierto, a los capitalistas han perdido la noción de lo bueno y lo malo por pensar tanto en verde…

  2. David dice:

    Todo lo que dicen en 9 o 10 párrafos lo hubiesen podido explicar en uno solo, y de esa manera no perderíamos el tiempo leyendo boludeses de un desesperado columnista obsesionado con su capitalismo que busca encontrar relaciones forzadas y oblicuas hacia un punto que no existe. Porfavor Pijamasurf, en la carrera de publicar diariamente articulos “vacios” estan perdiendo su toque de elementos sinópticos que antes les caracterizaba.

  3. Merru Le fou dice:

    No veo relación con el capitalismo! eso esta de más oferta y demanda o demanda y oferta no es sinónimo de capitalismo.



Comenta.

1NULL