Pijama Surf

LAMeditación: cómo contactar extraterrestres con la mente

La meditación LAM, uno de los trabajos más misteriosos del de por sí enigmático Aleister Crowley, es un método para utilizar la mente como punto de contacto con seres de otros planetas.

Por: Federico Erostarbe - 29/01/2013 a las 11:01:02

Entre los años 1918 y 1919, Aleister Crowley llevó a cabo, en la Ciudad de New York -a la que se había mudado al inicio de la Primera Guerra Mundial, los Trabajos de Amalantrah: todo comenzó mientras fumaba opio con una de sus amantes, quien describió una serie de visiones que resultaron significativas al mago. La mayoría de lo poco que se sabe sobre los Trabajos, gracias a los registros de Crowley, tiene que ver con cuestiones oraculares de importancia menor, aunque entre el ruido y el sinsentido de las visiones del opio se percibe un simbolismo claro en torno a determinadas imágenes y conceptos. Al tiempo de finalizar los Trabajos Crowley publicó un comentario a La Voz del Silencio de Helena Petrovna Blavatsky, con una ilustración famosa por el hecho de ser una de las primeras representaciones de un extra-terrestre gris de las que se tenga conocimiento. El dibujo, sin título, lleva la siguiente inscripción:

“LAM es la palabra tibetana para Camino o Sendero”

Nada más se supo de “LAM” y poco se habló sobre Amalantrah hasta que en 1945 Crowley regaló el dibujo a su joven secretario, Kenneth Grant.

Cada año que pasa el retrato genera más inquietudes: acaso se contactaba Crowley con entidades extraterrestres? Descubrió, en medio de las visiones de la droga a un símbolo emergente dentro del inconsciente colectivo, una premonición de una imagen que 50 años después estaría en todas partes? Es un autorretrato? Casualidad? O el mismo dibujo, mediante la influencia de Crowley en algunos de los aspectos más extraños de la cultura del siglo XX, tuvo algo que ver en la manera en la que vemos a los nuevos dioses y mensajeros? De hecho, qué podríamos considerar como extraterrestre? Preguntas, preguntas y más preguntas.

La Orden Typhoniana de Grant y el culto vudú de Michael Bertiaux son los responsables de la creación de una especie de mitología compleja en torno a Lam, siendo considerado este ya directamente como el nombre de la entidad dibujada. Y en la década del 80 circuló un documento interno entre la orden (que en aquel momento era todavía conocida como Ordo Templis Orientis); más tarde sería publicada por la revista Starfire y hoy se encuentra, en inglés, tras pocos minutos de búsqueda, motivo por el que la presento a continuación. El nombre del documento es The LAM Statement y presenta un modo de meditación bastante sencillo que permitiría ponernos en contacto con la entidad.

El modo de Entrar al Huevo es el siguiente y cada participante debería experimentar y desarrollar su propio método en base a este procedimiento básico:

1 – Siéntate en silencio delante del retrato.

2 – Invoca mentalmente repitiendo de manera silenciosa el Nombre.

3 – Si sientes una respuesta positiva (pero no antes), entra al Huevo, únete con Aquello que está adentro y mira a través de los ojos de la entidad hacia un mundo alienígena (puedes experimentar una sensación de irrealidad o de extrañeza con respecto al universo ‘objetivo’).

4 – Sella el Huevo, es decir, cierra los ojos de Lam y aguarda.

5 – Apenas sientas los primeros síntomas de estrés o fatiga, vuelve a la conciencia mundana abriendo los ojos y saliendo del Huevo de un modo determinado por la experiencia.

6 – Ejecuta de manera astral el LBRP y registra todas las experiencias detalladamente, prestando especial atención a las fases de la luna y a cualquier fenómeno fisiológico que haya acompañado la experiencia.

El texto sugiere luego que la meditación se realice en un círculo protegido, se invoque a Aiwass y se piense en Yuggoth, Kether y los Old Ones como paso 0. Si no están acostumbrados a la jerga (oculta y bizarra) la meditación puede parecer complicada, pero de hecho es bastante sencilla y se centra completamente en la visualización. Para comenzar con un “círculo protegido” mediante el Ritual Menor de Destierro, lo que hace falta es simplemente enfocar la mente, separando la conciencia de la meditación de la consciencia cotidiana. Dependiendo de las preferencias personales, también puede servir para proteger al individuo de “intrusiones”, pero esto también puede verse como parte de la consagración y limpieza del espacio en el que meditar. La invocación previa a Aiwass es una manera de entrar en sintonía, ya que Aiwass, la entidad que “dictó” el Liber AL vel Legis a Crowley es considerada a veces como otro aspecto del mismo Lam. Finalmente, con las referencias a Yuggoth y los Primigenios, ambas referencias al Cthulhu Mythos, la idea es nuevamente redirigir la conciencia.

Con respecto a la meditación en sí, hay que mirar el retrato de Lam o bien visualizarlo y repetir silenciosamente su nombre como un mantra. Luego y sólo si se sienten tranquilos y creen que pueden hacerlo, deben “entrar al Huevo” y ver a través de los ojos de aquello que está adentro. Esta es la parte más importante y la más enigmática. Qué es el Huevo? Los Trabajos de Amalantrah están repletos de referencias a él y no sólo el cráneo de los grises (y Lam) tienen forma de Huevo sino que esta es una de las formas típicas que presentan los OVNIs. Además, como recuerda Michael Staley, portavoz de la Orden Typhoniana, el Huevo es un símbolo de nacimiento. Por lo tanto, el significado es doble: por un lado hace referencia a entrar a la nave extraterrestre, pero también es la entrada a un estado de consciencia alterado, “alienígena”.

La meditación nos pide que miremos a Lam a los ojos (vean los ojos, imaginen que está en lo más profundo de sus mentes, devolviéndoles la mirada) para luego observar la realidad a través de él: no vean el mundo como humanos sino desde esa mirada almendrada y alienígena que nos enfrenta desde el espacio. Entonces debemos cerrar los ojos y permanecer en ese estado, explorando las profundidades del espacio (interior, exterior, hay diferencia?) hasta que nos cansemos, no importa si hayan pasado cinco minutos, diez, quince o treinta. Abrimos los ojos y salimos del Huevo, del modo que nos resulte apropiado de acuerdo al desarrollo de la meditación y para terminar ejecutamos “astralmente” el modo de destierro que hayamos elegido (es decir que nos imaginamos a nosotros mismos haciéndolo), sea una técnica de magia tradicional o un ejercicio de respiración acompañado de algún gesto, una visualización, una carcajada o el recuerdo de todas las cosas que debemos hacer al día siguiente y las cuentas por pagar. Volvimos a la Tierra.

Este es un buen momento para analizar las expectativas con respecto a la meditación. Quiere decir que vendrán platillos voladores a la ventana de tu casa? No necesariamente. Michael Staley explica que cuando hablan de extraterrestre se refieren a “aquello que está más allá de la conciencia terrestre habitual” y que las entidades que nos pueden visitar “no son, en última instancia, algo separado del mago”, no se encuentran fuera de él. En The Mysteries of Lam explica:

A fin de cuentas, no existe el contacto ‘alienígena’. Sin embargo, ‘alíen’ tiene aquí un significado relativo – por más amplia que pueda parecer nuestra conciencia, hasta que despertemos completamente, cualquier cosa que se encuentre más allá de nuestra idea actual del yo es vista como alienígena.

Es decir que las entidades extraterrestres hacen referencia no sólo a a los aspectos más ocultos del ser humano, a atavismos panspermiales, a los estados de conciencia no ordinarios más alejados de la realidad consensual. Uno de los aspectos más interesantes de la teoría de Lam es que se trataría de una entidad o estado de conciencia vivo y en pleno crecimiento, nuevo (otra referencia al Huevo). Y en esta época en que vivimos signados por lo nuevo, Lam es un arquetipo que sirve de entrada, de “portal” a un reino extraño e inexplorado del inconsciente, antiguo en sus orígenes pero paradójicamente nuevo, la Puerta a “estados de conciencia más profundos”, naturales y artificiales al mismo tiempo.

Lo cierto es que si es neurológicamente idéntico un recuerdo (o una invención) a un hecho presente, si el pensar en un paisaje, visualizarlo, sentir el sonido de un arroyo y el contacto de las piedras y el sonido del viento tranquiliza y genera un ambiente de relajación y familiaridad uterina, qué es lo que ocurre si nos tomamos esos 15 minutos para pensar en lugares que nada tienen que ver con las realidades a las que estamos habituados, si nos dedicamos 10 minutos al día a imaginar el viento en un lugar en el que todo es viento, si nos identificamos con entidades que no tienen cuerpo (sólo ojos, almendrados y cuerpos etéreos, transparentes), si imaginamos una Tierra más allá de la Tierra y eliminamos toda barrera entre la exploración del espacio interno y el externo?

El artista Brian Butler contó en una entrevista una experiencia que tuvo tras aproximadamente un año de realizar la meditación:

Lo clasificaría como un típico encuentro con grises… Cómo explicarlo? Es muy extraño! (…). No puedes imaginar previamente cómo será, es un ser radicalmente distinto a todos los demás. Lleva un tiempo acostumbrarse y el impacto en tu mente, si no estás preparado, puede ser perturbador! La típica experiencia de contacto con alienígenas grises tiene mucho que ver con el miedo extremo. De alguna manera, me puedo relacionar con esa sensación. Es una inteligencia muy fría, mecánica, como una computadora. La percibimos como artificial porque no está encarnada, nunca lo estuvo; no tiene empatía ni nada parecido. (…) Es eterna, antigua y también futurista. Es de una dimensión que se encuentra más allá de nuestra percepción del tiempo, por lo que no sólo no es una criatura de sangre caliente sino que trasciende las barreras del espacio-tiempo. Estas entidades operan más allá de las reglas y limitaciones de la sociedad y nuestro mundo, es muy difícil comprenderlas y clasificarlas. Podemos ver una parte pequeña de ellas, pero la imagen completa sería demasiado, arrolladora. Te puede ayudar a evolucionar, pero también puede ser una experiencia terrorífica.

Los contactos con extraterrestres, independientemente de si creamos o no en seres grises y lagartos de otros planetas, se presenta como la versión moderna de un fenómeno antiguo: Robert Anton Wilson ya se encargó de demostrar una y otra vez en Cosmic Trigger la similitud entre las apariciones de OVNIs y las de vírgenes y ángeles cristianos. Jung los consideró como manifestaciones del inconsciente colectivo y McKenna decía que eran manifestaciones del alma humana, mientras Keneth Ring ha dedicado también parte de su obra a identificar las experiencias de contacto con las cercanas a la muerte. Los contactos del tercer tipo aparecen como una variante más de los ancestrales encuentros shamánicos con el “otro mundo”: LAMeditación es otro modo más de emprender el camino.

Twitter del autor: @ferostabio

También en Pijama Surf: ¿Entró en contacto Aleister Crowley con extraterrestres?


Comentarios

  1. Xavier dice:

    Cuando llegué a la parte donde se hace referencia a la literatura de H.P. Lovecraft, ya perdió sentido lo demás…
    Digo; como comparación supongamos que tenemos el retrato de un Hobbit, y con meditación y “pensando en Rivendel, Rohan, etc” abriremos nuestros ojos para ver la tierra media…
    ….



Comenta

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*