*

X
El escritor Robert Anton Wilson, el hombre-avestruz que nos enseñó que la realidad es un juego permanentemente alterado por la mente, cumpliría 82 años hoy.

El escritor y filosófo Robert Anton Wilson cumpliría hoy 81 años, por lo cual celebramos su vida y obra con un pastel de lasagna y datos. Anton Wilson probó, siempre con encanto, varios géneros literarios, la novela de ciencia ficción (en una veta cómica y cósmica), la divulgación científica, la metaficción autosuperacional, la filosofía (una fusión de la psicología y la física cuántica que evoluciona la duda socrática),el periodismo (fue editor de Playboy) la teoría de la conspiración y el blogging al final de su vida (orientado a transmitir sus chistes, como "Sólía ser ateo, pero luego no tenía nada que gritar durante el sexo oral"). El humor y la crítica son constantes en su obra, llevados al punto de lo que llamó agnosticismo místico, una postura de guerrilla ontológica que cuestiona con una inusitada lucidez la forma en la que asumimos que las cosas son reales o verdaderas:

La certidumbre sólo es posible para las personas que tienen una sola enciclopedia.

Cada modelo que construimos nos dice más sobre nuestra mente que sobre el universo… el universo es más grande que cualquiera de nuestros modelos… cada descripción del universo es una descripción del instrumento que utilizamos para describir el universo.

Un maestro iluminado es ideal si tu meta es convertirte en un esclavo perfetcamente ignorante.

Todos los fenómenos son reales en algún sentido, irreales en algún sentido,  sin sentido y reales en algún sentido,  sin sentido e irreales en algún sentido y sin sentido reales e irreales en algún sentido… y si repites 666 veces esto alcanzarás la iluminación suprema… en algún sentido.

Anton Wilson tempranamente adapta los postulados de la física cuántica a un modelo de agnosticismo epistemológico --el episteme yace supeditado a un principio incierto: la mente humana como filtro --perenne instagram de la realidad. La psicología cuántica que desarrolla aplica el principio de indeterminación a las humanidades: nuestra percepción afecta el mundo que observamos, hasta el punto de que creer que existe una verdad absoluta o que esta verdad absoluta yace ahí en un campo eterno, accesible e intocada por nuestra percepción es un tipo de onanismo mental (todo es solo un trip) --los sistemas de creencias o belief systems (B.S.) son bullshit (B.S.) y forman angostos túneles de realidad.

Pocas personas son responsables de abir nuestra mente tanto y de manera tan poco pretenciosa como Anton Wilson, considerado uno de los Papas y supremos jerarcas de la Religión Discordiana, cuya diosa es el caos, y básicamente dedicada a subvertir todo orden social (a revolver las fichas del dealer), solamente porque así podremos mirar el mundo desde una óptica distinta --y eso es su bien supremo: ampliar nuestra capacidad de admitir diferentes modelos de realidad. En Pijama Surf pocas figuras de la cultura contemporánea nos son más queridas --pocas personas conjugan la ligereza, la simpatía y la genialidad en un cóctel psicodélico que pese a su potencia es de casi nula densidad, abierto a todos: la lúdica liviandad de ser antes de creer.

Así cada año nos rotamos para lisonjear al espíritu de Bob, lanzar la lasagna voladora por la ventana, y recordar la belleza empoderadora de vivir en un universo incierto, un perenne rito de iniciación, donde se trata de salirte con la tuya --"reality is what you can get away with"-- burlar a los demonios del final de nivel del videojuego con cócteles de camarón interdimensionales --carnadas metafísicas-- y descubrir que tienes el balón en tu cancha y nada definitivo ha sido dicho. Tu eres (nosotros) los verdaderos Illuminati --en algún sentido:

Deberías de ver al mundo como una conspiración manejada por un grupo intrincadamente unido de personas casi omnipotentes, y deberías de pensar en esas personas como tú y tus amigos.

Aquí un torrent de data goodies, archivos raros, memorabilia, e-books, videos y audios de RAW

Robert Anton Wilson en DEOXY

Robert Anton Wilson Fans (textos completos)

Robert Anton Wilson Oficial

Haz click aquí para liberarte de tus dogmas

[Twitter del autor: @alepholo]

Poner en el mismo contexto la saga de The Legend of Zelda junto a las más descabelladas teorías de mecánica cuántica podría tener resultados divertidos e inesperadamente reales.

Ocarina of time, link, zelda

Todas las limitaciones físicas de la realidad parecen estar superadas en los videojuegos: ya se trate de pasos multidimensionales en Portal o la superación del continuo espacio-tiempo en Braid, las mecánicas de los juegos retan nuestra habilidad y nuestra imaginación. Pero en el caso del clásico The Legend of Zelda: Ocarina of Time (OoT, donde el protagonista, Link, puede envejecer o rejuvenecer a nuestra conveniencia, dependiendo de la tarea, gracias a una misteriosa espada), esa transgresión física del tiempo podría tener una base científica.

El viaje en el tiempo es una realidad, al menos en la física teórica. La limitante es que funciona sólo de ida: si viajas a la velocidad de la luz por 16 años, como explica la Teoría de la Relatividad, al detenerte verás que el universo a tu alrededor ha envejecido 40 años. Pero ir hacia atrás en el tiempo es otra historia: algunos físicos herejes han propuesto la teoría de los agujeros de gusano para admitir la mera posibilidad de los multiversos, o diferentes bifurcaciones de los universos posibles, eso sin contar la siempre latente potencialidad de las paradojas temporales (como que dos cuerpos ocupen el mismo espacio, según advierte el doctor Emett Brown en el clásico Volver al Futuro.)

Pero el viaje en el tiempo, según la teoría relativista, afecta no solamente al universo sino también al que viaja. Por lo tanto no es totalmente posible que Link conserve su misma edad, como en un estado de suspensión, cuando adquiere la Master Sword. Afortunadamente, The Legend of Zelda tiene otro as bajo la manga: la magia, lo cual es lo mismo para la física teórica que otro gran enemigo: la teoría de cuerdas.

A pesar de la poca evidencia de ella, la teoría de cuerdas o supercuerdas podría ser una panacea casi mágica para resolver numerosos misterios para la física. Aunque no pueda comprobarse aún, vale la pena hacerse algunas preguntas a partir de ella: según sus postulados matemáticos, la teoría de cuerdas afirma que vivimos en un universo con muchas dimensiones, no sólo las cuatro que conocemos. ¿Y qué mejor lugar para esconder la Trifuerza que en el Reino Sagrado, una dimensión donde Link puede envejecer y rejuvenecer a voluntad?

Esto aún no resuelve otro problema: ¿cómo puede Link conservar su memoria adulta cuando vuelve a ser niño? Para eso tenemos aún otra teoría de la cual echar mano: la teoría de la convergencia temporal, una teoría hecha casi exclusivamente para evitar paradojas lógicas. Al regresar al pasado, el Link adulto en realidad vuelve a su línea de tiempo original, y aunque vuelva a su cuerpo de niño la información de su mente permanece consciente de la otra línea de tiempo en que ya es mayor. Es como si el universo se hackeara a sí mismo para prevenir paradojas en el (dis)continuo espacio temporal.

La teoría de la convergencia temporal está implícita en el reciente libro Hyrule Historia, un recuento definitivo del paso del tiempo en la saga del universo Zelda. Lo mejor es que las tres líneas temporales imbricadas en los diferentes juegos de la serie parecen teóricamente consistentes. Un universo que se ramifica como el universo de Zelda (como cuando Link regresa en el tiempo para prevenir a la princesa sobre Ganondorf dando origen al Majora's Mask o el que se desarrolla siguiendo a Zelda luego de enviar a Link al pasado en Wind Waker) se enfrenta con numerosas paradojas: si viajas en el tiempo y matas a tu abuelo, técnicamente no podrías viajar en el tiempo para matarlo, porque no habrías nacido nunca en primer lugar.

Pero la teoría del tiempo convergente resuelve estas imposibilidades afirmando que el tiempo no tiene una estructura lineal, sino que se desdobla en numerosas "ramas", donde cada futuro posible se realiza. De este modo, el famoso gato de Schrödinger podría estar vivo en un universo mientras está muerto en otro. Así, Link vuelve al pasado para advertir a Zelda sobre la amenaza de Ganondorf a la vez que puede derrotarlo en el futuro. El universo se bifurca cuando Zelda envía a Link al pasado. Al menos en la teoría, puede existir un universo en que Link sea a la vez niño y adulto.

[Scientific American]