*

X

Zurich instalará "cajas de sexo" en la vía pública para el encuentro entre las prostitutas y sus clientes

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/30/2012

En Zurich, Suiza, las autoridades instalarán cajas de sexo callejeras para facilitar los encuentros entre las prostitutas de la ciudad y sus clientes.

En una medida que sin duda acusa cierta mojigatería, la ciudad suiza de Zurich instalará pronto una suerte de corrales en la vía pública para reunir entre sus paredes a decenas de prostitutas y que el encuentro entre estas y sus potenciales clientes sea más discreto, además de evitar así a los vecinos de las zonas rojas, la penosa vista de estas mujeres.

El cerco tiene espacio suficiente lo mismo para un auto que hasta para 30 personas, pero no queda claro si podrá ser utilizado para mantener ahí el comercio sexual o solo como un exhibidor callejero y un tanto precario para las sexoservidoras.

La idea surgió ya desde 2010, y entonces el vocero de la policía, Reto Casanova, la justificó diciendo que si bien las autoridades no podían erradicar la prostitución, al menos tenían que aprender a controlarla.

“Estamos hartos de verlas”, dijo un residente del lugar refiriéndose a las susodichas.

Por otro lado, Michael Herzig, del Departamento de Bienestar Social de Zurich, aseguró que estas estrcuturas también beneficiarán a las sexoservidoras, protegiéndolas de posibles ataques e incluso mejorando su negocio. “Con las mujeres en las cajas de sexo [sic] no habrá tiempo de traslado, así que pueden tratar con más clientes”, dijo.

La iniciativa viene acompañada de ciertos requisitos, pues para usarlas, en el caso de las prostitutas, estas tienen que estar inscritas en un seguro médico y pagar una cuota (5 francos suizos por cada noche, depositados en una máquina con reloj integrado).

[Huffington Post]

¿Es un derecho constitucional tener sexo con burros?

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/30/2012

Un hombre acusado de bestialismo en Florida podría quedar libre de cargos por la ambigüedad con que las leyes del estado definen este comportamiento.

En agosto, un hombre, Carlos Romero, fue sorprendido en Florida teniendo sexo con un burro miniatura, por lo cual se le fincaron cargos por bestialismo que, entre otras medidas, se sanciona con 200 dólares de multa y la prohibición de tener contacto con niños y con animales mamíferos.

Los abogados de Romero, sin embargo, armaron la defensa jurídica de su cliente alegando que este tipo de relaciones están protegidas por la Constitución misma de los Estados Unidos, específicamente por la Cuarta Enmienda que protege “la libertad personal y la autonomía cuando esta se refiere a las actividades íntimas y privadas”, según dicen los defensores.

La defensa pretende tomar ventaja de una ambigüedad en la redacción de la ley contra la bestialidad en Florida, según la cual no es necesario presentar pruebas de que un animal fue dañado o “de la actividad sexual no consensuada”, incluso en los casos de penetración.

En esta forma, no resulta claro si el bestialismo es un crimen porque daña a los animales o porque es una conducta social inaceptable; si solo lo primero, ¿entonces sería legal si el animal no resulta dañado?

Ese vacío es el que intentan aprovechar los abogados para eximir a su cliente, algo que quizá logren, cuestionando de paso la perspectiva legal desde la cual se aborda este comportamiento.

[Salon]