*

X

La última moda de sexo en Rusia tiene un impacto que querrás conocer

Sociedad

Por: PijamaSurf - 04/30/2017

Los mensajes son claros: “Busco a un hombre que pueda instalar unos cables en dos habitaciones de mi piso”, “Me reuniré con cualquiera que a cambio de sexo me dé un sofá"...

En las redes sociales es muy común encontrar artículos, imágenes y videos en torno al sexo. La mayoría de ellos poseen títulos rimbombantes y fotografías eróticas que provocan caer en la tentación de darle clic. Los cibernautas consumen este tipo de información como si se removieran los viejos fantasmas de los manuales de urbanidad o creencias de la vieja escuela católica. Sin embargo, ¿qué tipo de sexo es el que se está vendiendo? ¿Cuál es el concepto del sexo que brinda ese tipo de información?

Hay que comprender que, según los especialistas en sexualidad, la principal causa de disfunciones y trastornos sexuales, Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), embarazos no planeados y otras afectaciones relacionadas con el sexo es una cultura culpígena. Esto se debe principalmente a que este tipo de tradiciones promueven la desinformación, una pobre educación sexual y una especie de morbo por cumplir con lo prohibido sin saber mucho o nada al respecto. 

Así, las personas van conociendo acerca del sexo mediante tradiciones culpígenas, Internet y pornografía. Casi sin darse cuenta, no sólo someten la experiencia del acto sexual a conceptos relacionados con el pecado, lo prohibido, el juego de poder, el control, el éxtasis, la omnipotencia y las ganancias materiales, sino que también distorsionan la vivencia total de tener sexo.

Como resultado surgen modas que implican riesgos para la salud física o emocional. Entre ellas se encuentra esta práctica que comenzó en Rusia a partir de la crisis del petróleo, en donde las mujeres ofrecen sexo a cambio de servicios de fontanería, instalación de muebles, reparaciones mecánicas, mudanzas o paseo de perros. De acuerdo con los sociólogos, esta situación surgió a partir de la crisis en Rusia, lo cual provocó que la “población recurriera a todo tipo de ingenios y remedios para mantener su nivel de vida”. La crisis ha aumentado el nivel de pobreza y, con el fin de sobrevivir, “el sexo se utiliza para pagar este tipo de servicios tradicionales. Incluso hay comunidades online formadas especialmente para este propósito”.

Los mensajes son claros: “Busco a un hombre que pueda instalar unos cables en dos habitaciones de mi piso”, “Me reuniré con cualquiera que a cambio de sexo me dé un sofá”, “Hago arreglos en el hogar: consigues placer y renovación”, “Ofrezco servicios de taxista a cambio de sexo”. En otras palabras, si se necesita un servicio y no puedes –o no quieres– gastar dinero, se puede negociar a través de sexo. 

Esta alteración de la prostitución convierte a la sexualidad en una transacción de bienes a favor del poder. Sin embargo, no deja de permanecer la siguiente incógnita: si el sexo es una práctica que encarna a Eros, que incluso los indígenas mexicas solían decir que era un regalo de los dioses por todas las desgracias y sufrimientos que surgen en la vida, ¿cómo es que puede menospreciarse y reducirse a un concepto capitalista? Es evidente que ante una crisis la supervivencia marca una necesidad y que el sexo marca un valor en esfuerzos prácticos pero, ¿será ésta la mejor manera para vivir y transmitir la experiencia de la sexualidad? 

Cientos de niños refugiados entran misteriosamente en coma en Suecia al saber que sus padres serán deportados

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/30/2017

El extraño caso de cientos de niños refugiados que en tiempos recientes han caído en un sueño comatoso durante meses e incluso años

En un extraño y desconsolador fenómeno que ha estado sucediendo en Suecia en los últimos años, cientos de niños hijos de refugiados presentan un extraño síndrome de apatía extrema que ha sido llamado uppgivenhetssyndrom, algo así como el síndrome de darse por vencidos. 

Cientos de niños presentan un estado similar al coma en el que durante meses o incluso años dejan de pararse de la cama, sin poder beber, comer o hablar en algunos casos. La mayoría de los niños son refugiados de países de la ex Yugoslavia o países soviéticos y todos viven en Suecia, un país conocido por brindar asilo a refugiados y el único en el cual se ha reportado esta misteriosa condición. Generalmente, los niños entran en dicho estado de abandono del mundo cuando saben que sus padres serán deportados o una vez que lo son. "Son como Blanca Nieves, simplemente se desvanecen del mundo", dice un doctor sueco.

La única cura que se ha detectado ocurre cuando los padres logran conseguir permisos para mantenerse en el país, pero esto no sucede de súbito: sólo con el tiempo (a veces meses), cuando la información logra ser asimilada, los niños salen del estado de absoluta resignación y apatía en el que se encuentran.

La periodista Rachel Aviv, quien ha reportado esta historia para el New Yorker, narra que al principio le parecía irreal, una especie de cuento de hadas. Al conocer a dos de estas niñas notó:

una sensación de desconexión entre lo jóvenes y saludables, incluso bellas, que se veían. Se veía como si estuvieran durmiendo. Era una sensación enfermiza saber que estaban en esa posición durante años. Las personas hacían comparación con la hibernación, pero los humanos no hibernan. Era surreal.

Las dos chicas de las que habla perdieron la capacidad de caminar 24 horas después de enterarse de la noticia. Una llevaba 2 años en ese estado y la otra sólo unos meses.

Aviv cuenta también sobre un niño que llevaba 2 años en esa condición, pero en su caso lo inquietante era que ya se había enterado de que sus padres podían permanecer en Suecia y estaban con él. El niño sólo había logrado abrir los ojos, pero no mucho más.

Resulta extraño también que, luego de que los niños salen de este estado, "uno nunca hubiera sabido que estuvieron enfermos". Actúan y hablan de manera completamente normal, lo único es que han perdido años de sus vidas en un sueño sin recuerdos.

 

Lee el excelente reportaje de Rachel Aviv: The Trauma of Facing Deportation