*

X

Investigadores desarrollan nano-piel capaz de regenerarse a sí misma

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/26/2012

Gracias a la nanotecnología, investigadores de Stanford desarrollan un tejido sintético capaz de regenarse a sí mismo, conducir electricidad y sensible al tacto, que posiblemente se utilice en prótesis de miembros humanos.

Las promesas de la biotecnología son muchas y muy ambiciosas, algunas de ellas enfocadas en la sustitución de tejidos que por alguna razón trágica —accidentes, enfermedades, etc.— quedan dañados y, hasta ahora, sin posibilidad de cura. Por otro lado, una tendencia paralela es mejorar por vía del desarrollo científico las capacidades corporales del ser humano, extenderlas más allá de sus límites y crear una especie en que la materia orgánica y la cibernética se unan simbióticamente para conseguir habilidades impensadas.

Este es un poco el caso de una nueva piel desarrollada por investigadores de la Universidad de Stanford, quienes desarrollaron un tejido flexible, resistente al agua, capaz de regenerarse a sí mismo, conducir electricidad y, además de todo, sensible al tacto.

Se trata de un polímero combinado con piel que utiliza enlaces de hidrógeno, los cuales se rompen y se reforman fácil y reversiblemente, conectándose con sus propias moléculas, gracias a lo cual la superficie puede rasgarse con una navaja y sin embargo restituirse a temperatura ambiente. Asimismo, añadiendo partículas de níquel, se consiguió su capacidad conductora de electricidad. La posibilidad del tacto se obtuvo en la respuesta a la presión que provoca la resistencia a la conducción eléctrica.

Los investigadores —Benjamin C-K. Tee, Chao Wang, Ranulfo Allen y Zhenan Bao— esperan que eventualmente este nueva piel pueda utilizarse en prótesis de miembros humanos, aunque, en lo inmediato, parece que servirá para mejorar dispositivos electrónicos que trabajan conjuntamente con la piel, como los monitores portátiles de frecuencia cardiaca.

[Discover Magazine]

Después de 19 años de matrimonio, hombre en Bélgica descubre que su esposa también era hombre

Por: pijamasurf - 11/26/2012

Tuvieron que pasar casi dos décadas para que un hombre en Bélgica descubriera que su esposa, de origen indonesio, nació en realidad con el sexo masculino.

En Bélgica, un hombre de 64 años de quien solo se conoce su primer nombre, Jan, ha saltado a los titulares de los periódicos luego del increíble incidente que protagonizó, uno verdaderamente extenso que duró 19 años de matrimonio, tiempo que tuvo que pasar para que el belga se diera cuenta de que la mujer con quien estuvo casado, Mónica, era en realidad un hombre.

Mónica, de origen indonesio, inicialmente trabajó en la casa de Jan, en una época en que este vivía aún con su primera esposa. En 1993, sin embargo, el hombre decidió terminar con ese primer matrimonio para casarse con Mónica, sin saber que casi dos décadas después la situación con ella superaría todo lo que pudo haber imaginado.

“Me siento estafado”, dijo Jan al diario local Nieuwsblad, además de que abundó sobre las condiciones en que Mónica llegó al país: “Yo la traje a Bélgica. Y eso no fue fácil. Los tribunales belgas tenían serias dudas sobre la autenticidad de su nacimiento y sus documentos de identidad. Siempre creí que ella era una mujer atractiva, toda una mujer y no tenía rasgos masculinos”.

En el terreno sexual, al parecer el engaño se consumó, primero, con el acuerdo de no tener hijos al que ambos llegaron, además de que supuestamente Mónica utilizaba compresas con sangre (u otra sustancia de aspecto parecido) para simular la menstruación.

Los problemas comenzaron hace poco cuando la mujer, ya de 48 años, consiguió un empleo de tiempo completo y, según el testimonio de su esposo, comenzó a cambiar radicalmente su comportamiento. Asimismo, uno de los hijos de Jan dijo a su padre que Mónica frecuentaba clubes nocturnos vestida “con ropa muy llamativa, faldas muy cortas y blusas pequeñas”. La puntilla fueron mensajes de amor que Jan encontró en la computadora de su mujer y que un amigo le contara ciertos rumores (secundados por su hijo) de que Mónica era en realidad un hombre.

“Cuando llegó a casa, la empujé contra la pared. Esa noche llegamos a las manos. Mónica me confesó que había nacido niño pero que ahora era una mujer”, relata el hombre.

Jan ha comenzado las acciones legales que anulen su matrimonio.

[ABC]