*

X

El cantante Rod Stewart revela que consumía cocaína analmente en nueva autobiografía

Por: pijamasurf - 11/06/2012

El cantante de pop británico escribe en su nueva autobiografía sobre sus episodios insertándose supositorios de cocaína para cuidar su nariz

La nueva autobiografía del cantante británico Rod Stewart aclara algunos mitos urbanos y revela otros, colocándolo dentro de los anales del escándalo y el morbo que generan las celebridades.

En el libro "Rod: The Autobiography", Stewart revela con el humor que le caracteriza su afición a la cocaína, la cual llegó a consumir analmente, a través de supositorios, luego de que estuviera preocupado de los efectos que la cocaína estaba teniendo en su nariz y en su vías respiratorias.  "La ponía en cápsulas que luego ingresaba por el ano para no dañar las cavidades nasales" dice Stewart en el libro."Resultaba realmente asombrosa la manera en que el organismo la abosrbía”.

Según Rod, pese a esta consternación por los efectos que podía tener en su nariz la cocaína, quizá motivado por la vanidad, nunca fue adicto y lo hacía solo de manera social.

Stewart también aprovechó su autobiografía para desmentir que tuvo que someterse a un lavado de estomago luego de ingerir el semen de unos marineros en San Diego. Una leyenda urbana a la par de aquella difundida de que Richard Gere se  insertaba hamsters en el ano.

"Todo fue un invento de mi expublicista Tony Toon cuando lo despedí.Nunca di placer oral a un grupo de marineros ni me realicé un lavado gástrico en mi vida", escribió Rod Stewart, en esta picante autobiografía.

[Infobae]

 

Mujer compra iPad en 200 dólares y descubre que se trataba de un espejo

Por: pijamasurf - 11/06/2012

En una estación de servicio en Texas un hombre se acercó a una mujer para venderle un iPad; iniciando en 800 dólares, el precio final fue de 200, pero al llegar a casa la desolada compradora descubrió que el supuesto dispositivo era en realidad un pedazo rectangular de espejo.

En Arlington, Texas, una mujer se encontraba cargandi combustible en una estación de servicio cuando un hombre se le acercó para venderle un iPad, la conocida y para muchos ambicionada tableta de la marca Apple.

El sujeto comenzó su oferta en 800 dólares y, en la negociación, el acuerdo finalizó en 200 dólares, un precio verdaderamente bajo para el producto en comparación con el que este tiene en locales establecidos.

La ganga, sin embargo, resultó un fraude cuando Jalonta Freeman, el nombre de la afectada, llegó a su casa y, al dárselo a su hermana —en quien pensó originalmente para regalarle el dispositivo— ambas descubrieron que se trataba únicamente de un pedazo rectangular de espejo.

“No compres nada de nadie en la calle”, dijo Freeman, desolada, a los medios locales.

[Huffington Post]