*

X
Internet, como el mundo mismo, es particularmente proclive para gestar y difundir información falsa, como la de esta fotografía del supuesto arribo del huracán Sandy a Nueva York, un montaje que retoma imágenes tanto del puerto como de una tormenta de 2004.

En las últimas horas ha circulado por las redes sociales e Internet en general esta imagen que supuestamente muestra al huracán Sandy en su inminente llegada a Nueva York, un hecho cierto que mantiene en estado de alarma la costa Este de Estados Unidos.

Su notable impacto gráfico ha provocado su dispersión inmediata, manejándose en el medio anglosajón con el mote “Frankenstorm”, en obvia alusión a la creación de Mary Shelley, esto a pesar de que para algunos la imagen a todas luces falsa.

En efecto: de acuerdo con el sitio Urban Legends, en realidad se trata de un montaje que combina una imagen común y corriente del puerto de Nueva York, de 2004, con la de una tormenta del tipo “supercélula” fotografiada por Mike Hollingshead, célebre por sus tomas de estos meteoros, específicamente una obtenida en el mismo año en una carretera de Nebraska:

El fenómeno es útil, sin embargo, para darse cuenta y reflexionar en torno a la manera en que se gesta la información tanto en Internet como en otros ámbitos de nuestra vida. ¿Cuántas veces no creemos en algo que no es estrictamente real y sin embargo tomamos como verdadero?

También en Pijama Surf:

Registran impresionantes formaciones de nubes en tormenta de tornados (FOTOS)

7 hoaxes religiosos que dieron origen a creencias reales

[Urban Legends]

Árboles transgénicos: ¿una opción viable ante la devastación natural?

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/29/2012

Como una cuestión inherente a la transformación del planeta y el medio ambiente, el protocolo COP-MOP 6 de Cartagena sobre seguridad de la biodiversidad y el COP 11 de la Convención sobre la diversidad biológica plantean la posibilidad de utilizar árboles transgénicos en gran América Latina.

¿Se necesitan árboles transgénicos en Latinoamérica? 

Dejando a un lado este cuestionamiento, muchos países del continente americano ven potencial en esta biotecnología. Según Isis Álvarez, miembro de la Coalición Mundial por los Bosques, los experimentos más conocidos en América Latina están relacionados con varias especies de eucaliptos. Sin embargo, varias compañías ya están trabajando con álamo, pino, acacia y distintos árboles frutales.

Brasil lidera con un 48% de las patentes mundiales en el sector. Detrás se encuentra Estados Unidos con un 53%. Chile también ha sido testigo de un rápido crecimiento en esta materia, tanto en el sector privado como en consorcios de instituciones académicas y empresas dedicadas al mismo giro. México ha estado trabajando durante varios años con este tipo de árboles y Colombia ha expresado su interés en el tema; también lo han hecho Argentina y Uruguay.

En todo el mundo cerca de 21 países han optado por árboles transgénicos, sobre todo China, que prefirió álamos, cuya madera se caracteriza por contener menos cantidad de lignina, la cual ayuda a procesarla con más facilidad y posee mayor resistencia a las plagas.

Álvarez advierte que la falta de información y la falta de marcos regulatorios también han provocado que la industria de los árboles transgénicos tenga consecuencias ambientales y sociales, con poca o nula supervisión de los gobiernos.

Mientras tanto, las ambiciones de las empresas han aumentado de nacionales a internacionales a través de América del Sur y otros mercados de la misma región, considerados con posibilidades de expandirse.

Las asociaciones civiles  han hecho mancuerna para impulsar el uso de esta tecnología para cumplir con las demandas de madera y los productos que se fabrican a partir de ella, asi también apoyando la plantación de biocombustibles.

[Disinfo]