*

X
Internet, como el mundo mismo, es particularmente proclive para gestar y difundir información falsa, como la de esta fotografía del supuesto arribo del huracán Sandy a Nueva York, un montaje que retoma imágenes tanto del puerto como de una tormenta de 2004.

En las últimas horas ha circulado por las redes sociales e Internet en general esta imagen que supuestamente muestra al huracán Sandy en su inminente llegada a Nueva York, un hecho cierto que mantiene en estado de alarma la costa Este de Estados Unidos.

Su notable impacto gráfico ha provocado su dispersión inmediata, manejándose en el medio anglosajón con el mote “Frankenstorm”, en obvia alusión a la creación de Mary Shelley, esto a pesar de que para algunos la imagen a todas luces falsa.

En efecto: de acuerdo con el sitio Urban Legends, en realidad se trata de un montaje que combina una imagen común y corriente del puerto de Nueva York, de 2004, con la de una tormenta del tipo “supercélula” fotografiada por Mike Hollingshead, célebre por sus tomas de estos meteoros, específicamente una obtenida en el mismo año en una carretera de Nebraska:

El fenómeno es útil, sin embargo, para darse cuenta y reflexionar en torno a la manera en que se gesta la información tanto en Internet como en otros ámbitos de nuestra vida. ¿Cuántas veces no creemos en algo que no es estrictamente real y sin embargo tomamos como verdadero?

También en Pijama Surf:

Registran impresionantes formaciones de nubes en tormenta de tornados (FOTOS)

7 hoaxes religiosos que dieron origen a creencias reales

[Urban Legends]

Si murieras mañana, ¿qué encontrarían en el historial de tu navegador? Compañía ofrece borrado post mórtem

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 10/29/2012

Cada vez más personas recurren a los servicios de compañías que ofrecen borrar todos los datos e información de Internet relacionada con una persona: el historial de su navegador, su presencia en redes sociales y más.

En nuestra época las pertenencias, el legado o el posible rastro que dejamos en este mundo se encuentra en buena medida en Internet. “Habitar significa dejar huellas”, escribió Walter Benjamin, y sin duda la Red es clara muestra de ello.

De ahí que, al menos en el Reino Unido, cada vez más personas entreguen sus contraseñas, datos de acceso e instrucciones detalladas para determinados sitios, a compañías que prometen borrar toda la información personal relacionada con estos una vez que el contratante muera.

Correos electrónicos, cuentas de Facebook, inscripciones a sitios de apuestas o de pornografía, son solo tres de los numerosos objetivos de estas firmas. Según algunos estudios, actualmente una persona promedio posee hasta 26 cuentas de Internet distintas, para servicios que van de los ya casi imprescindibles correo electrónico y redes sociales, a otros como Skype, Paypal, el servicio bancario por Internet, la cuenta del sitio de compras en línea y demás.

En buena medida estas compañías han tenido cierto éxito por el vacío legal y práctico que existe al respecto. En Facebook y Twitter, por ejemplo, pasan varios meses y trámites (entre los que se encuentra la exhibición del acta de defunción) antes de se decida dar de baja la respectiva cuenta.

[Telegraph]