*

X

Investigadores consiguen crear un animal enteramente a partir de células madre

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/11/2012

Científicos en Japón coronan décadas de investigación en biotecnología al crear animales totalmente sanos y funcionales a partir de células madre, proceso en el que estrictamente queda fuera la aportación de ambos procreadores, abriendo nuevas perspectivas en el ámbito de la generación artificial y controlada de vida.

En uno de los logros más notables de las últimas décadas en biotecnología, un equipo de científicos dirigido por Mitinori Saitou, de la Universidad de Kyoto, en Japón, consiguió crear un animal enteramente a partir de células madre.

En términos generales, el logro de los científicos consistió en crear un ratón utilizando óvulos y esperma producidos por dicho tipo de células por sí mismas, esto es, células que aún no se distinguen a partir de la función a realizar y, por lo tanto, se encuentran en una especie de estado neutro, anterior a la trasformación que las singulariza. Las células madre provienen de dos fuentes: de embriones y células madre pluripotentes inducidas.

El principal problema de los científicos fue conseguir, a partir de las madre, células con el potencial de volver un gameto, lo cual superaron situando células de embriones y pluripotentes en un cultivo mixto de proteínas, con lo cual eventualmente se transformaron en proto-ovocitos, los cuales fueron mezclados después con células fetales de ovario y adaptaron la estructura injertando ovarios naturales de ratones vivos.

Pasado un mes, los proto-ovocitos se convirtieron en ovocitos en forma, estado apto para fertilizarlos con esperma obtenido también a partir de células madre.

Los embriones fecundados fueron implantados en una madre sustituta, las crías nacieron sanas e incluso ellas mismas serán fértiles cuando su desarrollo lo permita.

El éxito de este experimento animó a Saitou y sus colegas a buscar células primordiales a partir de tejido humano, igualmente para crear esperma y óvulos humanos de células madre embriónicas para entender mejor el proceso reproductivo de nuestra especie.

Si, en el caso humano, los logros son similares, se espera resolver problemas de fertilidad, hacer que mujeres puedan concebir aun en edades avanzadas o restituir la capacidad reproductiva en mujeres afectadas por algún tipo de cáncer.

En proyecciones todavía más ambiciosas —y éticamente polémicas— podría ser posible crear personas sin filiaciones paternas y maternas.

[io9]

Los genetistas Craig Venter y Jonathan Rothberg se proponen encontrar ADN en Marte

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/11/2012

John Craig Venter y Jonathan Rothberg, dos de los genetistas más conocidos del medio científico, se han propuesto enviar máquinas secuenciadoras de ADN a Marte, buscando probar de esta manera la existencia de vida extraterrestre.

Si bien es cierto que la genética humana —y, en general, la de la vida en nuestro planeta— ha conocido en años reciente un desarrollo realmente impresionante, con hallazgos que parecen descubrir el secreto de la escritura más elemental que nos compone y no da estructura, al menos un par de hombres, directores de sus respectivas empresas, ya tienen sus ojos puestos más allá de las fronteras de la Tierra, específicamente en Marte, adonde se dirige la próxima exploración.

Se trata de John Craig Venter y Jonathan Rothberg, ambos ampliamente conocidos en el ámbito de la genética: Venter auspició la secuenciación del genoma humano fuera del ámbito público, con propósitos abiertamente comerciales, y Rothberg ha destacado en décadas recientes por aplicar el conocimiento genético en la fabricación de medicamentos y por desarrollador un método de secuenciación por síntesis, a través de iones semiconductores.

Ahora ambos han comenzado una carrera espacial por llevar sus propias empresas a la superficie marciana, donde esperan probar la existencia de vida extraterrestres con el recurso que creen más sencillo para este fin: con una máquina secuenciadora de ADN.

Venter planea enviar una máquina capaz de aislar microbios del suelo, secuenciar su ADN y enviarla información a una computadora, un sistema que al parecer “no es 100 por ciento robótico”. Por otro lado, Ion Torrent, la empresa de Rothberg, trabaja junto la Universidad de Harvard y el MIT en el proyecto SET-G, “búsqueda de genoma extraterrestre”, financiado por la NASA.

Algunos expertos coinciden en que esta es la manera más segura de aproximarse a la posibles formas de vida marcianas (o de cualquier otro punto fuera de nuestro planeta), pues traer a la Tierra una muestra supone un gran riesgo de contaminación, incluso para la muestra misma, que podría afectarse a tal grado por nuestro medio ambiente que quedaría inutilizada para su examen.

La búsqueda, por supuesto, no será fácil, tanto por las condiciones del planeta —bajas temperaturas, una atmósfera compuesta casi únicamente de dióxido de carbón— como por su propósito mismo y el hecho de que la genética marciana esté hecha de componentes químicos distintos a los de la terrestre.

Sea como fuere, los proyectos están en marcha y quizá, después de todo, cumplan con los objetivos que se han fijado.

[Technology Review]