*

X

El comportamiento de tu cerebro está contenido en una sola célula de tu piel

Ciencia

Por: Pijama Surf - 05/09/2017

La información del funcionamiento de todo el cerebro puede replicarse con una sola célula madre de la piel

Entre los años 1860 y 1920 fueron descubiertas, gracias al análisis del desarrollo del embrión humano, las células madre. Desde entonces la ciencia se ha maravillado con las enormes implicaciones que tiene la comprensión de su funcionamiento y su aplicación a nuevos tratamientos. A grandes rasgos, las células madre son aquellas que forman parte de todos los organismos pluricelulares, que tienen la capacidad de autorrenovarse, dividirse y generar más células.

Las células madre son de distintos tipos; la más impactante es la conocida como célula madre totipotente, la cual es capaz de formar todo un organismo.

Recientemente un grupo de investigadores de las universidades de Stanford y Harvard consiguió replicar en el laboratorio, a partir de células madre, la corteza cerebral, la parte más nueva de nuestro cerebro, la más evolucionada (que está justo detrás de la frente) y vinculada a funciones como el entendimiento, el razonamiento y la creatividad artística.

Se trata de un logro científico único en su tipo, ya que se ha conseguido descifrar cómo funciona el desarrollo de esta parte del cerebro y el momento en que pueden producirse enfermedades como el autismo y la epilepsia.

A grandes rasgos, se ha creado un trozo de cerebro vivo y dispuesto para su estudio. Este bloque cerebral fue “construido” a partir de esferoides, unas bolitas que contienen hasta 1 millón de neuronas formadas con células madre. Todo esto se logró a partir de células extraídas de la piel.

Como un holograma celular, la información contenida en una célula madre de tu piel puede servir para entender el comportamiento cerebral, siguiendo con la premisa del texto más antiguo del mundo, la Tabla Esmeralda: "Como es arriba, es abajo". Más allá de la metáfora, esto es una realidad contundente y muy prometedora para la salud de millones de pacientes en el mundo. 

Te podría interesar:

Científicos descubren cómo la respiración afecta los estados mentales

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/09/2017

Investigadores descubren las "neuronas pranayama"

En la tradición budista tibetana se dice que la mente monta el caballo de los vientos (rlung). Si bien el concepto de "vientos" se refiere a la energía sutil, también abarca la respiración y sugiere que la mente está estrechamente ligada a la respiración. Esta misma asociación ocurre en el hinduismo con el prana. Ambas tradiciones entienden que la conciencia y la energía no pueden separarse (la energía es, en su aspecto más obvio, representada por el aire o el aliento).

Milenios después los científicos han descubierto que existe una relación íntima entre la respiración y los estados mentales que, según la versión de la ciencia, son generados por el cerebro. Kevin Yackle, de la Universidad de California en San Francisco, ha llamado a un nuevo tipo de células "neuronas pranayama", debido a su función vinculando el ritmo respiratorio con una respuesta emocional. En el estudio realizado se descubrió que, cuando está neurona era destruida en ratones, éstos inmediatamente entraban en un estado de relajación. Yackle cree que esto explica por qué la respiración profunda produce efectos de relajación. Estas neuronas son responsables del control de la respiración y conectan con una región que controla el estado de alerta. 

En el experimento, mediante un fármaco se logró que sólo estas neuronas fueran destruidas; cuando esto ocurrió los ratones empezaron a respirar más lentamente, se dedicaron más a asear su cuerpo y pasaron menos tiempo explorando y olfateando sus alrededores. Los investigadores describen a sus ratones como "super chill out". 

Los científicos señalan que los resultados sugieren un potencial terapéutico al poder regular estados emocionales con patrones de respiración, ya sea que esto ocurra con un entrenamiento (como en el caso del yoga) o con fármacos que en un futuro podrían desarrollarse para atacar a estas neuronas, llamadas preBötC.