*

X

Hombre llama a la policía por la elevada cantidad que una prostituta le quería cobrar

Por: pijamasurf - 09/10/2012

Un hombre, tras enfrentarse a una imprevista y penosa situación, llamó a la policía local para denunciar a una prostituta de 19 años que quería cobrar una tarifa extra a la ya acordada.

Era una noche apacible en el condado AnnArbor, Ohio, cuando el teléfono de la estación de policía timbró. Como generalmente sucede, los oficiales esperaban una llamada referente a un robo a casa habitación o algún otro tipo de crimen común en esta zona, pero no, no se trataba de ningún asesinato, sino de un hombre encolerizado por la elevada tarifa que una prostituta le quería cobrar.

Según el policía Renee Bush, el hombre de 45 años ya había proporcionado anteriormente una cantidad de dinero a la prostituta, pero, sin razón aparente, la mujer tornó más exigente y requería una cantidad extra por sus servicios. El hombre, incrédulo, llamó al 911.

Los oficiales, al llegar al lugar de los hechos, arrestaron a la mujer y transfirieron el caso a un juez que, según Renee Bush, seguramente encontrará un cargo que imputarle al hombre. 

[Gawker]

¿Fue el monoteísmo resultado de alucinaciones epilépticas?

Por: pijamasurf - 09/10/2012

El intento de Akhenatón por implantar el monoteísmo en el Egipto faraónico podría ser considerado, junto con otros signos, como síntoma de un trastorno mental, específicamente la epilepsia, que pudo compartir con otros miembros de su familia como el legendario Tuthankamón.

En la historia del Egipto faraónico existe un periodo singular en que un faraón quiso sustituir el vasto sistema politeísta por la adoración de un solo dios: Atón, el disco solar. Amenofis IV, que después se nombró a sí mismo Akhenatón en honor a la divinidad que buscó imponer a sus gobernados —sin éxito: porque apenas murió, se restituyó el viejo culto a Amón-Ra y demás dioses e incluso hubo intentos por borrar de la historia dicho reinado.

Akhenatón tuvo sin embargo un hijo no menos célebre: el legendario Tuthankamón (bautizado originalmente Tuthankatón), cuya muerte misteriosa siendo todavía un adolescente ha suscitado las más diversas investigaciones, una de las cuales sugiere ahora que el monoteísmo podría considerarse un síntoma de epilepsia lobular, de índole hereditaria.

Hutan Ashrafian, cirujano con interés en la medicina histórica en el Imperial College de Londres, asegura que el joven faraón murió por una “psique feminizada”, lo mismo que sus predecesores inmediatos.

Ashrafian recurre a este concepto por las representaciones que se conocen de los parientes de Tuthankamón: Smenkhkare (enigmático faraón, tío o hermano suyo) y su padre mismo, Akhenatón, a quienes se dibujó con inusuales pechos grandes y caderas anchas, como si fueran mujeres. Igualmente los faraones que gobernaron antes de este, Amenhotep III y Tuthmosis IV, comparten similares características en las pinturas que los recuerdan.

A este rasgo se suma el hecho de que dos de estos cinco faraones aseguraron haber tenido “visiones”, lo cual coincide con etapas de la epilepsia en que, durante un ataque, el lóbulo temporal experimenta alucinaciones y revelaciones de tipo religioso, particularmente después de haber estado expuesto a la luz solar. En el caso de los gobernantes egipcios, esta pudo ser una condición propia de su familia.

Asimismo, la apariencia corporal femenina se relaciona con las partes del cerebro ligadas con la liberación de hormonas: los ataques epilépticos alteran los niveles de las hormonas involucradas en el desarrollo sexual.

Tuthmosis IV tuvo un arrebato religioso a mitad de un día soleado, según la “Estela del Sueño”. Las visiones de Akhenatón, mucho más intensas, podrían explicar también porque la elección del “disco solar” como deidad única.

[New Scientist]