*

X

Cloud Atlas, la nueva película de los hermanos Wachowski (TRAILER)

Por: pijamasurf - 08/02/2012

Una épica fantasía basada en la novela de David Mitchell, está por estrenarse en una inusitada colaboración entre los creadores de Matrix y el director de Corre, Lola, Corre

Fálicas imágenes adornan los muros de templo en Bután

Por: pijamasurf - 08/02/2012

Considerado uno de los lugares más fálicos del planeta, este templo cercano al Himalaya fue una iniciativa de un mujeriego monje llamado Drukpa Kunley (1455-1529), que se dedicó a combatir a una diosa mitad demonio, mitad caníbal con el rayo de “buena energía” que, según él, emergía de su pene.

Considerado uno de los lugares más fálicos del planeta, este templo cercano al Himalaya fue una iniciativa de un mujeriego monje llamado Drukpa Kunley (1455-1529), que se dedicó a combatir a una diosa mitad demonio, mitad caníbal con el rayo de “buena energía” que, según él, emergía de su pene.

La estética que impera en los muros de este templo en Bután ha escandalizado a muchas personas, sobre todo de Occidente, que han pedido se censuren los murales al considerarlos ofensivos. Incluso, un par de asociaciones feministas han acudido a instancias internacionales a quejarse del lugar, asegurando que ayuda a preservar ideologías represoras y falocéntricas.

Conocido también como el "santo loco", Drukpa Kunley es visto por las tribus paganas como una especie de remanso ante las tradiciones budistas más rígidas, aparte de ser considerado un símbolo de la fertilidad y la buena suerte.

El presidente del Centro de Estudios de Bután, Dasho Karma Ura, asegura que el templo es uno de los más visitados del país, con una afluencia de 1 millón de personas al año. Asimismo, defendió el culto fálico como parte de las ricas y polifacéticas tradiciones budistas que, en algunas partes del mundo, se nutren del sincretismo con rituales populares, como en este caso.

También agregó que si bien el templo de Drukpa Kunley es visto por varios contemporáneos como una muestra del narcisismo masculino de un monje que fue muy querido por su comunidad, la verdad es que no representa ideales budistas más universales para los cuales, paradójicamente, la representación de la desnudez femenina es un signo de la reducción de la mujer a su sexualidad y la imaginería fálica evoca el egocentrismo de los hombres, nunca a su masculinidad.

Para una galería de imágenes de este templo, sigue este enlace.