*

X

Así era el año 2000 que ilustradores franceses imaginaron en 1900

Por: pijamasurf - 06/14/2015

Un ejercicio de futurismo con un siglo de distancia: así fue como artistas franceses pensaron que sería el mundo en el año 2000.

¿El ser humano siempre ha especulado sobre su futuro? Posiblemente sí. Quizá se trata de un comportamiento propio de nuestra naturaleza intentar adivinar qué nos deparan los días que aún no existen pero creemos que llegarán. Sin embargo, también puede decirse que esto no se ha hecho siempre de la misma manera, que, culturalmente, ciertas circunstancias han provocado que dicho ejercicio tome formas distintas.

En este sentido, podríamos ubicar momentos en que la tecnología da un salto en su desarrollo y, de manera paralela, la imaginación colectiva comienza a generar escenarios en donde dicha intervención tecnológica sobre el presente se despliega exponencialmente.

Dicha hipótesis nos sirve para pensar las varias expresiones futuristas que surgieron como efecto de la Revolución Industrial y la irrupción de las máquinas en la vida cotidiana del hombre. Como quizá no había sucedido antes en la historia, desde finales del siglo XVIII la vida común comenzó a poblarse de mecanismos que realizaban acciones que antes solo correspondían al ser humano, lo cual detonó un intenso fantaseo en torno a la comunión entre el hombre y la máquina.

A esa época pertenece, por ejemplo, la fascinación por los autómatas, esa especie de antecesor del robot en donde se condensó el sueño de fabricar seres inertes idénticos a los humanos para que ejecutaran tareas simples. Además de la historia de los autómatas, sorprendente por sí misma, al respecto también pueden consultarse el ensayo de Edgar Allan Poe sobre el famoso turco jugador de ajedrez o el cuento “El hombre de arena”, de E. T. A. Hoffmann.

Otras expresiones igualmente fantásticas son las postales que ahora compartimos, obras de artistas franceses realizadas entre 1899 y 1910 para adornar cajas de cigarros y puros, en parte por causa de la Exposición Universal que tuvo lugar en París en 1900. El motivo fue el año 2000, que entonces estaba a un siglo de distancia. ¿Cómo sería el mundo entonces? Jean-Marc Côté y otros artistas respondieron a esa pregunta desde las condiciones de su presente. Curiosamente, las imágenes pasaron desapercibidas y cabría decir que quizá incluso ignoradas hasta que el gran Isaac Asimov las recopiló en el libro Futuredays: A Nineteenth Century Vision of the Year 2000, publicado en 1986.

Las predicciones son sin duda extravagantes y, como tantas otras que se hicieron antes de arribar a dicha época, distan mucho de lo que sucedió en realidad. Una prueba, quizá, de que nuestra imaginación vuela ahí donde nuestras posibilidades solo caminan.

También en Pijama Surf: Predicciones de Isaac Asimov para el año 2014 (escritas en 1964)

Impresoras 3D podrían construir nuestro futuro en la Luna

Por: pijamasurf - 06/14/2015

Más práctico que llevar cosas a la Luna será construirlas ahí, y para ello nada mejor que una impresora 3D

3D-printing_a_lunar_base_video_production_full

Las impresoras 3D parecen haber salido directo de una novela de ciencia ficción para encumbrarse sobre la realidad. A bajos costos y sin necesitar una producción serial, pueden imprimir casi cualquier cosa –actualmente hemos visto ya que impriman armas o juguetes sexuales y pronto se cree que podrán imprimir órganos funcionales. Son tan prácticas que la NASA quiere llevarlas a la Luna.

Uno de los desafíos de establecer una colonia en la Luna es que se necesitan muchas cosas –material de construcción, comida y herramientas. Son tantas las que se necesitan que quizás sea más conveniente hacerlas allá que llevarlas desde la Tierra. Por esto, investigadores de la Universidad Estatal de Washington trabajan en el desarrollo de impresoras 3D que pueda imprimir herramientas de roca lunar.

El profesor Amit Bandyopadhyay y su equipo obtuvieron de la NASA varios kilos de regolito –el material que la NASA utiliza para simular la materia que se encuentra en la Luna— para experimentar. Con este material han logrado imprimir algunas herramientas sencillas y descubierto que combinándolo con otros elementos terrestres se pueden imprimir herramientas más complejas. Bandyopadhyay y su equipo de Washington creen que las posibilidades de imprimir con rocas lunares y algún aditivo son enormes. Eventualmente este tipo de tecnología podría facilitar la colonización de algún planeta fuera de la Tierra –hay una cierta alquimia tecnológica en utilizar el polvo de la Luna o Marte para construir herramientas y con ellas quizás hacer edificios, una hipereficiente arquitectura extraplanetaria.