*

X

Adolescente es condenado a contraer matrimonio con una vaca por tener sexo con ella

Por: pijamasurf - 08/01/2012

La paradisíaca isla de Bali, un adolescente de 18 años fue condenado a contraer nupcias con una vaca por haber sido sorprendido manteniendo sexo con el animal.

Era una apacible tarde en la hermosa Bali cuando Ngurah Alit tuvo la idea de experimentar sexo con una vaca, penosamente  fue cachado en el momento climático del acto. El  joven aseguró que la vaca lo había seducido, pero la excusa no fue válida para las autoridades balinesas que lo condenaron a casarse con el animal.

La ceremonia se llevaba a cabo cuando Ngurah se desplomó debido a la enorme pena que lo invadió. Para resarcir el daño, el joven simbólicamente fue ahogado en el mar como un gesto de purificación, mientras la vaca sí fue sacrificada.

La madre de Ngurah comenzó a gritar histéricamente cuando cientos de personas comenzaron a disparar su cámara a fin de obtener la mejor imagen del enlace matrimonial.  

En ocasiones, las penas dictadas por las tradiciones son más severas que aquellas erigidas por las leyes de algún gobierno, como en Sudán, donde un consejo de ancianos decidiera castigar a un hombre que tuvo sexo con una cabra, obligándole a casarse con ella. 

[Hyper vocal]

Dedicar unos minutos a escuchar los coros electromagnéticos que irradian Saturno, Júpiter y Neptuno, puede ser una terapia ampliamente recomendable.

los 9 planetas

El relacionarnos con un 'algo' a través de una relación sensorial inédita (como eco sinestésico) provoca en la mente humana un peculiar impacto que pudiéramos traducir como una experiencia emocionante. Espero que de acuerdo a la afirmación anterior, y no solo por alguna peculiaridad de mi personalidad, se pueda explicar la viva fascinación que me produce escuchar los sonidos que a continuación les compartiré.

Históricamente nos hemos relacionado con los planetas a través de la vista. Ya sea observando videos de la NASA o mejor aun envueltos en la simpleza de observar el cielo en busca de patrones y mensajes que puedan auxiliarnos en nuestra búsqueda de sentido, las civilizaciones humanas hemos establecido una relación fundamentalmente visual con estos cuerpos que cumplen con implacables y estéticas trayectorias. Pero ¿cómo suenan los planetas? 

Entre coros electromagnéticos y un ritual astro-sonoro emergen estos sonidos provenientes de Júpiter, la Tierra y Saturno. Utilizando procesos de conversión de data mediante equipo instalado en la sonda Voyager, investigadores de la NASA recopilaron la música que resulta de las dinámicas propias del interior de estos mundos.

En el caso de Júpiter, los fenómenos encargados de detonar su presencia sonora son la interacción de partículas electromagnéticas provenientes del viento solar, así como la magnetósfera que cubre al planeta. La limpieza caótica de esta acelerada danza, en la que participan millones de partículas, deriva en secuencias etéreas, casi omnipresentes, que terminan por encausar una hipnótica suavidad. 

Continuamos con Neptuno, un cuerpo un tanto indescifrable, y particularmente lejano a la Tierra. Su constitución es exclusivamente gaseosa, y tarda 165 años en rodear al sol (un planeta tan paciente como introvertido). El sonido que emana de Neptuno recuerda a la respiración perpetua del universo, el ineludible péndulo, y termina proyectándose en una especie de sincrónica orquesta de ballenas exhalando, guiadas por una sombría partitura (o incluso podría compararse a escuchar a Darth Vader durante un largo y plácido sueño de opio). 

Finalmente llegamos a Saturno, para mi el más misterioso y sensual de los cuerpos planetarios que desfilan en torno a nuestro sol. Su exuberante elegancia, la cual paradójicamente puede desquiciarnos durante cierta etapa de nuestra vida, incluye la masiva emisión de ondas de radio que se traducen en trepidantes protocolos sonoros, similares a los que emanan las auroras boreales (que por fortuna tuvimos ya oportunidad de escuchar aquí), que terminan protagonizando un complejo  duelo de frecuencias auditivas.  

Así concluímos este breve paseo por paisajes vibratorios y fantasmagóricas oscilaciones, cuya tétrica exquisitez florece en improbables estados de ánimo. Más allá de las analogías barrocas que aquí comparto con la intención de dialogar con estos audios, temo que tras escucharlos tu día no será el mismo. Sin embargo, confío en que el raro masaje de sonidos planetarios podría contribuir, como lo hizo en mi caso, a recordarte que no existe en este universo un solo cuerpo con el que no compartamos esa etérea identidad que llamamos conciencia (lo cual, por cierto, es simplemente delicioso).

Twitter del autor: @paradoxeparadis