*

X
Las maravillosas capacidades de mímesis de estos arácnidos e insectos ponen en jaque a sus depredadores que, hartos de ser engañados, buscan otras opciones para su alimentación.

Como si fuese un ejército en una operación en la selva contra algún cartel de droga, estas especies poseen la asombrosa capacidad de mimetizarse, fundiéndose en el escenario donde habitan.

A simple vista parecen objetos orgánicos que esperan perenemente el paso de tiempo, pero si se les mira con atención, podemos ver que son seres animados como nosotros, que necesitan subsistir a toda costa, librarse del acecho de sus depredadores y de los muchos peligros que imperan en las selvas.  

Estas macro fotografías, tomadas por singapurense Nick Bay, muestran el esfuerzo que lo arácnidos y los insectos hacen por pasar desapercibidos ante la vista del ojo humano: la ausencia de escrúpulos ante la inmensidad natural.

Nota cortesía de Ecoosfera. Si quieres conocer más de estas especies, sigue este enlace

 

El gorila Kwisha propinó el estereotípico gesto del dedo medio a un fotógrafo causando en un primer momento una reacción risueña en las redes sociales; sin embargo, esta seña se debe a una lesión crónica

Como si fuera uno de esos raperos que  juegan a provocar a los paparazzis colocando el dedo medio en su cara --ese gesto eminentemente fálico-- un gorila del Cheyenne Mountain Zoo fue fotografiado haciendo esta seña cómicamente obscena en otro contexto. Sin embargo, esta imagen que en primera instancia ha causado reacciones hilarantes, tiene un trasfondo un tanto penoso, ya que en realidad el gorila Kwisha hace ese gesto debido a una lesión en los tendones. Cada vez que intenta cerrar el puño queda expuesto su dedo medio. Sus recurrentes gestos mostrando el dedo medio, tiene 12 años con esta lesión, han circulado por programas de TV en Estados Unidos.

El caso recuerda, sin ser tan "mágico", al de un mono macaco que robó la cámara de un fotógrafo para tonarse una serie de autorretratos mostrando una sonrisa de un millón de dólares.