*

X
Las maravillosas capacidades de mímesis de estos arácnidos e insectos ponen en jaque a sus depredadores que, hartos de ser engañados, buscan otras opciones para su alimentación.

Como si fuese un ejército en una operación en la selva contra algún cartel de droga, estas especies poseen la asombrosa capacidad de mimetizarse, fundiéndose en el escenario donde habitan.

A simple vista parecen objetos orgánicos que esperan perenemente el paso de tiempo, pero si se les mira con atención, podemos ver que son seres animados como nosotros, que necesitan subsistir a toda costa, librarse del acecho de sus depredadores y de los muchos peligros que imperan en las selvas.  

Estas macro fotografías, tomadas por singapurense Nick Bay, muestran el esfuerzo que lo arácnidos y los insectos hacen por pasar desapercibidos ante la vista del ojo humano: la ausencia de escrúpulos ante la inmensidad natural.

Nota cortesía de Ecoosfera. Si quieres conocer más de estas especies, sigue este enlace

 

Rompiendo todas las características biológicas, pirañas pacú atacan directamente a los testículos a dos pescadores en Nueva Guinea. EL ataque rompe los paradigmas de esta salvaje especie.


Cuando los científicos afirmaron que la piraña pacú sólo se alimentaba de frutos secos, creemos que estaban equivocados.

Los habitantes de Illinois están temerosos cuando viajan al lago Lou Yaeger. En sus turbias aguas, algunos dicen, han sido vistas varias pirañas de esta especie. Aunque los expertos afirman que no es peligrosa para los humanos, un hecho en Nueva Guinea desmiente la afirmación. Los lugareños conocen a la voraz especie como “cortador de bolas”, esto se refiere a que, en 2011, dos pescadores murieron debido a que las pirañas royeron sus testículos y éstos desangraron.

Según biólogos, las pacús son de los animales de agua domésticos más antiguos del mundo, por lo que no hay que temerle a esos pequeños dientes que se asoman de su boca. 

[Huffington Post]