*

X
Nuestro colaborador Fausto Alzati continúa explorando los "sintomas de una época", esta vez enfocándose en "la ilusión de la voluntad consciente", la simulación en que está sumido nuestro albedrío y la cual nos negamos a reconocer.


El hubiera no existe. No hay manera de saber, en retrospectiva, si pudimos tomar decisiones distintas a las que hemos tomado en nuestras vidas. Establecer si en verdad tuvimos una opción, o si estábamos ya determinados a hacer las cosas tal como las hicimos, es imposible. Para probar lo contrario, sería necesario viajar al pasado y tomar una decisión distinta a la que tomamos en dado momento. (Como en la serie Family Guy, cuando Stewie viaja en el tiempo para evitar que Kurt Cobain se mate ofreciéndole helado Hagen Das a cambio de su escopeta [temporada 10, episodio22]). Suponiendo que pudiésemos, por algún tipo de variación cuántica, modificar las reglas de viajar en el tiempo (ya que al alterar una decisión en el pasado dejaríamos de ser quienes fuimos y por ende no habríamos viajado al pasado), aún habría problemas. Aunque viajásemos al pasado, tal momento pasado sería, para nosotros, un momento posterior dentro de la secuencia de eventos en nuestra conciencia; en otras palabras: no hay manera de saber si tenemos voluntad consciente o no.

La sensación de tener una voluntad consciente es algo infranqueable. Pero es eso, una sensación, como la sensación que tenemos al ver un color o beber un refresco. En cierto sentido, la idea de una voluntad consciente, raya en lo que llamamos pensamiento mágico: pensar que tenemos más efecto sobre el mundo del que realmente tenemos. Cómo dicen por ahí: una sobre-estimación de la influencia personal. Recordemos, pues, las tres heridas al narcicismo de la humanidad: 1) Copérnico nos desmiente sobre ser el centro del universo, ya que la Tierra gira alrededor del Sol y no viceversa; 2) Darwin nos sitúa como una especie más entre tantas, en un enredado proceso evolutivo, y no como una especie divina, aparte; 3) Freud demuestra que no somos tan dueños de nuestros actos (o nuestra psique) como pensábamos, ya que nuestras motivaciones suelen ser manifestaciones inconscientes de fuerzas que nos rebasan por mucho.

La hipnosis fue un factor importante en las investigaciones de Freud. Fue uno de los métodos que lo alentaron a intuir que había procesos inconscientes movilizando la conducta. Consideremos, en este tenor, un fenómeno conocido como racionalización post-hipnótica. La racionalización se define como un mecanismo de defensa, donde se ofrecen razones convincentes pero falsas sobre una acción. La racionalización post-hipnótica, refiere a cuando un sujeto hipnotizado es sugestionado a realizar ciertos actos después del trance hipnótico. Usualmente se confiere alguna señal; por ejemplo, cuando suene una campana el sujeto se rascará las pelotas. Después, al escuchar la señal (la campana), el sujeto lleva a cabo la acción pre-establecida (se rasca la pelotas); pero cuando se le pregunta porqué lo hizo, dará una “razón”, ignorando el hecho de la sugestión post-hipnótica (me dio comezón).

En otra línea de experimentos, torno a los procesos cerebrales involucrados en la toma de una decisión, se llegó a una conclusión similar. Al utilizar scanners cerebrales, Benjamin Libet, de la UCSF, y su equipo, notaron que el impulso para llevar a cabo una acción surge, como una carga eléctrica en el cerebro unos 300 milisegundos antes de que ocurra un registro consciente de la decisión. En otras palabras, las decisiones que reconocemos a nivel consciente derivan de procesos cerebrales ya elaborados anteriormente, y no viceversa. ¿Será que luego, parecido al sujeto del experimento post-hipnótico, solo inventamos excusas?

El Dr. Daniel Wegner, profesor de psicología en la universidad de Harvard, propone algunos elementos a considerar en la construcción de lo que él llama La Ilusión de la Voluntad Consciente [The Illusion of Conscious Will, MIT, 2002]. Son tres factores centrales: Consistencia, Exclusividad y Prioridad.  La Consistencia indica que parte de esta ilusión se produce debido a que hay temas afines a la acción en el pensamiento, antes de llevarla a cabo; sumado a que el Yo –como figura gramatical- recurre en esta línea de pensamientos. Por ejemplo: vas a la tienda y compras un cigarro; antes de hacerlo en tu mente hubo pensamientos del tipo: “Se me antoja un cigarro” o “Ya no debería de fumar tanto”. Segundo, la Exclusividad, refiere a que para llegar a la ilusión de la voluntad consciente es necesario ignorar los efectos de otros factores u otras causas para la acción. En este caso: el clima, la adicción a la nicotina, una asociación de un olor con el recuerdo de alguien que conocías que fumaba, la publicidad, etc. Finalmente, Prioridad se refiere a que los pensamientos relacionados a la acción aparecen en la mente poco antes de llevar ésta a cabo. Es decir, que poco antes de ir por un cigarro a la tienda, pasa por tu mente la idea de que fumas o dejas de fumar un cigarro, haciéndote suponer que la acción deriva del pensamiento.

Lo interesante no es si tenemos o no voluntad consciente —las pruebas indican que no—, sino preguntarse ¿por qué tenemos la ilusión de ello? Es decir, ¿para qué sirve esta ilusión? ¿Sería insoportable la vida de otro modo? ¿Ayuda a nuestros procesos de aprendizaje? Poco importa que sea o no una ilusión, de todos modos es parte de nuestra vivencia; si viviésemos en un videojuego, no es tan importante si es o no un videojuego, sino de qué trata y cuáles las reglas del juego. De cualquier forma estamos dentro del juego y no fuera de él: qué más da si es una simulación. Aunque nuestra voluntad consciente sea una ilusión, no por ello dejamos, o dejaremos, de evaluar nuestras (supuestas) opciones en pos de mejores decisiones: aquellas con consecuencias medibles más favorables —ilusorias o no.

Blog del autor: Fausto Alzati Fernández / Ataraxia Múltiple

 
Te podría interesar:
Uno de los actos más finos de techno en surgir de Europa del Este, desde la República Checa, Insect Elektrika, protagoniza una de las últimas entregas de esta serie de exploración electrónica: sonidos lúdicos, sólidos e hipnóticos.

 

La exploración del proyecto de Surf the Waveform de los alter-mundos de la música electrónica nos lleva esta vez a Europa del Este, al audiopanal de Insect Electrika, un dúo de productores de techno de la República Checa. Buscando tanto la luz como la oscuridad --el groove celestial y los loops infernales-- la tesis es nunca mantenerse en la superficie, nunca inmóviles.

La selección de Luca Ortega/Líneas de Nazca en esta duodécima ocasión se centra en la refinada exploración sonora de Martin Vodicka y Jan Vaclavik, quienes se han ganado un lugar destacado en la escena del minimal tech en Alemania. Con tracks en sellos como Vekton, Tracer Records, Minimatracx, Monocline, Genesa y Paria, estos amigos de la prepa, unidos lúdicamente por el sonido, ha logrado manifestar un dominio y un control dentro de una perenne experimentación.

Música que siempre está jugando con las dimensiones que la contienen, coqueteos de cabarets espaciales, insinuaciones que se desvanecen; Insect Elektrika vuelve  hipnótico el minimal tech loopeando en enjambres, robustos rebotes neuronales y un aguijón que crece en una atmósfera infantil (secretamente psicodélica).

Creemos que el set que grabó este dúo es una muestra del sonido subterraneo de Europa del Este. Electronica orgánica con un excelente balance y una exquisita dinámica ejecutada magistralmente exclusiva para Surf The Waveform. Con ustedes Insect Elektrika:

Surf the Waveform 12 Insect Elektrica Live by Pijama Surf

 

1.- ¿Cuándo empezaste a producir música electrónica?

Fue alrededor del 2002, nos conocimos en la escuela y el más alto de nosotros tuvo la idea de hacer algo de música.  Así que mandó 8 coronas por correo a un tipo que nos regresó nuestro primer programa de música: Dance Ejay. Así empezamos.

2.- ¿Cuáles son tus herramientas favoritas para hacer música, software o hardware? ¿Cuál es tu secuenciador favorito?

Siguiendo con lo que les contabamos, después de hacer un poco de raro ambient-dance pensamos que queríamos más, así que  conseguimos Fruity Loops, lo cual fue divertido como por un año. Hicimos muchos tracks de techno, al menos pensabamos que era techno en ese tiempo; cuando escuchamos esas canciones ahora creemos que es la peor música jamás hecha. Luego probamos Reason, pero no nos gustó como se veía. Desde entonces usamos Cubase y estamos muy satisfechos. Preferimos sin duda el hardware. Por primera vez es muchísimo más divertido girar perillas reales, y  el sonido es mejor. Para componer usamos estas preciosas máquinas: Moog un poco phatty para bajos y efectos,  JoMoX Mbase 01 si queremos un kick fuerte análogo, Virus Ti para sonidos de efectos especiales, largas reverberaciones y capas, Machinedrum para kicks suaves minimales, percusiones y efectos de percusión y Monomachine para grabaciones en vivo y sonidos divertido lfo. Todos grabados a través de un compresor y finalizador también hardware.

 3. ¿Cómo empieza un  track para ti? ¿Con un ritmo, una melodía, una línea de bajos o tal vez solo un sample?

Empezamos con el kick, luego unas percusiones y un snare, y luego el bajo. De ahí depende del estadode ánimo.

4. ¿Algún comentario sobre esta grabación? ¿Fue grabada en vivo o en un estudio?

Fue grabado en el estudio, con una buenas botellas de vino del este de Moravia. 

 5.  ¿En que lugares o venues has disfrutado más tocar?

Disfrutamos tocar en Distillery en Leipzig, fue la última vez que tocamos con puro hardware, con sintetizadores, el sonido fue estupendo y la gente también. Luego también en Bratislava en Eslovaquia. Fue una de nuestras presentaciones más grandes, en el Subclub, un refugio atómico en una roca debajo de un castillo, increíble lugar. Hamburgo, también es un gran lugar para tocar. 

  6. En otros temas, ¿qué piensas de una parte de la música mainstream, estilo el pop pegajoso hecho para las masas como el de Lady Gaga o Britney Spears? ¿Crees que está hecho como un tipo de control mental o para lavar el cerebro de las personas

¿Cómo por capos del FBI? No, no creemos en esto. Simplemente tiene un gigantesco marketing detrás para personas con poca educación musical.

7. Cuéntanos sobre tus influencias. ¿Han influido las drogas psicotrópicas en tu música?  ¿Nos podrías hablar de la relación entre las sustancias psicoactivas y su proceso creativo?

Si ha sido una gran influencia, de chicos probamos todo tipo de cosas y empezamos a ver la música electrónica de otra forma. También experimentamos para nuestro proceso creativo, pero en general no funcionaba. Cosas como el café o el redbull que mantienen la mente activa más tiempo sí funcionan, porque después de 2 o 3 horas de componer música la mente se empieza a cansar.

8. En cuanto a influencias musicales, ¿qué han estado escuchando últimamente? ¿Qué artistas recomiendas? ¿Qué otros artistas fuera de la música te gustan?

Nuestro favorito ahora es Andy Martin. Luego Dubit también es un gran artista, nos gusta su estilo. Miro Pajic, nos gustan sus ideas. Fuera de la música nos gustan pintores como Kurovsky y Giger.

 9. Esto es algo que le estamos preguntando a todos: ¿has oído sobre esta onda del 2012, de la que se habla por todos lados, una especie de fin del mundo o evolución planetaria? ¿Qué piensas de esto?  

Sí, pero tememos que nada va a pasar. Siempre hay una posibilidad de que estemos equivocados y ellos estén en lo cierto, así que este año podemos vivir mucho.

En el Internet un escenario es que extraterrestres van a llegar a tener sexo con nosotros, eso suena interesante.

10. La música electrónica tiene una relación íntima, casi interdependiente, con la tecnología, ¿hacia dónde ves que vaya la música del futuro, al tiempo que la tecnología sigue acelerando?

Realmente no estamos pensando en eso, pero estamos un poco preocupados  de que las aplicaciones de teléfonos y tabletas acaben con la buen música. Es mejor usar verdaderos instrumentos. Pero, por otro lado, se siguen inventando máquinas para hacer música que no dejan de asombrarnos.

Insect Elektrika en la red:

Soundcloud

Facebook

Twitter

Luca Ortega/Líneas de Nazca:

 Soundcloud

 Facebook

 Twitter

 Surf the Waveform en Facebook