*

X

La cruel fabulación de los "cuentos infantiles" alemanes (IMÁGENES)

Arte

Por: pijamasurf - 05/29/2012

Niños que ven amputado el dedo que chupan o que mueren si no comen su sopa, que se queman hasta la carbonización si juegan con cerillos o pierden los ojos de tanto llorar, son algunas de las historias para antes de dormir que un médico alemán compiló para su hijo de 3 años.

Durante cierta época los así llamados “cuentos infantiles” sirvieron como vehículos de la educación y la disciplina, del conocimiento transmitido con supuesta sutileza sobre asuntos que nos siempre es fácil tratar entre niños y adultos (por ejemplo "Caperucita Roja", que varios investigadores han ligado con las enseñanzas sobre la menstruación).

El siglo XIX, rico en expresiones que oscilan entre la perversidad y las buenas maneras, tiene también ejemplos de cuentos infantiles que a la luz de nuestros valores contemporáneos creeríamos excesivos para la percepción de un niño. Descontando el hecho de que quizá en nuestra época seamos más timoratos, parece difícil creer que miembros sangrantes y personas ardiendo hasta quedar reducida a cenizas sean, por decirlo de algún modo, apropiadas para la imaginación infantil.

Las imágenes que presentamos forman parte del Struwwelpeter, una colección de cuentos para dormir reunida por Heinrich Hoffman en 1845, un médico de Frankfurt que escribió las historias luego de que una Navidad no encontró nada que regalarle a su hijo de tres años. El tomo tuvo además cierto éxito hasta bien entrado el siglo XX, cuando algunos padres todavía consideraban las perturbadoras escenas realmente formativas para los niños.

Aquí una breve muestra del contenido de Struwwelpeter. Que nuestros lectores juzguen qué tipo de sueños tendría un niño con estas historias.

 

 

“Pedro Cabeza-Erizada”: una fábula sobre lo que la falta de higiene corporal podría desencadenar

 

“La terrible historia de Harriet y los cerillos”. El título y la imagen son suficientemente elocuentes entre sí sobre el destino de la niña

 

“La historia del hombre que fue a tirar”

 

“La historia de un pequeño chupa-pulgares”: porque quizá en el siglo XIX esto es lo más probable que le pasara a los niños que se chuparan el dedo

 

“La historia de Augusto, que nunca quería sopa”: si no comes, mueres; así de sencillo

 

"La niña que lloró hasta perder sus ojos"

 

"La pequeña glotona", que tuvo su merecido al intentar comer miel directamente de la colmena

[io9]

¿Necesitas descansar del frenesí mundano? Resguárdate en la silla-útero

Arte

Por: pijamasurf - 05/29/2012

Inspirada en la necesidad de guarecernos en el útero la diseñadora Freyja Sewell creó una silla que es a la vez una matriz o capullo.

womb chair

La velocidad con la que damos y recibimos información, la danza caótica que caracteriza un considerable espectro de estilos de vida, la desbordante combinación de ideologías, sentimientos, y creencias, el peso del axis cultural que se suelta sobre cada uno de nosotros, todas ellas razones suficientes para, de vez en cuando, añorar la hibernación emocional que solo un útero puede proveernos.

Y supongo que por esta razón la diseñadora Freyja Sewell se inspiró para crear una silla multifacética cuya mayor bondad es transformarse en un acogedor capullo, aludiendo a la matriz materna o al nido en donde la cría se guarece, y a la vez se fusiona, con la naturaleza exterior. En su estado original este peculiar mueble cobija al usuario con un respaldo en forma de concha marina que literalmente te abraza. A partir de ello puede convertirse en un hermético recinto, y además se manifiesta en 3 o 4 modalidades intermedias.

silla utero capullo

Para Sewell este mueble constituye una especie de antidoto ante la demandante hiperconectividad que permea la realidad contemporanea. Y precisamente en esta intención creo que radica la mayor virtud del 'Hush'. En lo personal la estética aplicada en este diseño no me genera afinidad, pero supongo que eso es cuestión de gustos. en cuanto a la idea me parece algo genial, tan lúdica como práctica. pero lo que realmente me parece fascinante es la intención con la que Sewell desarrolló este proyecto –el ofrecer una guarida que te permita aislarte del flujo frenético de data e interacción me parece algo así como un servicio social metafísico.

"Con tantas maneras disponibles de conectarnos también necesitamos de una vía para escapar [...] La figura de una matriz inspira distintos sentimientos. En lo personal me remite a un espacio acogedor, cálido, que se presta a la contemplación y al descanso."

Arquetípicamente el utero es un recinto que asociamos con protección y alivio, y de acuerdo a ciertas interpretaciones, incluso es un lugar al cual muchos de nosotros añoramos regresar a lo largo de la vida (la pausa ominosa en donde el yo manifiesta de manera tajante el todo). Así que si el observar al 'Hush' revela en ti esa nostalgia uteril no dudes en buscar lo necesario para construirte tu propio capullo (así evitaremos consumir aún más de lo que consumimos, además de que este coqueto 'dispositivo' aún no está a la venta).  

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune