*

X
FSOL una vez más nos convida una porción de conciencia electrónica exquisitamente musicalizada; Environments 4 incluye 15 tracks que terminan por desdoblarse en un mítico paseo musical.

 ultimo disco de future sound of london environments 4

La libertad es una virtud que no se presta, se compra, o se regala, simplemente se ejerce. Y esta es una de las muchas lecciones que en lo personal me ha convidado el Future Sound of London, proyecto musical integrado por un par de verdaderos mavericks de la exploración sonora y el misticismo multimedia.

Hace unos días FSOL estrenó el cuarto volumen de su serie Enviornments. Promotor de una alta fidelidad a la libertad creativa, este álbum propaga una especie de red de ejes sensoriales que despiertan en el escucha un indeleble deseo por explorar –actividad que en esencia esta ligada la naturaleza libre del ser.

A lo largo de sus quince tracks, Environments 4 nos ofrece lúcidos recovecos en sintonía con voces angelicales. Juntos entretejen atmósferas probablemente diseñadas para resonar con los axiomas arquetípicos que se manifiestan en lo más profundo de nuestra intimidad –¿están a caso Gaz Cobain y Brian Dougans musicalizando voluntariamente nuestro jardín secreto?

Si bien esta obra, al igual que sus tres antecesores, no se proyecta en un disco espectacular, lo cierto es que para todo aquel que gusta de interactuar con piezas procedentes del más fino linaje de la electrónica, así como para todo amante de FSOL, Environments 4 no deja de ser un álbum cuasi-obligatorio para surfear con gusto los estrenos de este 2012.

Es importante destacar que al igual que From the Archives, Environments es una serie que toma vida a partir de selectos tracks inéditos que el dúo británico ha ido acumulando a lo largo de su prolífica carrera –por cierto, el año entrante cumplen un cuarto de siglo musicalizando sesiones psiconaúticas de miles de personas alrededor del mundo. Pero también vale la pena aclarar que indudablemente este material ha sido catalizado por los estados de conciencia que atraviesan en la actualidad sus autores, los cuales emanan una inspiradora gracia.

Rara vez promuevo la compra de música por Internet, sobretodo si recordamos que un mp3 contiene entre el 5 y el 10 por ciento de la información original que incluye una pieza de estudio. Sin embargo, en este caso no me queda más que invitarlos a que si tienen algo de presupuesto destinado a la compra de música durante este año no duden en adquirir este disco directamente en la tienda de FSOL (y así evitamos intermediarios).

Pero más allá del conducto que decidan para hacerse de este gran álbum, lo cierto es que su post-dark ambient –ese que llega después del desfile de las sombras, bañado en luminosa y etérea pulcritud–, será un memorable ingrediente de tus días, y tus noches, por venir. No olvidemos que a fin de cuentas el Future Sound Of London podría ser el encargado de musicalizar esa edénica celebración evolutiva, ese carnaval de ecos conscientes, al que estoy seguro que muchos de nosotros aspiramos a ser invitados.

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune     

Sakamoto y Alva Noto en la clausura del Festival Aural 2012

Por: Samuel Mesinas - 05/14/2012

Este año el Festival Aural que se celebra en la Ciudad de México clausurá sus actividades con la participación de dos artistas sobresalientes, Ryuchi Sakamoto y Alva Noto, filigranas sonoras que invaden el éter y acompañan el despertar de la imaginación.

La clausura de Aural, la sección musical experimental del 28 Festival de México, no podría ser más atinada y poética. En su segunda edición y después de nueve días de conciertos, talleres, conferencias y proyecciones, su director, Rogelio Sosa apuesta por presentar, por primera vez en esta capital, una exquisita colaboración entre oriente y occidente, representada excelsamente por Ryuchi Sakamoto (Japón, 1952) y Carstens Nicolai (Alemania, 1965), alías Alva Noto.

El teatro Metropolitan, este miércoles 16 de mayo a partir de las 9 de la noche, albergará -durante dos horas- a una de las fusiones más interesantes de la música análoga y digital, la cual ha producido más de cinco discos, sound tracks para películas y múltiples conciertos, de esos que se quedan en la memoria por largo tiempo.

Filigranas sonoras que invaden el éter y acompañan el despertar de la imaginación; eclecticismo virtuoso que funde las delgadas notas del piano con las duras tonalidades de los procesadores electrónicos para llevarnos a paisajes jamás vistos y pocas veces recreados; presencia-esencia de dos grandes de la música contemporánea: Sakamoto y Alva Noto.

Se trata de una máquina generadora de experiencias sonoras y visuales pocas veces escuchadas en los escenarios locales, tan acostumbrados a los artistas del mainstream, representados por las disqueras más comerciales o a músicos trasnochados que huelen a viejo y a un pasado ya bastante desgastado quienes, en las útimas semanas, tomaron los escenarios chilangos y generaron tumultos entre las masas. Pero este no es el caso. Para quienes prefieren melodías finamente elaboradas, capas microscópicas de un sonido texturizado y un dispositivo audivisual pocas veces visto, el duo que conforma el japonés y el alemán será un remanso de paz en medio de la metralla y devolverá con creces los pesos invertidos en el boleto.

Alva Noto es un viejo conocido de los principales festivales de electrónica en el orbe; Mutek y Sónar, entre ellos, han sido cautivados por el hipnotismo que surge de su lab top, además de ser el co-director de uno de los sellos germanos más experimentales de la escena: Raster Noton, con el cual ha visitado ya dos veces nuestra ciudad.

Colaborador de los más importantes creadores digitales del momento, Neubauten,Ryoji Ikeda, entre ellos, Alva Noto es uno de los imprescindibles investigadores musicales del globo, un explorador del ruido que bien puede llegar al estridentismo o llevarte por paisajes sonoros que devuelven calma y temple al sensorio humano.

De Ryuchi Sakamoto falta espacio para describir las enormes aportaciones que ha venido realizando a la música, no sólo por haber sido ganador del oscar por el sound track de El último emperador (1987,Bernardo Bertolucci); también trabajó con Almodóvar, en Tacones lejanos; Ojos de serpiente y Femme fatale con Brian De Palma, y Gohatto, de Oshima; compuso la música para la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Verano en Barcelona, en 1992; además fue una de las principales figuras del electropop japonés con Yellow Magic Orchestra, los llamados Krafwerk nipones; colaborador de David Bowie, compositor de música de videojuegos, contemporáneo de Brian Eno, etcétera, etcétera.

Al respecto señala en una entrevista que el diario argentino Página 12 publicó hace unos días por motivo del concierto que ofrecieron el pasado 14 de mayo en sudamérica.

“Separar la música del ruido es difícil”, dice. “Cuando se escucha un disco, se están escuchando las dos cosas juntas, pero el cerebro las divide en dos. Mi concepto, al hacer música, es que no haya fronteras entre una y otro”; dando pistas del porqué trabaja con Cartens Nicolai. Y agrega: “En los últimos cien años se ha producido algo nuevo y altamente inusual: que unas pocas asociaciones, empresas y personas dominen todo lo que sucede musicalmente en el planeta, tanto entre los compositores e intérpretes como en el público. Internet, por supuesto, está cambiando eso. De alguna manera, Internet ha vuelto a poner en escena viejas cuestiones sociales y tribales con respecto a la música, como hecho mucho más colectivo y menos individual. Entre los músicos pop hay muchos con mentes muy cerradas. La evolución, en todo caso, siempre va en zigzag”.

El magnetismo de este dúo atrae lo mismo a los académicos de la música instrumental que a geeks amantes del glitch, el noise y el arte electrónico, debido a su enorme capacidad multidisciplinaria, así que ofrecerán un concierto con imágenes generadas en tiempo real, como parte del nuevo trabajo discográfico “Summvs”, el cual están estrenando en la gira bautizada como “s tour”;  preparénse para una noche llena de exploraciones auditivas y de dos músicos inusuales y poco frecuentes a estas tierras.