*

X

Ilustraciones nauseabundamente profundas muestran nuestra desoladora realidad

Por: Samuel Zarazua - 08/26/2015

La huella de la enajenación global: persiguiendo el placer personal, adictos a todo tipos de nimios estímulos, en el materialismo rampante, hipnotizados por las máquinas de infotainment

En el mundo del capitalismo, la persecución del dinero, los lujos y el consumismo, es el camino que el sistema social tiene reservado para los aspirantes de esa maquinaria. Consumismo rapaz en el capitalismo salvaje, sociedad de entretenimiento y espectáculo, psicópatas millonarios sin escrúpulos, desinformación, sinsentido, shitty jobs, ciudades sobrepobladas y devastación ambiental son algunos de los temas representados en estas ilustraciones.

He aquí algunos de estos cócteles Molotov de la mente.

 bleaksd9fsdfsdffffffffffff

sfdsjkdfjsdjfsjdfkjlkljsdjfjsdjlfjksldfksdfs

bleak14sfsdfsdfsdfsdfsdf

bleak13sdfsdfsdfsdfsdf

bleak12sdfsdfsdfsdfsdfsd

bleak6kjhkjhkhkh

bleak8jnjkhkhlhkhkh

bleak11sdfsdfsdfsdfdsf

bleak2jhjkhkhkhh

 

bleak3jhkjhkhkjhkh

bleak5jjkhjkhkhkh

 

bleak1sdfdfdfsdfsdf

 

 

Perros tienen 93% de efectividad en la detección temprana de cáncer

Por: Samuel Zarazua - 08/26/2015

Una prueba con perros entrenados confirma que tienen un 93% de exactitud en la detección de tumores
[caption id="attachment_99419" align="aligncenter" width="630"]nosedog themedicalvet.com/my-what-a-big-nose-you-have/[/caption]

La intrigante especialidad canina para detectar tumores y cáncer de próstata que es resultado del superdesarrollado sentido del olfato canino, representado por más de 220 millones de receptores olfativos, ha sorprendido al ser humano en incontables ocasiones, haciendo de los perros una invaluable herramienta de trabajo.

Las historias memorables giraban en torno al rescate de personas perdidas o detección de drogas y explosivos; sin embargo, los perros tienen otra fascinante capacidad relacionada con su sublime sentido del olfato: detectan tumores.

Esta aptitud canina es un hecho, y su explicación radica en que las células cancerígenas secretan compuestos orgánicos volátiles capaces de ser percibidos por los perros a través de la orina o el aliento humanos.

Según The Guardian, esta aptitud canina ha sido reconocida por el National Health Services, por lo que los perros entrenados para este trabajo de índole médica serán utilizados en pruebas experimentales. 

El estudio piloto desarrollado en el Hospital Milton Keynes (Inglaterra) es muy alentador: los perros entrenados fueron capaces de detectar la presencia de cáncer de próstata a partir de muestras de orina en el 93% de los casos, porcentaje mucho más elevado que el obtenido mediante el método tradicional de detección del antígeno prostático (PSA), el cual arroja muchos falsos positivos. Un estudio publicado en la revista científica Gut (Sonoda et al., 2011) reportó que los perros detectaron la presencia de cáncer colorrectal con una exactitud del 91%.

La doctora Guest, fundadora del equipo canino Medical Detection Dogs (2008), vivió en carne propia la increíble historia: su perra Daisy la llevó a darse cuenta de que sufría de cáncer de mama mediante comportamientos y actitudes extrañas, como presionar con el hocico una zona de su pecho. Al autoexplorarse, la doctora Guest detectó un bulto que, posteriormente, resultó ser cáncer de mama.

"El ser humano olvida que los perros son sofisticados biodetectores: pueden detectar una gota de sangre diluida en un volumen igual a dos albercas olímpicas. Por ello, prometen ser mucho más confiables que cualquiera de las pruebas médicas existentes hoy en día", afirma Guest.

En lo relativo al cáncer, la detección temprana lo es todo, porque es una enfermedad curable. Desafortunadamente, el pronóstico suele ser fatal porque el mal se detecta en etapas muy avanzadas.

Medical Detection Dogs es ahora una realidad en Inglaterra: se enfoca en el entrenamiento de perros para la detección de cáncer de mama y próstata. Pero la ciencia no es estática, y la meta a largo plazo es desarrollar dispositivos nanotecnológicos que actúen a manera de una ‘nariz de detección’, y el papel de los perros es ayudar a caracterizar todos los olores esenciales de las células malignas.