*

X

Presentamos a Florence Colgate, la mujer más hermosa del mundo según la ciencia

Por: pijamasurf - 04/23/2012

La británica Florence Colgate cumple con los requisitos necesarios para ser considerada una mujer perfectamente hermosa.

flornce colgate, la mujer más hermosa del mundo según los parámetros científicos

La belleza es un concepto abstracto y evidentemente relativo. Su existencia está ligada a una percepción que a su vez está determinada, en buena medida, por preceptos culturales y asociaciones específicas. Sin embargo, como suele ocurrir con la mirada científica, también se han establecido parámetros que delinean la composición perfecta de la belleza en referencia al rostro humano. 

Is This the World's Most Beautiful Woman?

Y de acuerdo con las proporciones postuladas como idóneas por la ciencia, la británica Florence Colgate es la mujer más hermosa del planeta. La distancia entre sus orejas es exactamente el doble del trecho que separa a una de sus pupilas de la otra. Además, la distancia que hay de sus ojos a su boca equivale a una tercera parte de la que separa su barbilla de la línea donde comienza su cabello, arriba de la frente. Ambas proporciones coinciden con la belleza perfecta que los científicos obtuvieron tras correlacionar múltiples variables.

Florence ha sido nombrada "La mujer más bella del Reino Unido" tras ganar el concurso Lorraine Naked, el cual premia la belleza natural. Gracias a esto ha recibido varias ofertas para protagonizar campañas publicitarias, por lo que pronto su rostro inundará las calles de decenas de ciudades británicas. 

Carmen Lefevre, investigadora del Perception Lab de la University of St Andrews' School of Psychology, explica la 'perfección' de esta mujer:

"Florence tiene todas las señas de la belleza clásica. Tiene ojos grandes, pómulos salidos, labios rellenos y tez clara. La simetría parece ser un elemento muy importante para definir a alguien atractivo". 

[Gawker]

 

8 productos que la Generación Facebook jamás comprará

Por: pijamasurf - 04/23/2012

Cigarrillos, cerveza, televisores, periódicos y automóviles son algunos de los productos que, según las tendencias observadas, las nuevas generaciones se muestran poco interesadas en poseer.

A estas alturas parece innegable que Internet es una de las invenciones más revolucionarias en la historia de la humanidad, una cuyo alcance puede medirse en función de las prácticas cotidianas abandonadas, modificadas y generadas a partir de la interacción cotidiana con dicho medio.

En este sentido resulta claro por qué algunos estudiosos de los hábitos de consumo hablen de ciertos productos que las nuevas generaciones definitivamente no adquirirán, una selección que algo tiene de elocuente al respecto de cierta sensibilidad frente al mundo que se está transformando conforme los nuevos nacimientos se dan en un contexto repleto de dispositivos tecnológicos y conexiones a Internet.

Al menos en Estados Unidos, los jóvenes nacidos entre 1980 y 1999 se encuentra cada vez menos interesados en comprar ocho productos específicos, algunos más previsibles, otros francamente sorprendentes, todos ligados con las nuevas experiencias que se encuentran a disposición de esta “Generación Y” o “Generación Facebook”.

1. Correo electrónico

Aparentemente el correo electrónico correrá la misma suerte del postal y paulatinamente caerá en el plácido olvido de la obsolescencia. Esto porque, como alguna vez lo definió Mark Zuckerberg, “el correo electrónico es demasiado lento, demasiado formal”.

2. Cerveza

Uno de los ítems más incomprensibles de esta lista, la cerveza ha merecido el desdén de los más jóvenes, quienes desde el año 2000 se han inclinado mucho más por la variedad “light”.

3. Periódicos

No pocos agoreros han anunciado en repetidas ocasiones el fin del periodismo impreso, quizá una de las pocas cosas que parecen totalmente seguras de nuestro futuro inmediato. Grandes periódicos han anunciado ya el cese de su publicación en papel para dedicarse únicamente a sus sitios en línea. Y esto no solo por la desventaja que representa el tiempo real de Internet en comparación con la imprenta, sino también por una razón mucho más práctica: la gente simplemente ha perdido el hábito de comprar el periódico.

4. Automóviles

El automóvil quizá sea la pérdida más positiva de estas nuevas generaciones. De acuerdo a cálculos de la industria automotriz, cada vez menos personas jóvenes se muestran ansiosas por obtener su permiso para conducir e incluso un 46% de los conductores acreditados de entre 18 y 24 años dijeron preferir el acceso a Internet sobre la posesión de un automóvil.

5. Línea telefónica fija

La telefonía parece que compartirá la suerte de los periódicos impresos: alguna vez indispensable, terminará por dejar su lugar a otras formas bastante similares de comunicación pero adaptadas a los vertiginosos ritmos contemporáneos. Actualmente en Estados Unidos más de la mitad de la población de entre 25 y 29 años vive únicamente con teléfonos portátiles a su disposición.

6. Cigarrillos

A final de cuentas pareciera que las muchas campañas en contra del tabaquismo fructifican en la Generación Facebook. Entre 2005 y 2010, la población fumadora estadounidense de entre 18 y 24 años se redujo en un 17.6%, el mayor descenso jamás visto en este rubro.

7. Computadoras de escritorio

Si la movilidad es un signo de esta generación, entonces es comprensible que sus miembros prefieran las computadoras que puedan llevar consigo a aquellas que los fijen a un lugar.

8. Televisión

La televisión, el objeto icónico de épocas pasadas, ha sido también desplazado y sustituido por el vasto contenido de la Red: si un tiempo verla fue una de las actividades principales en un día normal del estadounidense promedio, ahora algo de este tiempo ha pasado a ocuparse a la navegación en Internet.

Con todo, una de las preguntas que pueden formularse al respecto de estos datos es si dichos productos que dejarán de consumirse representan verdaderos cambios en el comportamiento humano de todos los días o simplemente se trata de un cambio en la manera en que se realiza algo que de todos modos continuará haciéndose casi en los mismos términos: si, por ejemplo, se dejará de ver televisión para sustiuirlo por un medio infinitamente más abierto como lo es Internet o si estando conectados se buscarán los mismos contenidos que se buscan en el zapping del control remoto.

[Yahoo]