*

X

El Infinity Room de Yayoi Kusama: luciérnagas flotando en una Matrix espejo

Por: pijamasurf - 02/18/2012

La nueva instalación de la artista japonesa Yayoi Kusama ofrece una experiencia inmersiva de luz y colores que coquetean con el infinito

La obsesión de la artista japonesa Yayoi Kusama por la luz y el infinito es encarnada por los espejos, posibilidades que se miran: la conciencia que reflexiona sobre si misma y  en ese acto se aniquila (el Resplandor). Desde Luciérnagas en el Agua, Obliteration Room y ahora Infinity Mirror Room --The Briliance of Life, Kusama ha creado espacios azogados en los que provee una experiencia psicodélica transpersonal.

Infinity Mirror Room se estará exhibiendo en el museo Tate de Londres hasta el 5 de junio, asegurando una experiencia artística inmersiva como pocas veces se han logrado. 

Ver video adentro del Infinity Mirror Room

Mujeres, no están solas: los hombres también fingen orgasmos

Por: pijamasurf - 02/18/2012

A pesar de que es poco sabido, lo cierto es que los hombres también fingen orgasmos y, curiosamente, lo hacen por razones similares a las mujeres.

rostro hombre durante orgasmo masculino

Mucho hemos escuchado respecto a que las mujeres eligen fingir en diversas ocasiones un orgasmo o aderezar, con incitantes gemidos, el encuentro copulatorio. Encuestas realizadas durante las último cuatro décadas, señalan que entre 50 y 65% de las mujeres admite haber fingido un momento orgásmico, por lo menos durante una ocasión en la vida.  Sin embargo, pocas veces se habla de las artes teatrales a las que también recurren los hombres durante estos momentos.  

Hace un par de años, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Kansas, comprobó que, si bien el fingir un orgasmo era más recurrente entre ellas, con un 67%, mientras que más de una cuarta parte, 28%, de los hombres también había recurrido a esta íntima puesta en escena. En ambos casos, aquellos que fingían, reportaban un mayor curriculum sexual, y eran más aventurados a la hora de explorar variantes.  Curiosamente, ambos géneros comparten razones para incurrir en esta práctica:

El orgasmo estaba tardándose mucho en llegar o tal vez jamás llegaría: Mujeres (71%) - Hombres (84%)

Querían que la sesión terminara: Mujeres (61%) - Hombres (82%)

No querían lastimar los sentimientos de su pareja en cuestión: Mujeres (69%) - Hombres (47%)

Se sentían cansados, aburridos, o tenían sueño: Mujeres (56%) - Hombres (72%)