*

X

El rostro de la guerra: fotografías de soldados antes, durante y después de Afganistán

Por: pijamasurf - 01/13/2012

La serie ‘We Are The Not Dead’: Soldiers on Afghan Mission, del fotógrafo escocés Lalage Snow, retrata, literalmente, los devastadores efectos de una guerra sobre la psique de los combatientes.

 serie de fotografias de soldados antes durante y despues de la guerra en afganistan

Mucho se ha hablado sobre la guerra, sobre su esencia ligada a una intención --tal vez primitiva-- de dominar, sobre los desmoralizantes efectos que imprime en una sociedad y el monumental costo financiero, ético, psicológico y vivencial que implica. Hoy imaginamos, con relativa fidelidad y gracias a ciertos reportajes, filmes, y crónicas, que el participar en una guerra puede ser, comprensiblemente, un evento devastador para la naturaleza humana. Pero lo cierto es que pocos documentos retratan de manera tan contundente las implicaciones que una experiencia bélica puede tener en la psique de una persona, como la serie ‘We Are The Not Dead’: Soldiers on Afghan Mission, del fotógrafo escocés Lalage Snow. 

A lo largo de ocho meses, Snow retrató a soldados británicos del 1er Batallón pertenecientes al Regimiento Real de Escocia, enfatizando en tres momentos claves: antes de que partieran a la guerra, durante su estancia ahí, y una vez que regresaron a sus hogares. Cada secuencia fotográfica se acompaña de los pensamientos y sentimientos emitidos por los soldados participantes. 

Llama la atención un determinado patrón que envuelve a las secuencias y que pudiese ser descrito de la siguiente manera:

El antes: observamos a jóvenes escoceses, algunos con un cierto halo de ingenuidad, de frescura, y aunque en la mayoría se puede percibir una cierta decisión ante su provenir, también denotan expectación y, particularmente, temor... 

El durante: observamos a estos mismos soldados pero ahora parecen inmersos en una especie de trance, de hipnosis dinámica que endurece notablemente sus rostros. En sus miradas se puede percibir una cierta fiereza, una sobre estimulación alieneante que tal vez enmascara un presente aterrador.    

El después: si tuviésemos que sintetizar en una sola palabra los "después" de estos soldados, esta sería perturbación. Prácticamente todos comparten una cierta malicia que resulta inquietante, y que se combina con un destello de desolación... 

ht soldier portraits macgregor jp 111222 wblog We Are The Not Dead: Soldiers on Afghan Mission

Private Chris MacGregor, 24.

 

ht soldier portraits patty jp 111222 wblog We Are The Not Dead: Soldiers on Afghan Mission

Private Sean Patterson, 19.

 

ht soldier portraits swan jp 111222 wblog We Are The Not Dead: Soldiers on Afghan Mission

Private Michael Swan, 20.

 

ht soldier portraits tennant jp 111222 wblog We Are The Not Dead: Soldiers on Afghan Mission

Lance Corporal Sean Tennant, 29.

 

ht soldier portraits frasier jp 111222 wblog We Are The Not Dead: Soldiers on Afghan Mission

Private Fraiser Pairman, 21.

ht soldier portraits dove jp 111222 wblog We Are The Not Dead: Soldiers on Afghan Mission

Lance Corporal David McLean, 27.

 

Consulta los respectivos pensamientos que acompañaron a cada uno de los retratados en The Telegraph

NASA hipnotizó a astronauta para evitar que dijera groserías en la Luna

Por: pijamasurf - 01/13/2012

Para resguardar el pudor de las familias estadounidenses que presenciaban las transmisiones en directo de las misiones Apolo, la NASA se tomó una serie de molestias para así asegurase de que los astronautas no dijeran malas palabras al aire, en la Luna.

La exploración espacial en la década de los sesenta y al principio de los setenta fue parte del entretenimiento casero de los estadounisenses. Las transmisiones de radio y televisión de las hazañas del hombre conquistando al espacio eran pare del adoctrinamiento de los ciudadanos y de su imaginaria: necesariamente debían incluir a toda la familia. Los astronautas eran los modelos de los valores "americanos" --la NASA reclutaba hombres con un pasado intachable, generalmente casados y creyentes.

Las transmisiones de los eventos cúspides de exploración espacial eran en vivo (aunque el conspiracionista recalcitrante podrá objetar que en realidad eran grabadas en un estudio de cine); esto presentaba un problema ya que muchos de los astronautas, como seres comunes y corrientes, solían decir improperios al realizar su trabajo y esto, en la TV de hace cincuenta años, era inaceptable. 

Un caso famoso fue el del Comandante Tom Stafford que, después de reconocer el cráter Censorinus A, se vio distraído por unas "sombras dramáticas" alrededor del cráter. "Tenemos a Censorinus A aquí", dijo en una transmisiín en vivo "más grande que la mierda". 

Según los reportes, Jack Schmitt, colega astronauta, corrigió con perspicacia, diciendo que Strafford había querido decir "Hay está Censorinus... más grande que Schmitt".

Este caso menor sentó un antecedente. El astronauta Pete Conrad tenía la costumbre de proferir improperios al pormayor. NASA llevó a Pete Conrad  con un psiquiatra que  le implantó la idea, bajo hipnosis, de que su mente tarareara cuando sintiera la necesidad de decir una grosería. Las transmisiones de Pete Conrad están puntuadas algo así como "dum de dum de dum dum dum".

Esta anécdota meramente curiosa hará a algunos especular si la NASA recurrió en otras ocasiones a técnicas de programación mental para controlar a sus astronautas y bajo qué intenciones.

La información aquí presentada se basa en los libros: 

Charles Murray and Catherine Bly Cox. Apollo. 2004.

Tom Stafford and Michael Cassutt. We Have Capture. 2004.

[io9]