*

X

Conducir bajo el efecto de la marihuana es menos riesgoso que hacerlo ebrio

Por: pijamasurf - 12/02/2011

Diversas investigaciones demuestran que manejar bajo el influjo de la marihuana es mucho menos peligroso que hacerlo luego de haber consumido alcohol.

En un estudio publicado hace unas semanas se sugiere que legalizar el consumo de marihuana podría reducir el número de muertes asociadas con los accidentes automovilísticos. Daniel Rees y Mark Anderson, de las universidades de Colorado Denver y la Estatal de Montana, respectivamente, concluyen, primero, que si el consumo de marihuana se despenaliza, esto lleva a una reducción en el consumo de alcohol y, en segundo lugar, que las personas que se encuentran bajo los efectos de la marihuana son más cautelosos al momento de manejar que los conductores ebrios.

Esta investigación se relaciona con otras anteriores como la de Richard Sewell, psiquiatra de Yale, quien en un artículo del 2009 encontró, a partir de datos reales, que los conductores intoxicados con alcohol tienen 10 veces más probabilidades de provocar un accidente fatal que los que habían fumado marihuana.

Según estos y otros estudios el THC tiene efectos menores al manejar. Y si bien todavía no se conocen con certeza las causas de esto, al parecer están involucradas tanto razones químicas como sociales. Al parecer el hecho de que el alcohol sea una sustancia mucho más aceptada socialmente tiende a diluir la severidad con que las personas consideran su efecto. En este caso la satanización de la marihuana podría tener un efecto positivo, pues mientras que algunos conductores pueden asegurar encontrarse en buenas condiciones para manejar a pesar de estar evidentemente ebrios, los fumadores de marihuana tienden a considerar un tanto más objetivamente su estado de alerta mental.

En cuanto a comportamientos precisos, un experimento en un simulador de manejo demostró que los conductores ebrios manejan mucho más rápido, con una distancia mínima entre los autos e imprudentemente a la hora de rebasar que alguien bajo los efectos de la ganga, que en todos esos aspectos muestra la conducta exactamente opuesta: mayor lentitud, un mayor espacio entre auto y auto y mayor precaución al pasar a otro. Todo esto, al menos, cuando se consume hasta un tercio de un porro de tamaño promedio. Más allá de esta cantidad (incluso con la mitad de un cigarro) los resultados pueden ser tan funestos como con cualquier otra sustancia de este u otro tipo.

Quizá lo único en lo que todas las investigaciones al respecto coinciden es que la combinación de ambas —alcohol y marihuana— es una de las peores para manejar, pues reúne los efectos más perjudiciales tanto de una como otra: los conductores que han bebido y fumado un buen porro zigzaguean, rebasan sin precaución, manejan a altas velocidades, toman riesgos innecesarios y no tienen conciencia de su incapacidad.

En cualquier caso, sin embargo, podríamos parafrasear esa consigna popular que dice “No todos los hombres que van a la guerra mueren, pero es mejor no ir a la guerra” y decir, por nuestra parte, que es mejor disfrutar de las ensoñaciones que proveen la marihuana o el alcohol sin tentar la posibilidad de lastimar a otras personas.

[Slate]

Te podría interesar:

Mujeres ¿Sabían que pueden experimentar un orgasmo durante el parto?

Por: pijamasurf - 12/02/2011

A pesar de que el parto es una experiencia culturalmente asociada con el dolor, lo cierto es que puede ser un episodio absolutamente orgásmico para la mujer.

mujer experimenta orgasmo durante parto

Culturalmente, al menos en Occidente, el partio es una experiencia generalmente asociada con el dolor. Cuántas veces no hemos visto, en decenas de películas hollywoodenses, a sus respectivas protagonistas blasfemar o lanzar agónicos alaridos mientras simulan dar a luz. Sin embargo, este desgarrador dolor no es un requisito dentro de un parto. De hecho, no solo existen miles de mujeres que no experimentan esta especie de castigo divino para ser merecedoras de la gran bendición de tener un bebé, sino que, incluso, muchas asocian esta experiencia con un episodio completamente extasiante, ligado directamente a las sensaciones que atraviesan al momento de un orgasmo. 

El parto orgásmico es un concepto difundido en un documental del mismo nombre, que promueve un cambio de perspectiva de la mujer occidental ante uno de los momentos más importantes de su vida: el dar a luz. De acuerdo con este documental, en una encuesta realizada con mujeres que ya son madres, el 21% de ellas reportó haber experimentado un orgasmo, o algo parecido a ello, durante el parto. De acuerdop con la Dra Christianne Northrup, autora del libro "Women's body, Women's Wisdom", este fenómeno puede explicarse con bastante sencillez: 

"Cuando el bebé va descendiendo a través del conducto natal, recordemos que va atravesando las mismas regiones que cuando el pene va hacia adentro de la vagina para producir un orgasmo. Y el parto en si mismo está asociado con enormes movimientos hormonales, libera mucho más prolactina, mucho más oxitocina, y mucho más betaendorfinas, y estas son las moléculas del éxtasis".

Y es que si nos ponemos a reflexionar, objetivamente y más allá de nuestras impresiones inmersas en postulados de moralidad y tabú, resulta absurdo que ese momento en donde se consuma uno de los actos más mágicos a los que accede el ser humano, el parto/nacimiento, sea necesariamente un episodio asociado con el dolor. Ahora lo interesante sería dar seguimiento a aquellos bebés que llegaron al mundo durante partos orgásmicos y tratar de entender el impacto de esto sobre sus vidas. Asumimos que deben ser personas que sonríen más, una cualidad que, por cierto, le hace buena falta a nuestro sociedad en estos días.