*

X

El fumador de marihuana más longevo: hombre lleva fumando desde 1936

Por: pijamasurf - 09/26/2011

Gus Ridley, protagonista de "A Stoner's Life", empezó a fumar marihuana en 1936 y no ha parado desde entonces.

Algunas personas tienen abuelos de 98 años, incluso algunos abuelos fuman marihuana, pero difícilmente tienen un abuelo de 98 años que lleva fumando 75 años consecutivos ganja y está completamente orgulloso de su cannábica hazaña.

Gus Ridley, protagonista del documental corto A Stoner's Life, de Bret Froomer, dice, con voz áspera, que recuerda al mítico stoner William Burroughs cuando este comenzó a fumar hierba en 1936. Entre pósters de brujas de neón, una estatua de Krishna y un abigarrado tapiz psicodélico, Gus presume su capacidad de consumir marihuana y de conducir bajo la influencia. Su esposa Grace, sin embargo, dice que Ridely es un pésimo conductor y que tiene un inmenso ego. La mujer también señala que su esposo "solo deja de fumar en la regadera", aunque sí lo hace en la tina. Pese a sus críticas, Grace también consiente ocasionalmente los placeres del cannabis.

Aunque es posible que exista un fumador de marihuana más longevo que Ridley, por el momento, públicamente, este veterano se lleva el título que para algunos sería todo un honor.

 

Facebook monitorea las páginas que navegas incluso cuando te desconectas

Por: pijamasurf - 09/26/2011

Técnico australiano descubre que Facebook rastrea a sus usuarios por la Red aun cuando ya se han desconectado del sitio, abasteciéndose de una enorme cantidad de útil información de una forma poco ética.

¿Tal vez has sentido que alguien te sigue, pero no cuando atraviesas las calles, sino cuando surfeas la red?

Insaciablemente recolectando información (famélico de "galletas" de datos) que pueda vender a compañías de marketing y pueda utilizar para hacer más efectivos sus anuncios,  Facebook vigila tus movimientos en el ciberespacio incluso cuando ya te has desconectado de su red social.

El técnico en informática australiano Nik Cubrilovic realizó pruebas que muestran que cuando te desconectas de Facebook, en vez de borrar las "cookies" que realizan un rastreo de los usuarios, el sitio solamente las modifica, manteniendo información de la cuenta y otras señas únicas que pueden ser usadas para identificarte mientras navegas en la red.

 Como si fuera una estrategia sofisticada de espionaje a través de informantes, cada vez que entras a una página que tiene un botón o widget de Facebook tu navegador envía de regreso detalles de tus movimientos a Facebook, alimentando a esta red social de 800 millones de personas de valiosísimos datos de comportamiento en la red —una especie de gigantesco focus group furtivo.

"La única solución es borrar todas las cookies de Facebook en tu navegador o usar un navegador separado para tus interacciones con Facebook", advierte Cubrilovic.

Dave Winer observó que en los nuevos perfiles de Facebook, basada en timelines que se estrenarán en las siguientes semanas, los desarrolladores externos podrán postear información en tu feed sin tu intervención, de tal manera que si interactúas con una página fuera de Facebook, sin necesariamente hacer click  en un botón, se publicará información sobre lo que haces en esta páginas, algo que ha sido llamado "compartir sin fricción".

Tanto Google como Facebook recaban información de tu historial de navegación mientras estás conectado a alguno de sus servicios, pero supuestamente dejan de hacerlo cuando te desconectas. Más allá de imaginar una conspiración informática (aunque a algunos se les harán interesantes los vínculos de Facebook con la CIA a través de In-Q-Tel), lo indudable es que el usuario está cediendo un tremendo poder a Facebook al regalarle esta información, la cual ciertamente será usada para consolidar su imperio y, posiblemente, monopolizar las redes sociales. El problema de esto es que fomenta la uniformatización y va en detrimento de la pluralidad y la diversidad. Todos quieren estar en Facebook y dejarlo es cada vez es más difícil, sin embargo, estar ahí es aceptar voluntariamente estar dentro de una especie de panóptico, similar a las cárceles donde los internos no pueden observar a los vigilantes pero estos pueden observar a los internos desde todos los puntos.

[SMH]