*

X

Increíble fotografía de un tornado fundiéndose con un arcoíris (FOTO)

Por: pijamasurf - 08/15/2011

Dos de los fenómenos más impactantes de la naturaleza, y de algún modo opuestos, se unen en una fotografía: un tornado y un arcoíris.

Esta inusual escena fue captada por el cazador de tormentas Eric Nguyen en Kansas. Lo espectacular de la fotografía es que la luz que ilumina al tornado es una combinación entre la que emite el Sol, por un pequeño hueco entre las nubes, proveniente de la izquierda, y por la propia luz del arcoíris con el cual el tornado parece estar fundido, en una especie de histórico coito.

La NASA describe así, desde una perspectiva técnica, el escenario: "Una nube blanca de tornado desciende desde una oscura nube de tormenta. El Sol se muestra desde un claro huevo en el cielo, a la izquierda, iluminando algunas casas en primer plano. Coincidentemente el tornado aparece al extremo de la derecha sobre el arcoíris".

[NASA]

Inteligencia británica planeó convertir a Hitler en 'mujer'

Por: pijamasurf - 08/15/2011

Espías británicos razonaron que introducir hormonas sexuales femeninas al alimento de Hitler era algo plausible y que mermaría su liderazgo.

Algo más pavoroso que la imagen enérgica de Hitler en el podium programando a las masas: el führer seduciendo a las masas con senos prominentes y una sensibilidad femenina.

Dentro de la serie de rarezas bélicas que se produjeron durante el conflicto armado entre los aliados y el eje liderado por el nazismo,  se encuentra el plan elucubrado por espías británicos de dar hormonas femeninas a Hitler para aplacar su agresividad y trastornar su psique.

Según el libro Secret Weapons: Technology, Science And The Race To Win World War II, escrito por el profesor de la Universidad de Cardiff, Brian Ford, agentes querían dosificar la comida de Hitler con estrógeno para convertirlo en un dócil minino, emulando a su heraman Paula. Estos espías habían logrado inmiscuirse lo suficiente para tener acceso a la comida de Hitler, por lo cual el plan no hubiera sido del todo irrealizable. El estrógeno era la primera opción ya que es insípido y tiene un efecto sutil, por lo cual habría pasado indetectado por los probadores de alimento de Hitler. Aparentemente los aliados no contaban con un veneno igualmente furtivo. 

Otro de los extraños proyectos de guerra fue el empleado por los Nazis al enseñar supuestamente a los perros a hablar, leer y escribir para convertirlos en agentes. 

[Telegraph]