*

X

¿Universidades públicas o privadas? Noam Chomsky y las aristas del conflicto educativo

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/11/2011

Hace pocos días Noam Chomsky, el renombrado lingüista del MIT, examinó durante una plática en la Universidad de Toronto el dilema entre el financiamiento público o privado para las universidades y los muchos intereses que intervienen en este conflicto.

Las recientes protestas estudiantiles en Chile (y antes las de Inglaterra e Italia) nos obligan a preguntarnos por la función que el Estado está obligado a cumplir en esa área tan importante para el bienestar común que es la educación. En los últimos años y como resultado de la adopción de políticas que privilegian a las élites acaudaladas, gobiernos en distintas partes del mundo han intentado “aliviar” al sector público de la supuesta carga que representan las universidades, nivel de la formación académica que aparentemente consideran oneroso y superfluo y, sobre todo, de inconveniente subvención pública. Para estos nuevos gobernantes quien quiera su título universitario debe pagarlo íntegramente de su propio bolsillo.

Sin embargo, sabemos bien que la educación universitaria se ha convertido en un lucrativo coto prácticamente inaccesible para las clases medias —a menos que pidan ayuda al chacal y se sirvan de créditos bancarios. Contradictoriamente, todos esos jóvenes que buscan continuar su formación han cumplido ya con todos los niveles anteriores, no son unos advenedizos y muchas veces son también resultado del esfuerzo familiar o incluso generacional que en ellos parece tener un primer triunfo. ¿Qué hacer cuando la universidad les cierra las puertas o las abre solo a cambio de que hipotequen los siguientes 20 o 30 años de su vida?

Hace pocos días el afamado lingüista y activista intelectual Noam Chomsky, académico del MIT, ofreció una plática en la Universidad de Toronto en Scarborough donde examinó este problema.

Entre otras cosas Chomsky destacó el hecho de que la privatización de la universidad pública «significa la privatización para los ricos [y] un nivel más bajo de formación más bien técnica para el resto». En Estados Unidos la tendencia es que las universidades públicas reciban cada vez más ingresos por la matrícula estudiantil y menos por la contribución del Estado, con lo cual, eventualmente, solo los “community colleges” —«el nivel más bajo del sistema»— recibirán dinero público para su manutención. Y quizá al final ni siquiera estos.

Sin embargo, como bien hace notar Chomsky, este no es un asunto económico, sino político y de control social. Chomsky suscribió el análisis en el que Doug Henwood, especialista en economía, asegura que para volver completamente gratuita la educación superior en Estados Unidos bastaría con destinar a las universidades menos del 2% del Producto Interno Bruto del país —lo equivalente a casi un tercio de los ingresos que perciben los 10,000 hogares más ricos en EEUU, tres meses de gastos del Pentágono o poco menos de cuatro meses de costos administrativos del sistema de salud privado.

¿Entonces? ¿Por qué no se implementa la gratuidad en las universidades? ¿Por qué con esos niveles de riqueza y gasto público en otros rubros contra el bajo monto que requeriría la educación gratuita esta se deja de lado e incluso se le intenta desaparecer?

Si tomamos en cuenta que gastos como el militar o el de la salud enriquecen a unos cuantos de por sí enriquecidos y la educación es un asunto de mayorías, las anteriores interrogantes se aclaran un poco: «En una democracia en que las elecciones son esencialmente compradas por las concentraciones de capital privado, no importa lo que el público quiere. De hecho, el público ha estado a favor de que aquello durante mucho tiempo, pero todos ellos son irrelevantes en una democracia correctamente administrada».

La investigación efectuada en las universidades, nos dice Chomsky, corre una suerte parecida. Si se deja de desarrollar tecnología en las universidades, se tiende a la división de la sociedad en dos estratos clara e implacablemente diferenciados, caracterizados por la «concentración muy limitada de la riqueza y el estancamiento para casi todo el resto».

Paradójicamente, esta intención de rescindir al Estado de sus obligaciones para con la educación solo mina la capacidad de Estados Unidos como potencia ahora que la llamada “economía de alta tecnología” se basa, sobre todo, en mano de obra calificada e innovación creativa. Pero, a decir de Chomsky, pareciera que en los últimos años «hemos entrado en una nueva etapa del capitalismo de Estado en la que el futuro no importa tanto. Las ganancias provienen cada vez más de manipulaciones financieras. Las políticas corporativas están orientadas hacia el beneficio a corto plazo, reduciendo la preocupación por la fidelidad a una empresa para un período largo».

Si estos planes se cumplen en su totalidad y el Estado deja de financiar la educación superior, sin duda las universidades corren un grave peligro, al menos el modelo tradicional de las universidades como «instituciones parasitarias que no producen bienes con fines de lucro». Y si bien el financiamiento estatal parece, de inicio, abrir una fisura por la cual el poder del gobierno dirija y coarte la libertad de cátedra o investigación, lo cierto es que al menos en las década de 1960 y 1970, cuando el Pentágono invertía cantidades considerables de dinero en las universidades, pesquisas posteriores revelaron que su intromisión era prácticamente nula.

En años recientes, sin embargo, la inversión militar en las universidades estadounidenses poco a poco ha sido desplazada por la de instituciones de salud ligadas todavía al Estado. Según Chomsky, esto no es sino un efecto de la economía contemporánea. Antes, en los 50s y los 60s, «el Pentágono fue una vía natural para robar el dinero de los contribuyentes, haciéndoles creer que así los protegían de los rusos o de cualquiera, y dirigirlo en cambio a las ganancias de las corporaciones». Ahora la economía «se basa cada vez más en la biología. Por lo tanto, la financiación está cambiando»: ingeniería genética, biotecnología, farmacéutica. Sin tener un análisis serio que lo respalde, este cambio en los patrones de financiamiento parece confirmar lo que Chomsky asegura sobre la nueva característica del capitalismo que impera últimamente, la que mira poco o nada por el futuro y se preocupa solo por la ganancia inmediata: a diferencia de la perspectiva del Pentágonos hace cincuenta años, las actuales inversiones provenientes del sector salud para la investigación biológica privilegian «la investigación aplicada y menos la exploración de lo que podría llegar a ser interesante e importante en el futuro». Recordemos que, en cierta forma, el dinero del Pentágono puesto en las universidades estadounidenses hizo posible las computadoras, Internet y la llamada “revolución tecnológica”, un poco sin que nada de eso fuera su propósito central.

Sin duda el dilema entre el financiamiento público y el privado genera a su vez otras contrariedades y dudosos beneficios. Mayor reserva en las investigaciones y sus resultados, amenazas a la independencia y libertad de la actividad académica y la integridad de la institución financiada, la paulatina conversión de la universidad en una corporación supeditada a los criterios de la eficacia que no necesariamente son válidos al interior de la vida universitaria —a propósito de esto último Chomsky imagina el siguiente escenario: supongamos que quitamos a los profesores de tiempo completo y ponemos en su lugar estudiantes de posgrado: una buena medida para el presupuesto de la universidad, pero con costos significativos difícilmente mesurables en términos, sobre todo, de calidad educativa, mismos que terminan absorbiendo los estudiantes y al final la sociedad entera.

En efecto: ¿cómo medir el impacto y las consecuencias humanas y sociales de que las escuelas dejen de ser tales para convertirse en instalaciones productoras de mercancías para el mercado laboral? «Generar pensamiento creativo e independiente y creencias críticas y desafiantes, explorar nuevos horizontes y olvidar la restricciones externas. Todo eso es un ideal que sin duda se ha revelado deficiente en la práctica, pero en la medida en que se desarrolló dio cuenta del nivel de civilización alcanzado».

Chomsky, como vemos, está lejos de solucionar el problema. Su análisis deja más preguntas que respuestas —y quizá esto sea buena señal. Nadie, a solas, podría ser árbitro en esta arena de la educación en la que intervienen tantos oponentes y alguno que otro aliado. En nuestro tiempo el dilema entre el financiamiento público o privado para las universidades se complica todavía más si consideramos, como lo hace Chomsky, que «se trata de dos fuentes que no son fáciles de distinguir debido al control que intereses privados tienen sobre el Estado».

[Alternet]

La ideología 'salvaje' del grupo terrorista anti nanotecnología que atacó a científicos mexicanos

Política

Por: pijamasurf - 08/11/2011

El extraño caso del grupo Individualidades Tendiendo a lo Salvaje, su cruzada contra la tecnología, la red de blogs anarquistas a la que pertenece y la manipulación mediática.

 

La reciente explosión de una bomba el Tec de Monterrey campus Estado de México que hirió a dos profesores ha sido adjudicada a un grupo terrorista tecnofóbico que se hace llamar «Indiviudalidades Tendiendo a lo Salvaje». Este grupo se desprende de una red de anarquistas con presencia en Chile, España, Francia e Italia (y algunos otros países en menor medida), pero se distingue de este anarquismo latino que se despliega en la blogósfera por su fijación en contra de la tecnología.

El paquete bomba que estalló en el Tec de Monterrey iba dirigido al científico Armando Herrera, experto en robótica, pero estalló en la oficina de Alejandro Aceves, experto en "la creación de humanoides", según el diario Excélsior (¿esto significa que crea zombies, robots inteligentes, dummies, clones, golems?).

Los medios mexicanos han dado a conocer información revelada por la Procuraduría de Justicia del Estado de México de que este grupo ya ha realizado ataques en otros países (y uno anterior en México). Sin embargo, es posible que estén agrupando a Indiviudalidades Tendiendo a lo Salvaje con una red más amplia de anarquistas que no necesariamente suscribela ideología que motivó estos últimos ataques y la inspiración en la obra terrorista de Ted Kaczynski, "el Unabomber", quien también "inspiró" al asesino de Noruega, Anders Behring Breivik. El Unabomber, que participó en experimentos de control mental de la CIA en los sesentas, efectuó sus actos terroristas bajo una motivación neoludita de acabar con la desigualdad que genera la tecnología y la destrucción planetaria que supone.

"La Naturaleza es el bien, la Civilización es el mal", es el lema de Individualidades Tendiendo a lo Salvaje, según se manifiesta en el blog anaqruista Liberación Total. Este sitio ofrece contenido de distintas células criptoterroristas, la mayoría de ellas chilenas, y vincula a una serie de sitios de anarquistas que se manifiestan en contra del sistema capitalista y en general contra el dominio de los gobiernos. Sin embargo, en estos blogs no se hace mención frontal de que el enemigo sea la tecnología ni se demuestra admiración por el Unabomber.

Esta red de anarquistas está unida por la muerte del "compa" Mauricio Morales, un anarquista chileno que murió cuando estalló una bombra que tenía pensado explotar en el edificio de la Gendarmería. "Mauri" o "El Punky" se ha convertido en un mártir de esta causa que se desprende sorpresivamenete en decenas de blogs que han creado una red de noticias alternativas antisistema, con diferentes células, unidos por la anarquía: no reformar el sistema capitalista ni humanizarlo, destruirlo.

Las células de esta red anarquista parecen ser heterogéneas, en un post en el blog Liberación Total se dice:

"Ya había ocurrido tras los bombazos de Sepetiembre de 2009 que la prensa culpaba a este sitio (en ese entonces liberaciontotal.entodaspartes.net) de ser responsables de los artefactos explosivos instalados en Max Mara y sucursales bancarias de México. Ahora ocurre nuevamente pero responsabilizándonos del paquete-bomba enviado a un profesor de universidad. Incluso El Universal.com.mx ha realizado varias notas y hasta un video (ver aquí) donde inventan que este sitio es algo así como la “base” de más grupos alrededor del mundo y lo más increible aun es que estos grupos pertenecerían al “Frente de Liberación Total”*.
No nos alargaremos más para referirnos a estos sirvientes del Poder solo queremos evidenciar su estupidez".

Por otra parte, en otra entrada, esta sí escrita por Individualidades Tendiendo a lo Salvaje, se desarrolla la ideología tecnofóbica que motivó los ataques. Esto sugiere que no existe una unidad entre los grupos anarquistas —o que hay una operación de desinformación a su interior— y que la prensa mexicana tal vez esté confundiendo a Individualidades Tendiendo a lo Salvaje con otros grupos con marcadas diferencias.

Habría que estudiar a fondo esta red de blogs y sus acciones para ver hasta qué punto se trata de una genuina amenaza al sistema establecido —una sólida continuación del antiguo movimiento anarquista organizado ahora trasnacionalmente a través del Internet— o quizás sea parte de la misma matriz de desinformación e infiltración de las agencias de inteligencia mundial, mismas que siempre encuentran adecuado tener un grupo de terroristas a los cuales recurrir coyunturalmente y que han hecho de Internet un laboratorio.

La célula de Individualidades Tendiendo a lo Salvaje manifiesta en su blog una postura radical en contra de la tecnología y la enajenación que produce —acaso podrían reemplazar a Anonymous ahora que han dicho que no son parte del ataque contra Facebook, pero, siendo tecnofóbicos, difícilmente tendrán los conocimientos para atacar a Facebook:

"Diariamente nos damos cuenta de que el ser humano se está alejando más peligrosamente de sus instintos naturales, que se está sumergiendo en una falsa realidad construida por las redes sociales y la obsesiva idea de la actualización en línea en de espacios virtuales.

"Vivimos en la era digital, el sistema siempre está en constante dinamismo y no se ha quedado en que todo el mundo se enajene por la televisión o los vicios que contrae la vida civilizada, sino que además, ha compuesto una red computacional gigantesca para la súperproducción diaria de más autómatas que le sirvan ciegamente para mantener el orden predominante.

"Uno de los tres líderes de Facebook es Peter Thiel, un empresario estadounidense quien se ha propuesto la eliminación total del mundo real o natural y la imposición del mundo digital, así como se oye lo ha dicho.

"Analizando esto, podemos ver que Facebook no es una simple red comunicacional inofensiva, sino que es un experimento social de control mental que el Sistema Tecnológico Industrialestá usando con gran efectividad para excluir a la Naturaleza del contacto humano, es decir, desarrolla en gran medida la alienación total de lxs individuos a la Tecnología".

También en el blog Liberación Total, el grupo Individualidades Tendiendo a lo Salvaje hace patente su especial aversión a la nanotecnología, ya que creen que esta tecnología tomará control de la humanidad, autorreplicándose de manera similar a Skynet en la saga de Terminator. Este es el motivo de su ataque —el sistema tecnócrata mexicano y los poderes fácticos que impulsan este desarrollo—, pero de cualquier forma el caso es extrañísimo y merece una investigación más profunda de la que los medios mainstream transmitirán.