*

X

Adolescente vende riñón para comprar un iPad2 en China

Por: pijamasurf - 06/02/2011

El frenesí por conseguir la nueva versión del iPad llevó a un adolescente chino a vender su riñón para poder adquirirlo.

Hace poco publicamos una nota afirmando que las marcas mejor posicionadas en el mundo, Apple entre ellas, detonan la misma actividad neurológica que la que provoca una creencia religiosa. También nos tocó reportar, en un acto de enrome relevancia simbólica, la transformación de una iglesia de Francia en un centro comercial. Ambos sucesos sugieran acaso una decadente realidad: el consumo nos hipnotiza. Y evidentemente existen algunas marcas que saben cómo explotar esta condición, tejiendo finamente en torno a sus productos una especie de halo cuasi-divino por cuya obtención estaríamos dispuestos a hacer prácticamente cualquier cosa.

Un adolescente chino de 17 años deseaba fervientemente el más popular de los nuevos dispositivos de Apple, el iPad 2. Sin embargo, el costo de este hot gadget estaba definitivamente fuera del alcance de su bolsillo, así que decidió tomar una medida extrema: vender uno de sus riñones para poder adquirir su iPad. Cuando el chico llegó a casa con su flamante juguete nuevo y una venda ensangrentada (debió permanecer tres días en el hospital después de la extracción de su órgano), la madre descifró de inmediato lo que había sucedido. El mercado "legal" de órganos en China es bastante grande, sin embargo, lo que en realidad resulta preocupante, y no desde una perspectiva moralista sino desde un discurso por la dignidad humana, es la decadente materialización de los actuales valores. Al parecer en la lucha entre el consumo patológico y la evolución del ser, marcas como Apple están inclinando la balanza a su favor.

[Telegraph]

La gente optimista vive menos

Por: pijamasurf - 06/02/2011

Estudio determina que la gente optimista tiende a tomar más riesgos y a descuidar la salud; en consecuencia viven menos que las personas más escépticas.

Sin duda la personalidad puede afectar la longevidad de una persona. Existen ciertas actitudes mentales que pueden traducirse en mayor o menos número de años de vida. Y curiosamente, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores estadounidenses, la gente excesivamente optimista vive menos tiempo que aquellos cuyo ánimo es más escéptico.

Encabezados por el distinguido profesor de psicología de la Universidad de California, Howard S. Friedman, y por la profesora Leslie Martin de la  Universidad de La Sierra, los investigadores analizaron la información extraída de un estudio titulado “Proyecto Longevidad”, el cual fue realizado en 1,500 niños “brillantes” en 1921, cuando tenían apenas diez años.

“Los participantes del Proyecto Longevidad que eran más animosos y tenían el mejor sentido del humor cuando niños, vivieron en promedio menos tiempo que su contraparte. Fueron aquellos individuos más prudentes y persistentes los que se mantuvieron más sanos y vivieron más tiempo”, afirma Martin.

La conclusión de los investigadores es que aquellos más optimistas también fueron poniendo en juego su salud. Según Friedman, mientras que un enfoque optimista de la vida puede servir para superar crisis, “encontramos que como una orientación general de vida el exceso del sentir que ‘todo va a estar bien’ puede ser peligroso ya que puede conducir al descuido de cosas que son importantes para la salud y la longevidad”.

Ante esto es casi inevitable pensar que más vale vivir bien que vivir mucho, lo cual aplicaría al criterio de longevidad. Sin embargo, el estudio también aplica a la salud y si tomamos en cuenta que sin ella difícilmente tendremos buena calidad de vida, entonces quizá debiésemos dedicar parte de nuestra cotidianidad a tributar la prudencia y, por qué no, podríamos musicalizar nuestros esfuerzos escuchando el épico himno a esta virtud que incluyeron los Beatles en el memorable Álbum Blanco, titulado Dear Prudence.

[UPI]