Pijama Surf

Apple es una religión en tu cerebro

¿Es la tecnología la nueva religión? Marcas como Apple producen un frenesí religioso y una enajenación que incluso pueden medirse neurológicamente

Por: pijamasurf - 24/05/2011 a las 14:05:00

El culto de Apple es real, al menos desde la perspectiva de la neurociencia. Entre la manzana del paraíso y la manzana de tu gadget preferido no hay únicamente una analogía simbólica.

Investigadores compararon resonancias magnéticas del cerebro de fanáticos de esta marca de computación y de personas que se dijeron “muy religiosas” y llegaron a la conclusión de que Apple y la religión activan la misma zona del cerebro. Esto sugiere que Apple provoca idénticas sensaciones y reacciones en las personas que la religión.

Un nuevo documental de la BBC, “Secrets of the Superbrands”, compara las tiendas de Apple con catedrales y los productos montados en pedestales con altares.

Los lanzamientos de estas tiendas y el estreno de sus productos son como experiencias religiosas, breves raptos en los que las personas acampan horas esperando obtener un gadget que les otorgue una especie de poder supernatural o interfaz con un mundo superior al del resto de las personas carentes de esa tecnología.

“Las escenas que presencié en la apertura de la nueva tienda de Apple en Covent Garden, Londres, fue más como una reunión evangélica que la oportunidad de comprar un teléfono o una laptop”, dice Alex Riley de la BBC. “Dentro de la tienda el staff estaba en un frenesí de excitación, en un estado de histeria, brincando, aplaudiendo y gritando. Cuando las puertas finalmente se abrieron, histéricamente recibieron con las palmas arriba a cientos de clientes delirantes que inundaron la tienda por horas”.

Como dice uno de los entrevistados en el documental de la BBC, “la tecnología es la nueva religión”, circunstancia contemporánea tratada magistralmente por David Noble en su libro The Religion of Technology y que ya Arthur C. Clarke predijo con su famosa frase “una tecnología suficientemente avanzada es indistringuible de la magia”. Aquello que nos otorgaba el pensamiento mágico y la religión ha sido reemplazado en las recompensas del cerebro por la tecnología y sus gadgets que si bien para alguien nacido hace cien años aparecerían como obras milagrosas, en la práctica muchas veces nos enajenan de la naturaleza y del presente.

[Business Insider]


  1. Javier dice:

    Encuentro mucho mas “normal” ver a gente haciendo filas por un producto tecnologico que gente haciendo fila afuera de una catedral

  2. camilín pingüín dice:

    Esperemos que al contrario de las demás religiones esta no termine asesinando millones de personas ni destruyendo civilizaciones ni culturas ni aterrorizando ni abusando de nadie…

  3. alquien dice:

    La sociedad esta Idiotizada, pero no se por que. Encuentro explicaciones simples, pero no me convencen. El caso es que soy tecnologico, mi morada es hipertecnologica, y trabajo con tecnologia; pero jamas he perdido ni perdere el culo por comprar o poseer ninguna tecnologia. Ni de la manzana ni de la pera. Igual que no lo perdere por un famoso o un concierto, ni tampoco por algun idolo. En fin me encanta la tecnologia,pero no comprendo la idiotez de algunos, y creo que nunc la comprendere. No se si el ser ateo tendra algo que ver, y mi cerebro estara deforme y el idiota sere yo… quien sabe.

  4. Gohan dice:

    Pues almenos estos dioses metalicos se manifiestan de alguna forma, es se les aprecia.

  5. eclipse dice:

    Completamente a favor… pero no solo la marca de la manzana mordida crea estas reacciones, las personas se emocionan demasiado tambien al comprar un coche nuevo o una casa espectacular… estamos hablando meramente del amor al dinero y el materialismo, digamos que son nuestros PREMIOS por ser BUENOS ESCLAVOS de este sistema…

  6. Javier Sotomayor dice:

    Marshall Berman en su libro “Todo lo sólido se desvanece en el aire” (2008), en la ‘Introducción’ dice así (una severa crítica a la posmodernidad):
    «… no sólo las luchas sociales de clase, sino también los conflictos y contradicciones psicológicos han sido abolidos por el estado de “administración total”. Las masas no tienen “yo”, ni “ello”, sus almas están vacías de tensión interior o dinamismo: sus ideas, necesidades y hasta sus sueños “no son suyos”; su vida interior está “totalmente administrada”, programada para producir exactamente aquellos deseos que el sistema social puede satisfacer, y nada más. “Las personas se reconocen en sus mercancías; encuentran su alma en su automóvil, en su equipo de alta fidelidad, en su casa a varios niveles, en el equipamiento de su cocina” (oración entre comillas del libro de Herbert Marcuse “El hombre unidimensional: estudios sobre la ideología de las sociedades industriales avanzadas”, 1969).
    Ahora este es un estribillo familiar del siglo XX, compartido por quienes aman el mundo moderno y por quienes lo odian: la modernidad está constituída por sus máquinas, de las cuales los hombres y las mujeres modernos son meramente reproducciones mecánicas».

  7. Aztecatl dice:

    Aldous L. Huxley tenía el hocico lleno de razón. jaja he aqui a su nuevo Dios lleno de trnasistores y chingaderas salinas.