*

X

Teatro del Terror: Osama bin Laden, crónica de una muerte congelada

Política

Por: pijamasurf - 05/02/2011

Es probable que Osama bin Laden ya estaba muerto y que el anuncio de la administración de Obama es una estratagema política dentro de la espectral guerra contra el terrorsimo

El malo de una película demasiado larga ha muerto. Pero más que morir en una épica escena de acción como ha relatado oportunamente el presidente Obama ( bin Laden asesinado en un combate fuego contra fuego por los Navy Seals) tal vez el malo haya muerto años atrás y ahora su muerte será transmitida al mundo como un símbolo de los resultados de la guerra contra el terror, renovando el brío vaquero de “ir por ellos” en esa sempiterna dialéctica del malo y el bueno.

Estamos ante un interesantísmo caso de manejo político en el cual hay que estar atentos en los siguientes días a la versión oficial, cotejándola con versiones alternativas que apuntan a que Osama bin Laden había muerto años atrás o a que se le estaba protegiendo (en un cautiverio expectante a la coyuntura política más conveniente: para matarlo (a Osama o a su doppelganger mediático)).

El sábado Obama decía chistes y se burlaba de Fox News y de su adversario Donald Trump en la cena de los corresponsales,  sabiendo secretamente que el domingo tendría su feria. ¿Acaso esta celebración –comunión- entre el poder político y los periodistas no es una especie de preparación –congraciada- de la cobertura que tendríamos hoy? Si el arsenal del ejército se desplegó para asesinar a Osama en Pakistán, el arsenal de los medios hoy se desplegó a todo poder para matar a Osama en la pantalla de la televisión, de los diarios y de la web. Porque esto se trata de matarlo en la mente de los electores, de celebrar su muerte como un cazador que enseña a la presa más preciada, el cazador que mata al temible oso en el desierto y se toma la foto.

Sin dar por sentado que Osama estaba ya muerto, como muchos medios conspiratorios, existen sospechas fundadas para poner en duda lo que nos dice el gobierno de Estados Unidos (sinceramente creer al pie de la letra lo que dice el gobierno de Estados Unidos es como recibir atole del dedo de un hombre sin dedos). Entendiendo que puede haber desinformación de varios lados: de la prensa conspiratoria (como Alex Jones), de la prensa y de los gobiernos islámicos y del gobierno de Estados Unidos, analizemos un poco la posibilidad de que Osama ya estaba muerto y esto es una nueva operación psicológica de manipulación de la opinión pública.

Como antecedente hay  que decir que Osama fue entrenado a principios de los ochenta por la CIA en la operación contra código Ciclón, como resistencia a la invasión rusa de Afganistán. Una operación que también es responsable de la creación del grupo terrorista Al-Qaeda (la misma Hilary Clinton aceptó que ellos crearon a Al-Qaeda). Un grupo terrorista que ha sido llamado  “el brazo islámico de la CIA”.

La familia bin Laden y la familia Bush tienen una estrecha y duradera relación. El hermano de Osama bin Laden, Salem, fue inversionista de la compañía de petróleo de George Bush padre, Arbusto Oil. El representante financiero de George W. Bush y compañero en el ejercito, James Bath, también fue representante de Salem bin Laden, en Houston. La familia bin Laden invirtió en el grupo Carlyle en 1994, aunque según la familia del patriarca Mohammed bin Laden, que tuvo más de 50 hijos, Osama fue desheredado desde 1991. En octubre del 2001 la familia bin Laden retiró su inversión del Grupo Carlyle, por conflictos de intereses.George H. W. Bush fue miembro de la junta directiva del Grupo Carlyle, fondo de inversión militar privado que se benefició enormenemente de la Guerra con Irak. Los bin Laden fueron sacados de Estados Unidos después del atentado del 2001, en momentos en los que estaba prohíbido usar el espacio aeronáutico.

Como ultimo detalle hay que recordar que William Cooper predijo meses antes del 11 de sepriembre del 2001 que se orquestaría un atentado en Nueva York y que Osama sería inculpado .

En el 2004 la radio estatal de Irán señaló que Osama bin Laden había sido capturado en la región fronteriza de Pakistán con Afganistán “mucho tiempo atrás”.

El presidente de Pakistán Pervez Musharraf dijo en el 2002 que bin Laden había muerto de una enfermedad en el riñón y que había necesitado de una máquina de diálisis cuando vivió en Afganistán. Ese mismo año el  oficial de contraterrorismo Dale Watson dijo “Personalmente creó que probablemente no está más con nosotros”.

Un líder del Talibán le dijo al Pakistan Observer el 21 de diciembre del 2002 que bin Laden había sufrido de una severa complicación pulmonar y había muerto días antes en las montañas de Tora Bora.

Alex Jones reveló en un programa de radio en el 2002 que bin Laden había muerto por una enfermedad del riñón y que había sido congelado para ser producido antes de las elecciones del 2004. Jones cita a un miembro del Consejo de Relaciones Exteriores como su fuente y dice que la familia bin Laden le habría dado el cuerpo de Osama a la CIA. (Según versiones oficiales ayer el cuerpo de Osama bin Laden fue enterrado en el mar según las costumbres musulmanes por el ejército de Estados Unidos, con el fin de evitar crear "un santuario para sus seguidores", así que al parecer simplemente tendermos que creer las palabras de Obama. O no). Aunque tal vez no hayan criogenizado el cuerpo de Osama, es muy posible que su muerte sí haya sido congelada, suspendida en espera de ser enjugada políticamente. Y por alguna razón que aún no sabemos, la agenda dictó este 1 de mayo como el día de la muerte de bin Laden, un día en el que se beatificó al Papá Juan Pablo II, se cumplieron 66 años de la muerte de Hitler y se celebraron 235 años de la sociedad secreta de los Iluminati de Bavaria. ¿Tal vez Osama fue usado como uno de esos hombres que se sacrificaban en los ritos de fertilidad paganos, quemado vivo, como el "hombre de mimbre"?

El gobierno de Estados Unidos ha anunciado que el ADN de Osama bin Laden fue identificado usando una muestra de su hermana tomada de un hospital de Boston, sin embargo el Massachusets General Hospital ha negado que la hermana de Osama haya estado en su hospital o que el FBI pidiera una muestra.

Imagen alterada digitalmente mostrada por diversos medios supuestamente del cuerpo de bin Laden

Durante la elección del 2004, CNN reportó que miembros del Partido Demócrata  habían esuchado que Bush usaría el cuerpo de bin Laden en caso de ser necesario para ganar las elecciones.

En el 2003, la secretaria de Estado Madeleine Albright le dijo a Fox News que sospechaba que Bush sabía el paradero de bin Laden y estaba esperando el momento politico más conveniente para anunciar su captura.

La primer ministro de Pakistán, Benazir Bhutto, dijo en el 2007 que Osama había sido asesinado por Ahmed Omar Saeed Sheikh, un hombre acusado de la muerte del periodista Daniel Pearl, Bhutto fue asesinado meses después de esta afirmación.

Entre los expertros y académicos la teoría de la muerte previa de bin Laden hace también eco. El oficial de inteligencia del gobierno de Estados Unidos y profesor de la Universidad de Boston, Angelo M. Codevilla dijo que “Toda la evidencia sugiere que Elvis Presley está más vivo que Osama bin Laden hoy en día”.

Codevilla basa su aseveración en el minucioso análisis de los videos difundidos por la prensa en los que supuestamente aparece bin Laden, los cuales según él son en realidad manipulaciones digitales o revelan la participación de un impostor.

El profesor de la Universidad de Duke y director de estudios religiosos de esta universidad, Bruce Lawrence dice que analizando el lenguaje que usa el Osama de los videos no le parce que sea el mismo Osama  de antes del 11 se septiembre.

En su libro  Osama Bin Laden: Dead or Alive? El profesor emérito de la escuela de teología de Claremont California, David Ray Griffin, sostiene que Osama murió de una falla en el riñón el 13 de diciembre del 2001. Y mientras que Osama previamente a esta fecha había dicho que to tenía que ver con el atentado del 9-11, después de esta fecha emepezaron a aparecer videos en los que aceptaba su participación y hablaba de una guerra santa, acomodándose a las pretensiones bélicas del gobierno de Bush.

El ex agente de la CIA, Robert Baer dijo al sitio Prison Planet en el 2008 que era obvio que Osama estaba muerto.

Evidentemente mucha de esta información se contradice, pero en conjunto deja la duda sobre la veracidad del informe de Obama y nos alerta a la capitalización política de la muerte de bin Laden. Si bien la muerte de Osama puede significarle de cara al 2012 un voto de confianza a Obama con los millones de estadounidenses que todavía ven el mundo en blanco y negro (hoy miles de estadounidenses salieron a las calles a celebrar el éxito de la guerra contra el terror y los mercados financieros amanecieron a la alza festejando la muerte del enemigo), es posible que también de lugar a la siguiente escena en el teatro del terror,  justificando un nuevo atentado y su subsecuente represión (ayer la BBC reportaba que el Talibán había anunciado una ofensiva). Habrá que estar atentos a como se desenvuelve este juego de ilusionismo politico en el que lo que se pone en juego  a fin de cuentas es la mente de los espectadores y la realidad  colectiva que admiten sea instituida en el mundo.

[Infowars]

La ejecución de bin Laden se percibe como una victoria para los Estados Unidos, en lo general, y para los demócratas y Barak Obama en particular. Una victoria que, hay que decir, no garantiza ganar la guerra, pero victoria al fin y al cabo

Barak Obama no fue invitado a la boda real del príncipe Guillermo con Kate Middleton.  Y que bueno, porque sin duda tenía cosas más importantes que hacer. Mientras el resto del mundo disfrutaba vitoreando, despreciando o ignorando o a la monarquía inglesa Obama y su gobierno se preparaban para dar un gran golpe.  En una operación super secreta y aparentemente muy exitosa, la élite de la élite de la Marina estadounidense y selectos operativos de la CIA y otras agencias de inteligencia orquestraron la eliminación de Osama bin Laden en un complejo ubicado en la ciudad de Abbottabad, en el noreste de Paquistán, no muy lejos de la capital, Islamabad. Qué pasara ahora que uno de los terroristas más buscados de la historia ha sido exterminado depende en buena medida de quién gana y quién pierde con su muerte.

La ejecución de bin Laden se percibe como una victoria para los Estados Unidos, en lo general, y para los demócratas y Barak Obama en particular. Una victoria que, hay que decir, no garantiza ganar la guerra, pero victoria al fin y al cabo. La acción ha dado un fuerte impulso a la imágen del presidente norteamericano en un momento muy oportuno ya que la competencia por el voto en las elecciones presidenciales del 2012 ha comenzado.  Así pues, los republicanos deben estar menos felices con el suceso de lo que se podría esperar (y de lo que ellos mismos manifestarían en otras circunstancias).  Después de todo, fueron los republicanos los que oficializaron la guerra contra el terrorismo despues de 09/11, llevaron al país a dos guerras en Medio Oriente bajo esa bandera y, con todo, fueron incapaces de capturar a Osama bin Laden en las montañas de Afganistán cuando tuvieron la oportunidad.  Y, por si esto fuera poco, es un presidente demócrata el que entrega la cabeza de bin Laden, lo que los obliga a reconocer (si bien no públicamente) que los gobiernos republicanos no tienen el monopolio de la agudeza y la resolución cuando de seguridad nacional se trata.

Debate y controversia en torno a los aspectos especificos de la operación bin Laden no van a faltar pero, salvo que surja evidencia contradictoria o los encargados del manejo de los medios en la Casa Blanca cometan una serie de errores garrafales, Barak Obama esta en posición de capitalizar este evento hacia su reelección en el 2012 – falta ver que lo consiga. Por lo pronto, encuestas recientes (New York Times, CBS) sugieren que si bien el nivel de aprobación al desempeño del presidente en cuestiones de seguridad nacional se ha incrementado, son aún el desempleo y la economía las preocupaciones fundamentales de los americanos – y en estos rubros la aprobación al presidente se mantiene baja.

Otros ganadores potenciales de la muerte de bin Laden son la CIA y demás agencias de inteligencia involucradas en el operativo, en buena medida porque todas ellas trabajaron muy duro pero ninguna puede atribuirse el éxito de manera exclusiva.  Hay, no obstante, un aspecto problematico en este éxito: los métodos utilizados para obtener la información que, en última instancia, hizo posible ubicar a bin Laden.  La pieza clave del rompecabezas (la identidad de uno de los couriers más cercanos a bin Laden) provino de prisioneros capturados en la Bahía de Guantánamo bajo sospecha de terrorismo; prisioneros que pudieron ser sometidos a lo que algunos llaman métodos no tradicionales de interrogación y otros llaman tortura. No es de sorprender que ahora varios funcionarios de la administración Bush busquen confirmar en el éxito del operativo bin Laden las bondades de una posición según la cual el fin justifica los medios, por lo menos en la Guerra contra el terrorismo. Que no nos sorprenda no significa que sea menos lamentable – al final del día en la medida en que el abuso de otros seres humanos sea siquiera considerado como opción de politica, la verdad es que todos perdemos.

Por otro lado, Paquistán, Al-Qaeda y otros grupos musulmanes radicales no tienen mucho que celebrar con la ejecución de bin Laden pero en estos momentos el más golpeado es Paquistán.  En el ámbito doméstico, el actual gobierno esta siendo fuertemente criticado por permitir que una operación de esta magnitud se llevara a cabo sin informar previamente a las autoridades del país. Y quizá tengan un punto: hasta ahora no queda claro que lo que hicieron los americanos no constituya una violación a la soberanía nacional. Por si esto fuera poco, hay que recordar que este es un país donde el ejército y la policía ocupan un lugar predominante, que se vanagloria de tener servicios de inteligencia de alto calibre y, sobre todo, al que tanto Europa como Estados Unidos consideran un aliado fundamental en contra del terrorismo . Que el terrorista mas buscado de la historia haya sido encontrado en un complejo cercano a un importantísimo foco militar, y relativamente cerca de Islamabad, pone al país en una situación difícil.

Muy penoso si las autoridades efectivamente ignoraban lo que ocurría en el complejo de Abbottabad.  Muy alarmante si Paquistán esta jugando doble, por un lado pretendiendo colaborar en el desmantelamiento de Al-Qaeda y por otro dando cobijo a sus líderes. La tercera posibilidad es que las élites políticas en Paquistán esten mucho más fragmentadas de lo que nadie se imaginó, con algunos elementos dispuestos a colaborar con Occidente mientras otros ven en alguien como Osama bin Laden a un héroe o santo. En cualquier caso, Paquistán se encuentra ahora en una posición poco envidiable donde la incompetencia, la duplicidad o la división de las élites puede acentuar la inestabilidad que ya se vive en la zona y abre la puerta para que Estados Unidos incremente sus demandas a cambio de continuar la asistencia militar y financiera a ese país.

Este no pretende ser un recuento exhaustivo – mucho han quedado fuera del análisis por razones de espacio pero, principalmente, porque aún falta demasiada información como para dibujar un panorama más completo. Habrá que poner atención, por ejemplo, a posibles cambios en la evolución del conflicto en Afganistán, a la información que se obtenga de los documentos encontrados en Abbottabad, y a cómo Barak Obama y su gobierno responden a las críticas que fuera de Estados Unidos han comenzado a aparecer en torno a la forma en que se llevo a cabo la ejecución de bin Laden.

Por el momento, para los que tenemos la fortuna de no haber sido tocados directamente por el terrorismo, nuestras vidas transcurrirán como siempre y la muerte de bin Laden parecerá algo muy remoto. Algunos de nosotros, sin embargo, nos debatiremos por un rato entre la irritación que nos produce el poder militar norteamericano y el alivio de saber que nunca conocimos – ni conoceremos – a Osama Bin Laden.