*

X
"Soportar saqueos, asaltos y crueldades, no de un ejército... sino de un único hombrecillo, las más veces el más cobarde...", palabras escritas por un adolescente, Etienne de La Boétie, hace casi 500 años, que pueden aplicarse a la actualidad.

Traigo la cabeza revuelta, enmarañada. Un poco por la manifestación pública del fin de semana pasado. Otro tanto por un librito que leí un par de días antes y que releí ayer para mejor escribir este texto. De la primera no estoy muy seguro si ya podría decirse algo responsablemente: en cierta forma los efectos de este movimiento todavía son tan inciertos, tan irracionalmente esperanzadores, que más vale aguardar su consolidación para verificar si de veras es posible, como pienso y he escrito anteriormente, permitirnos dudar siquiera por un instante del aparente poder avasallador de la gente en el poder y poner en su lugar, a cambio, la posibilidad del esfuerzo colectivo y solidario. ¿Cómo saber, ahora, si esto puede suceder?

Del segundo elemento, por el contrario, sí es posible hablar y no sin provecho. El libro o, mejor dicho, el ensayo que he estado leyendo y releyendo durante estos días se llama Discurso de la servidumbre voluntaria y fue escrito por Étienne de La Boétie en algún momento entre sus 16 y sus 22 años de edad, es decir, en algún momento entre 1548 y 1552.

Por la precoz genialidad de ambos, autor y texto, Pierre Clastres, uno de sus comentaristas, se pregunta si quizá La Boétie no sería en el pensamiento político lo que Rimbaud en la poesía. La comparación puede sonar desmesurada o extravagante, pero ello no impide reconocer la doble lucidez de ese muchacho, una personal por haber escrito un alegato sólido y erudito y preciso en el inicio de su juventud, y otra de orden histórico por saber ver en la dominación, a mediados del siglo XVI, uno de los problemas fundamentales de las relaciones humanas.

Aunque la historia del texto y sus vaivenes políticos también es fascinante, prefiero no abrumarte, lector, con más datos que lucen mejor en un catálogo de curiosidades filológicas. Por el momento baste decir que por su estilo y su erudición Montaigne quiso conocer inmediatamente a su autor, cuya amistad y cercanía sentía ya seguras con solo leer el Discurso. Se dice incluso que los célebres Ensayos, o al menos su primera sección, estaban destinados a homenajear la sabiduría y el talento de La Boétie.

Pero he dicho tanto sin decir nada de lo de verdaderamente importante. ¿De qué trata el libro? Bueno, pues trata de la tiranía, de los gobernantes y el pueblo, de engaños y traiciones, de costumbre y educación, de la libertad y la dominación, de la servidumbre, la esclavitud. Sin embargo, como señalan y coinciden los comentaristas, el Discurso es, en esencia, una demorada pregunta: ¿por qué existe la servidumbre voluntaria? ¿En qué momento y por qué razón renunciamos primero a la libertad y después al deseo de conseguirla?

Hace poco, pensando en las revueltas populares en el mundo árabe que tanto emocionaron al mundo, me preguntaba si la consecución de ciertas libertades tan caras en el imaginario liberal-occidental (la libertad de asociación, culto, prensa, pensamiento, etc.) no ha atrofiado en países como el nuestro la búsqueda de una libertad auténtica, verdadera, de alcances mayores. La libertad de ver el Canal de las Estrellas, de gastar nuestro salario en un centro comercial, de ir al estreno de la más reciente superproducción hollywoodense, de embriagarnos los fines de semana hasta perder el sentido, ¿es la libertad que de veras quisiéramos?

En fin, transcribo a continuación unos pocos fragmentos del Discurso de la servidumbre voluntaria para mostrar el calibre del texto y también como invitación a su lectura. Los he tomado de esta versión disponible en línea (o esta otra, por si surge alguna dificultad) que es casi la misma que publicó Tusquets en 1980 (una de las pocas diferencias, además de un par de erratas corregidas, es que las notas al pie de la edición de Tusquets son llevadas al final de cada apartado). Hace poco, en 2005, la editorial mexicana Sexto Piso también publicó el Discurso de La Boétie acompañándolo de algunos textos de David Hume; con toda seguridad esta edición, más reciente, todavía puede encontrarse en las librerías o adquirirse a través de Internet.

El Discurso en sí no es extenso y puede leerse en un par de horas o menos. Es mejor leerlo antes que su historia y sus interpretaciones y los otros textos que acompañan la edición. También vale la pena o el esfuerzo releerlo uno o dos días después de la primera lectura.

Alguna vez fantaseé con repartir fragmentos de El mito de Sísifo entre los pasajeros del metro. Años después imagino la posibilidad de una lectura masiva, febril, del Discurso de La Boétie. Ahora, como entonces, pienso, quién sabe si tontamente, que la lectura es uno de los actos subversivos de mayor efectividad, sobre todo porque leer es, a un tiempo, un acto solitario y de comunión, una actividad que cambia al lector y, paulatinamente y como sin notarse, a una comunidad entera de lectores.

Del Discurso de la servidumbre voluntaria de Étienne de La Boétie:

¿Acaso no es una desgracia extrema la de estar sometido a un amo del que jamás podrá asegurarse que es bueno porque dispone del poder de ser malo cuando quiere?

Soportar saqueos, asaltos y crueldades, no de un ejército, no de una horda descontrolada de bárbaros contra la que cada uno podría defender su vida a costa de su sangre, sino únicamente de uno solo. No de un Hércules o de un Sansón, sino de un único hombrecillo, las más de las veces el más cobarde y afeminado de la nación, que no ha siquiera husmeado una sola vez la pólvora de los campos de batalla, sino apenas la arena de los torneos, y que es incapaz no sólo de mandar a los hombres, ¡sino también de satisfacer a la más miserable mujerzuela!

Los hombres sólo desdeñan, al parecer, la libertad, porque, de lo contrario, si la desearan realmente, la tendrían. Actúan como si se negaran a conquistar tan precioso bien únicamente porque se trata de una empresa demasiado fácil.

Decidíos, pues, a dejar de servir, y seréis hombres libres. No pretendo que os enfrentéis a él, o que lo tambaleéis, sino simplemente que dejéis de sostenerlo.

Queda, pues, por decir, que la libertad es natural y que, en mi opinión, no sólo nacemos con nuestra libertad, sino también con la voluntad de defenderla.

Si, por ventura, nacieran hoy personas totalmente nuevas, que no estuvieran acostumbradas a la sumisión ni atraídas por la libertad, y que no supieran siquiera qué es ni la una ni la otra, si se les diera a elegir entre ser siervos o vivir en libertad, ¿qué preferirían?

Pero el tiempo jamás otorga el derecho de hacer el mal, aumenta por el contrario la ofensa.

Los teatros, los juegos, las farsas, los espectáculos, los gladiadores, los animales exóticos, las medallas, las grandes exhibiciones y otras drogas eran para los pueblos antiguos los cebos de la servidumbre, el precio de su libertad, los instrumentos de la tiranía.

Los [tiranos] de hoy no lo hacen mucho mejor, pues, antes de cometer algún crimen, aun el más indignante, lo hacen preceder de algunas hermosas palabras sobre el bien público y el bienestar de todos.

El que creyera que son las alabardas y la vigilancia armada las que sostienen a los tiranos, se equivocaría bastante. Las utilizan, creo, más por una cuestión formal y para asustar que porque confíen en ellas.

La creación de nuevas funciones, la institución de cargos, no, por supuesto, para hacer el bien y reformar la justicia, sino para crear nuevos soportes de la tiranía.

Twitter del auto: @saturnesco

Protestas masivas en España: ¿Revolución o manipulación?

Política

Por: pijamasurf - 05/12/2011

Visiones encontradas en torno a las protestas masivas en España: hay quienes celebran la legitimidad del movimiento ciudadano y se desviven en odas revolucionarias; hay quienes hablan de una nueva manipulación teatral masiva de la élite que coopta los movimientos ciudadanos para sus propios intereses

El  15 de mayo miles de personas tomaron en protesta las calles en distintas localidades de España, convocados por el grupo Democracia Ya y  por medio del ciberactivismo, particularmente en Twitter bajo el hashtag #nolesvotes. Se calcula que más de 130 mil personas participaron en este reclamo ciudadano  que se ha desdoblado en una protesta multitudinaria permanente en la Plaza del Sol en Madrid y en otras ciudades de España y que algunos llaman, con ecos de Egipto y las revueltas árabes, “revolución”.

El detonador de la protesta parece haber sido la unión ante el repudio de la Ley Sinde, una iniciativa que permitiría al gobierno, con argumentos legales poco claros y hasta posiblemente arbitrarios, cerrar sitios de Internet que a su consideración atenten contra la propiedad intelectual. La aprobación de esta Ley hizo que se unieran los partidos apoyando el lobby de la corporatocracia pero a su vez provocó la unión de la sociedad civil en su rechazo, bajo la batuta de la ciberorganización en blogs y redes sociales.

Dos de los líderes de estas protestas son el blogger y académico experto en nuevos medios, Enrique Dans, y el fundador del agregador de noticias Menéame, Ricardo Galli.  Si bien no hay duda de que la mayoría de las personas que se congregan responden a una sincera incomformidad política —en un país que padece altísimos niveles de desempleo, especialmente entre la juventud y es, como el resto del mundo, víctima de la élite empresarial—, algunos bloggers conspiracionistas empiezan a dudar de estas protestas (mientras que otros la ensalzan como la revolución galáctica revelada).

Teniendo en cuenta que el domingo 22 se celebran elecciones autonómicas en España, el timing de la protesta puede reflejarse en las urnas. Un hecho que también habría que analizarse a la luz de la velocidad con la que esta protesta fue organizada y difundida por los medios en una semana electoral.

Algunos han reparado en las circunstancias personales, laborales y de formación de los líderes de este movimiento (aunque Enrique Dans ha dicho que no hay líderes). Por un lado, este Dans, colaborador de El País (cuyo director es miembro de Bilderberg), con estudios en Harvard y parte del mainstream político mediático, el mismo sistema que una verdadera revolución buscaría destronar; por otro, Galli, fundador del sitio Menéame, un agregador de noticias que recibe millones de visitas al mes y que censura todo contenido que tenga que ver con conspiraciones, OVNIs y demás información alternativa. Con estos antecedentes, hay quienes se preguntan, ¿pueden los geeks hacer la revolución? ¿Puede alguien que come tan bien del sistema buscar acabar con él?

Asimismo tenemos que todos los medios masivos de España han dado una enorme cobertura a estas protestas en un ánimo casi celebratorio de su acontecer, sirviendo en cierta medida de difusores y promotores de la manifestación civil. Esto para quienes sospechan de los medios de comunicación y su estrecha relación con el poder politico es una señal de que hay algo raro en el movimiento. Recordemos que el movimiento en Egipto que llevó a la caída del dictador Mubarak, fue también impulsado por la CIA y que el supuesto cambio en el poder hacia un gobierno desde el pueblo no se ha dado en ninguna medida.

El sitio Anti-Imperialista escribe:

"Podríamos ser unos ilusos y decir que se trata de un nuevo despertar popular, pero sólo nos estaríamos engañando a nosotros mismos y a mucha otra gente. Para conseguir convocar (prácticamente de la noche a la mañana) manifestaciones como las del pasado 15 de mayo, hacen falta unos medios que no están al alcance de organizaciones populares e independientes, esto es algo que saben muy bien muchos movimientos políticos y sociales que llevan luchando por sus reivindicaciones desde hace muchos años y que nunca han conseguido los resultados de este movimiento y ni mucho menos que los medios del sistema se hicieran eco de sus demandas, como si lo han hecho en este caso".

El mismo sitio advierte la presencia de la ONG española Intermóm Oxfam en la organización de las protestas. Esta ONG nació como  el Secretariado de Misiones y Propaganda de la Compañía de Jesús, por lo cual podría generar sospecha sobre la participación proactiva de los jesuitas, el brazo hermético del Vaticano.

El sitio Trinity a Tierra hace una interesante retrospectiva de la cobertura de El País al movimiento previo al 15M, de alguna manera azuzándolo:

Público tituló el 09/05/11 “La juventud por fin se indigna… y reacciona”.

El 8 de abril, el País hablaba de “jóvenes aunque sobradamente indignados” para anunciar la convocatoria en clave “juvenil”

El 9 de abril del 2011 el País hablaba de una convocatoria de la juventud   a nivel nacional”

1 mes antes del evento, el Mundo publicaba otro artículo titulado “Los jóvenes se preparan para tomar las calles”

Y el 11 de mayo, 4 días antes de la manifestación, El País volvía a anunciar con un artículo titulado “Es necesario que la sociedad civil tenga voz propia”.

"Hay que reconocer que para ser un movimiento etiquetado como 'anti-sistema', ha sido la manifestación más anunciada en los periódicos de la que tengo memoria".

 

Aquí  tenemos dos posibilidades, sobre las cuales nos es difícil decidirnos en este momento y a la distancia. Es posible que los tiempos estén cambiando, las comunicaciones se estén abriendo, el Internet permita organizar movimientos sociales relativamente independientes a gran velocidad; al mismo tiempo que el hartazgo de la sociedad ante las clases políticas se incremente proporcionalmente en la medida en que se incrementan los mecanismos de transparencia (e. g. WikiLeaks). La mecha de protesta se esparce en su avalancha digital por el mundo y la conciencia aumenta exponencialmente hasta que es una amenaza verdadera para el poder fáctico (como dijera temorosamente Zbig Brzezinski "el despertar político global").

La otra posibilidad, la que manejan los conspiracionistas, sospechosos de todo lo que venga de un medio masivo como El País, es que "todo es una farsa, un montaje, la nueva versión del pan y circo en la era de la (des)información. Los movimientos politicos que vemos son en realidad acontecimientos superficiales de una estrategia y una agenda oculta cuyos ajedrecistas yacen en la sombra, manipulando y creando revueltas de países enteros —títeres— para servir a sus ignotos intereses (los Rothschild, Rockefeller, Bilderberg, Iluminati etc.)".

Probablemente una mezcla entre estas dos versiones de la realidad es lo que estamos viendo con estas protestas masivas. La genuina y casi incontenible  manifestación del pueblo en contra de la corrupción-explotación-manipulación de la clase política-élite empresarial y la apropiación e infiltración de esos movimientos para ser usados a su favor por las mismas personas que el movimiento busca deponer. Tal vez en España el verdadero poder empresarial-político consideró que una revuelta era inevitable y que era mejor sucitarla y mantenerla bajo su velado control. O tal vez la protesta surgió de manera orgánica y ante la posibilidad de reprmirla y desarticularla decidieron usarla a su favor con un mecanismo de judo, manteniendo la ilusión occidental de la democracia y la tolerancia.

Es muy prematuro definir lo que está sucediendo. En este sentido les presentamos un resumen de lo que plantea el movimiento de protesta y después una serie de links con voces diversas sobre este fenómeno político.

- Abolición de leyes injustas. Suprimir y sustituir normas como la Ley Sinde, el Plan Bolonia, la Ley de Extranjería, la Ley de Partidos o la ley electoral. Y apoyan que las leyes clave que aprueben las Cortes vayan precedidas de un referéndum.

- Tercera República. Unos quieren un referéndum para votar monarquía o república, otros apuestan directamente por hacer desaparecer de la Constitución todo lo que tenga que ver con la Casa Real.

- Reformas fiscales. Abogan por "favorecer las rentas más bajas", por "que paguen más los que más tienen" y por "que el IVA sea un impuesto progresivo". Además, entre otras muchas cosas, quieren "que se establezca la tasa Tobin para gravar la especulación y el movimiento de capitales y que lo obtenido por esos impuestos revierta en políticas sociales". Se propugna asimismo "nacionalizar los bancos rescatados".

- Transporte y movilidad. Favorecer el transporte público y alternativo al coche, crear una red de carril bici, subvencionar el abono transporte a los parados.

- Reforma de las condiciones laborales de la clase política. Se aboga por la supresión de sueldos vitalicios, la formación reglada (que opositen), la revisión y balance de las políticas al concluir cada mandato, listas electorales limpias y libres de imputados por corrupción política.

- Desvinculación total de la Iglesia y el Estado y División de Poderes. La religión debe ser circunscrita solo a la intimidad y los jueces deben estar lejos de la política.

- Democracia participativa y directa. Apuestan por un funcionamiento asambleísta en la base ciudadana (barrios, distritos...) apoyado en Internet y las nuevas tecnologías. Piden también participación en los asuntos relativos a la gestión de los presupuestos por las distintas administraciones. En general, descentralización del poder político.

- Mejora y regularización de las relaciones laborales. Básicamente se trata de acabar con la precariedad salarial y el "abuso" de los becarios, estableciendo un salario mínimo de 1.200 euros, con un Estado que garantice el empleo y la igualdad salarial.

- Ecología y Medio Ambiente. Cierre inmediato de las centrales nucleares y apoyo a las economías sostenibles.

- Recuperación de las empresas públicas privatizadas. La Administración debe de hacerse cargo de nuevo de la gestión.

- Fuerza del Estado. Reducción del gasto militar, cierre de las fábricas de armas y negativa a la intervención en cualquier escenario de guerra.

- Recuperación de la Memoria Histórica. Condena del franquismo.

El Pais: Deecenas de miles se unen a las protestas del 15M en víspera electoral

Rapal "y se obró el milagro, los policías se convirtieron en colegas"

Infowars: Firrs Egypt, Now Spain

Partido comunista de España:

"Las movilizaciones iniciadas el 15M responden a una estrategia de bajar la presión a la olla social y evitar respuestas de contenido clasista.
En una coyuntura así hay que responder con organización, organización y organización".

Contraperiodismo Matrix: La manipulación de las élites de democracia real ya: es un movimiento mundial para controlar la indignación mundial

Democracia Ya

Enrique Dans

Ricardo Galli cuenta en su blog como surgió la idea las protestas

 

“¡Que no vengan a alabarnos el mérito de Egipto y de los tiranos tártaros! Estos aficionados antiguos no eran sino unos maletas petulantes en el supremo arte de hacer rendir al animal vertical su mayor esfuerzo en el currelo. No sabían, aquellos primitivos, llamar “señor” al esclavo, ni hacerle votar de vez en cuando, ni pagarle el jornal, ni, sobre todo, llevarlo a la guerra para liberarlo de sus pasiones.” Louis-Ferdinand Celine

"Los teatros, los juegos, las farsas, los espectáculos, los gladiadores, los animales exóticos, las medallas, las grandes exhibiciones y otras drogas eran para los pueblos antiguos los cebos de la servidumbre, el precio de su libertad, los instrumentos de la tiranía.

Los [tiranos] de hoy no lo hacen mucho mejor, pues, antes de cometer algún crimen, aun el más indignante, lo hacen preceder de algunas hermosas palabras sobre el bien público y el bienestar de todos.

El que creyera que son las alabardas y la vigilancia armada las que sostienen a los tiranos, se equivocaría bastante. Las utilizan, creo, más por una cuestión formal y para asustar que porque confíen en ellas.

La creación de nuevas funciones, la institución de cargos, no, por supuesto, para hacer el bien y reformar la justicia, sino para crear nuevos soportes de la tiranía". Discurso de la servidumbre voluntaria de Étienne de La Boétie