*

X

La chica que expuso el lado obscuro de las misiones internacionales de paz

Por: Gabriela Nava - 02/06/2011

Kathryn Bolkovac ha hecho un valiente trabajo exponiendo la corrupción de las misiones internacionales de paz, las injusticias que cometen y los contratos multimillonarios que obtienen


Cualquier similitud con Lisbeth Salander, la heroína de la trilogía Milenio de Stieg Larsson, es pura coincidencia. Pero, al igual que Salander, y guardadas las proporciones, Kathryn Bolkovac también se enfrentó al sistema para denunciar corrupción, abuso e injusticia.  Bolkovac no fue la primera en dar el pitazo, pero su caso consiguió atraer significativamente la atención de los medios.

Después de un divorcio amargo pero relativamente civilizado, Bolkovac, que se había hecho policía en su natal Nebraska, decidió responder a una convocatoria para reclutar efectivos americanos al servicio del Destacamento Policial Internacional (DPI) que, en coordinación con las Naciones Unidas, se encargaría de mantener la paz en Bosnia al tiempo que contribuía a fortalecer las instituciones de la ley y el orden en este nuevo país devastado por la guerra civil. El primer punto interesante en esta historia es que, mientras en otros países dicho reclutamiento corre a cargo de los cuerpos de seguridad nacional (los Carabinieri de Italia, la Bundespolizei de Alemania, la Guardia Civil española y la Gendarmerie National de Francia, por ejemplo), en los Estados Unidos, al no existir equivalente, son contratistas (empresas privadas) los que, tras haber ganado la respectiva licitación, asumen esta responsabilidad. A cambio de un año (o menos) de sus vidas en un lugar sumamente peligroso, los efectivos contratados reciben un salario muy atractivo (en ocasiones varias veces su ganancia anual en casa) y algunas otras prestaciones.

Bolkovac – al igual que todos los miembros americanos del DPI en Bosnia – fue contratada por DynCorp.  DynCorp es una de las más exitosas empresas de su tipo (otras famosas son Blackwater, KBR-Halliburton, Pinkerton and Fluor) – negocios que han prosperado en un contexto en el que los compromisos militares y las preocupaciones estratégicas son globales pero los recursos oficiales y el apoyo de los aliados son, en comparación, muy limitados.

Empresas como DynCorp dependen casi al 100 por ciento de los contratos del gobierno Americano – y aquí estamos hablando de miles de millones de dólares de dinero público.  Pero el enorme éxito de estas corporaciones no resulta unicamente de una necesidad muy real de mercado – también obedece a la muy escasa regulación y supervisión bajo la cual operan, y que les permite reducir sus costos al máximo sin tener que rendirle cuentas ni al país que les recibe, ni a las Naciones Unidas, ni al gobierno de los Estados Unidos.

Kathryn Bolkovac se dio cuenta rápidamente de lo que sucede cuando no hay suficientes ojos y oídos prestando atención al desempeño de estos contratistas. A pesar de que dos de los requisitios más importantes para poder concursar por un puesto en la misión a Bosnia eran amplia experiencia policial y antecedentes intachables, muchos de sus colegas en el DPI estaban muy lejos de tener ese perfil. Pero lo más grave estaba aún por venir.

Poco tiempo después de su llegada a Sarajevo, Bolkovac fue asignada al área de derechos humanos dentro del DPI. Su trabajo aquí la hizo entrar en contacto con víctimas del tráfico sexual en la región – mujeres y niñas provenientes de Croacia, Rumania o Albania (entre otros) a las que se les prometían trabajos como meseras o modelos para, una vez llegadas a Bosnia, confiscarles sus pasaportes y obligarlas a ofrecer servicios sexuales en uno de los múltiples prostíbulos que, disfrazados de bares y/o restaurantes, prosperaban en la zona. Pero lo peor para Bolkovac fue descubrir que el negocio recibía el patrocinio activo de miembros del DPI, efectivos de la OTAN, y diplomáticos de las Naciones Unidas. Además, Bolkovac afirma que personal de DynCorp ayudaba a falsificar documentos para las mujeres y niñas traficadas, auxiliaba a los traficantes durante el cruce de la frontera hacia Bosnia, y avisaba a los dueños de los prostíbulos cuando se iba a realizar una redada (la prostitución, por cierto, era y sigue siendo illegal en Bosnia).

Los esfuerzos de Bolkovac se vieron repetidamente obstaculizados pues sus superiores no sólo se rehusaban a proceder en contra de los sospechosos internacionales (pese a que había evidencia suficiente); también se resistían a aceptar que se estuvieran cometiendo delitos: “…no entiendo porque te empeñas tanto en estos casos…” le comentó en una ocasión su jefe inmediato “…si sólo se trata de un montón de prostitutas!”.

En un arranque de frustración, Bolkovac envió un e-mail a más de 50 personas (entre ellas Jacques Klein, el entonces Representante Especial del Secretario de las Naciones Unidas en Bosnia) en el que describía los alcances y horrores del tráfico sexual en la región, denunciaba la complicidad del personal del DPI, la OTAN y la ONU, y pedía a los destinatarios “hacer conciencia” o algo al respecto. Poco tiempo después, DynCorp despediría a Bolkovac argumentando irregularidades administrativas.

En 2001 Bolkovac demandó a DynCorp por despido injustificado. En 2003, un Tribunal de lo Laboral en Southampton, Inglaterra falló a su favor al tiempo que obligaba a DynCorp a pagar daños y perjuicios (en un monto por lo demás modesto). Para entonces, el asunto ya había derivado en escándalo internacional pues otros incidentes en los que se reportaban abusos por parte de personal de las misiones de paz y contratistas militares privados habían salido a la luz.

Hacia el 2008 se habían documentado 29 casos en los que se acusaba a KBR (Halliburton), DynCorp y Fluor de, entre otras cosas, soborno con agravantes, fraude y lavado de dinero. Bolkovac, por su parte, se convirtió en escritora y portavoz internacional de los derechos de las víctimas de tráfico sexual.  Su versión de los hechos, recientemente publicada en los Estados Unidos por Palgrave-Macmillan, será llevada a la pantalla grande el próximo año.

La historia de Kathryn Bolkovac, más alla de llamar la atención sobre un problema muy grave, invita a reflexionar sobre los factores que facilitan estos crimenes y alimentan la demanda por los servicios a los que el tráfico sexual se destina: Qué personas son contratadas para participar en las misiones de paz? Qué tipo de entrenamiento se les da? Quién supervisa su comportamiento y bajo que jurisdicción se encuentran?

Tanto o más importante es el tema de la regulación y supervisión de empresas como DynCorp. La participación de contratistas privados tanto en el desarrollo de conflictos internacionales como en misiones orientadas al mantenimiento de la paz es cada vez mayor y no exclusiva de los contingentes americanos.  Es inaceptable que el nivel de corrupción y las prácticas muy sospechosas de estas organizaciones impidan proteger y asistir a las poblaciones más vulnerables en zonas de gran colapso social, económico e institucional.

 

*La obra se titula The Whistleblower: Sex Trafficking, Military Contractors, and One Woman’s Fight for Justice (una traduccion aproximada seria: La Informante – Trafico sexual, contratistas militares y la lucha de una mujer por que se hiciera justicia).

Chamanismo de negocios y alquimia corporativa: nuevos modelos para reprogramar el sistema global

Por: pijamasurf - 02/06/2011

Daniel Pinchbeck plantea hackear las herramientas de las corporaciones para reprogramar la sociedad global y crear un nuevo sistema operativo cultural; transmutar, también, la brujería inherente al sistema corporativo en magia para emitir información que modifique y enalze la conciencia del planeta

Daniel Pinchbeck, el periodista que busca integrar el chamanismo a la construcción social moderna, creador del sitio de información alternativa Reality Sandwich y de la red social para el intercambio de herramientas evolutivas, Evolver.net podría haber escrito un texto seminal, el cual nos gustaría fuera recordado como un hito en la transformación del paradigma cultural que padecemos (leer texto en inglés). Aunque puede que sólo sean las teorías disparatadas de una persona que sueña con llevar sus visiones psicodélicas a la praxis social sin pisar la tierra, flotando en el éter caleidoscópico, queriendo hacer de mandalas estructuras de interacción humana (Pinchbeck es el Mark Zuckerberg de las redes sociales psicodélicas: nos gustaría que fuera el Mark Zuckerberg no sólo de la cultura psicodélica, sino del mainstream. Apoyamos el plan de hackearlo).

Pinchbeck propone un modelo basado en el “chamanismo de negocios” y en la “alquimia corporativa”: “usar las herramientas de corporaciones para reprogramar la sociedad global y distribuir un nuevo sistema operativo cultural”. Es decir, hackear el sistema desde dentro y usarlo favor en un movimiento de judo. Para algunos la alternativa es salirse del todo del sistema dominante sin admitir ninguna concesión y crear algo nuevo fuera de la “rejilla” y del ojo que todo lo observa”. Pinchbeck, tal vez ingenuamente, pero ciertamente con la luz fresca del optimismo, cree que lo más inteligente es hacerlo desde dentro, mordiendo el pezón de la bestia para beber su leche y transformarla en elixir energético de cambio. A diferencia de “Zeitgeist”, Pinchbeck cree que la transformación puede darse con lo que ya existe, con una alquimia de la estructura material e ideológica con la cual hemos construido este paradigma que se mece en el abismo.

Como casi cualquiera que sea parte de la capa de información colectiva del planeta Tierra advierte, Pinchbeck ve en el sistema actual, con su polarización, con el cambio climático, con la explotación de los recursos en los cuales está basado el paradigma socioeconómico, y con la emergente conciencia colectiva que se resiste a ser esclavizada y controlada, un punto crítico cercano en el que el sistema dominante va a tener que colapsar. Esto no significa ciertamente que la insurrección, que el nuevo sistema que emerga, sea la utopía luminosa que imagina el new age u otras subculturas. Es posible, que la primera señal de esta ruptura, de este punto sin retorno, sea la intensificación del control fascista, orwelliano. Pero lo que parece indudable es que entre este colapso y esta resistencia del mismo sistema a colapsar se está generando ya una energía excitante:

“La historia muestra que cuando la reforma es imposible, la revolución se vuelve inevitable. Desafortunadamente, la primera  fase de la revolución que se acerca en los Estados Unidos probablemente sea el surgimiento del autoritarismo sin tapujos, un fundamentalismo fascista. Las cosas ya están cambiando increíblemente rápido, y la aceleración e intensificación de los eventos -caos, novedad, peligro, oportunidad- sólo se volverá más veloz de aquí en adelante”.

Pinchbeck detecta que a través de la historia estas oportunidades revolucionarias han surgido y fallado en implementar un sistema que transforme el planeta hacia un paradigma que no fomente las estructuras jerárquicas opresoras fuera de equilibrio con el espíritu de la naturaleza. Aunque quizás nunca en nuestra historia hayamos llegado a un punto tan crítico -tan potencialmente destructivo y a la vez creativo-. Propone:

“No imponer una ideología única, sino crear una estructura que soporte un movimiento de bases locales, que de poder y permita a las personas a despertar como agentes políticos, ayudando a sus comunidades a convertirse en los que Jefferson llamó “repúblicas elementales” dentro de una verdadera red planetaria. El modelo de participación “a código abierto” (open source) de producción social puede reemplazar a una jerarquía vertical o formas de organización de arriba hacia abajo. Una orquestación alternativa de personas y poder que no es conspicuamente antagónica podría tomar forma y dirección a través de las tecnologías sociales del internet... Un nuevo sistema - de democracia participativa, anarquismo, economía angelical- podría, potencialmente, surgir del viejo. Incluso si no sucede vale la pena intentarlo”.

Esto nos recuerda un poco a la posibilidad planteada por Michael Bauwens , justamente en un artículo en el sitio de Pinchbeck, de que las redes entre iguales, P2P, hagan que el próximo Buda sea un colectivo que evolucione a la iluminación como conciencia hiperestimulada compartida.

Uno de los grandes dilemas que la transformación social enfrenta actualmente, desde el lado práctico y desde el lado filosófico, es la concepción del dinero, el cual ha sido una energía decadente que generalmente corrompe todo lo que toca, incluyendo las intenciones desinteresadas,  mágicas, artísticas. Y sin embargo, también, el dinero se ha convertido en una energía, hasta cierto punto creativa, que corre (auqnue corroe) por las venas de nuestra sociedad. ¿Abandonar el dinero del todo, o transmutarlo?

“Sólo fue después de otro viaje de hongos que el hongo me dio una nueva perspectiva: ‘No pienses en el dinero como mierda (como antes lo hacía)’, me susurraron. ‘Piensa en elcomo fertilizante’... Tenemos una gran oportunidad para trabajar la transformación desde dentro del vientre de la bestia del sistema económico y mediático. Considera este involucramiento como una especie de acto iniciático y práctica mágica que tiene que ver con mimetismo, retórica, hechizos, la transmutación tántrica de las materia obscura en fuerza de luz. Hay numerosas razones por las cuales pienso que es necesario. Una razón es que el dinero funciona como una palanca social -aquellos con recursos tienen la posibilidad de hacer cosas y hacer que las cosas sucedan, mientras que aquellos sin éste están varados fuera de la cancha... Un plan de negocios o de proyecciones futuras es un tipo de conjuro mágico, desarrollado para enfocar poder y catalizar la actividad humana. Los íconos corporativos son considerados sigilos, símbolos ocultos que ayudan a amalgamar energía y dar a la consciencia una forma particular”.

Aquí Pinchbeck toca un tema interesante, las corporaciones y los gobiernos de la elite están usando un sistema de magia que funciona. Están haciendo magia negra con este sistema colectivo que se proyecta a través de la tecnología y de la noósfera, usando poderosos símbolos y una de las reglas básicas de la magia que es dirigir la intención. Están cooptando el futuro, porque son los únicos que transmiten colectivamente al futuro. El futuro es maleable, la realidad es maleable y es como si sólo ellos lo supieran y nos “malearan” o  “malearan” el futuro usando nuestra energía colectiva. Pero nosotros podríamos hacer magia blanca. En Pijama Surf hemos hablado ya alguna vez del poderoso símbolo del ojo en la pirámide, del ojo omnividente, el tercer ojo, el símbolo del despertar espiritual, de la glándula pineal, el ojo de Horus y de los Iluminati.  Como un ejemplo: ¿Por que no hackear este poderoso símbolo masónico para liberar el proceso de iluminación, para democratizar el misticismo evolutivo, el despertar de la conciencia global? Enseñarle a los niños que ven televisión en los campos desolados de nuestros países a usar ese símbolo, y esa glándula, para su propio poder personal, para ver lo que no quieren que vean. No sólo alquimia corporativa, alqumia educativa.

“Los mitos de la modernidad y de la posmodernidad se están deshaciendo pero no hay nada listo para reemplazarlos. Por esto la mayoría de las personas están confundidas, extraviadas y no tienen idea de que hacer. Necesitan dirección de alguna forma. Nuestra sociedad necesita un nuevo modelo de liderazgo. Aquellos que se han embarcado en el duro proceso de reconocer su naturaleza psíquica e integrar el material de su propia sombra necesitan dar un paso hacia adelante a los roles de liderazgo, perder el miedo a volverse visibles o de volverse poderosos... para recrear a la sociedad misma como un proyecto de arte, acorde a los valores innatos y universales”.

Pinchbeck nota una tendencia en el consumo de información y en la forma en que la humanidad con los nuevos medios está transformando este consumo. En un bombardeo de información gratuita pre-empaquetada , más allá de lo que las corporaciones intenten “Lo que a las personas todavía les importa -y les importará más y más, y estarán dispuestos a pagar- son las experiencias directas, in-mediatas que son participativas y auténticas, oportunidades para obtener conocimientos de verdadero valor y herramientas que mejoren la calidad de vida. También buscaran fuentes confiables para que les ayuden a ordenar y entender la avalancha de hechos verdaderos, infotenimiento y desinformación”.

Este es el papel que asume Reality Sandwich, Evolver.net y al cual aspira Pijama Surf, a liberar y a ayudar al procesamiento de la información que potencialmente puede transformar la conciencia. La alquimia como modelo fundamental de todo proceso vital:

“Uno de los preceptos de la alquimia es transformar los venenos en medicinas. Entre más poderoso el veneno, más poderosa la medicina que contiene. Corporaciones, entidadades legales a las que se les otorga una ficticia “personalidad”, son los motores más potentes de transformación planetaria que el hombre ha ingeniado. En esta fase final del capitalismo post-industrial donde la producción inmaterial se ha convertido en el conductor  central de la vida económica, la forma corporativa puede ser transmutada de un veneno a una medicina, re-intencionada para transformar a la sociedad, de una cultura de la ruina a una de la regeneración”.

La definición de su visión chamánica de un nuevo sistema socioeconómico:

Lo que llamó  ‘chamanismo de negocios” es la readaptación de las herramientas e instrumentos de la cultura corporativa y la economía del mainstream para traer cambio social, renacimiento arcaico, regeneración planetaria, una iniciación más profunda”.

Pinchbeck señala que la cultura dominante se ha apropiado de los valores contracultarles,  de las mejores ideas del arte, de la misma energía rebelde para sustentar y perpetuar sussistema consumista, como usando “Star Spangled Banner” de Jimmi Hendrix para vender autos o la imagen del Che Guevara para vender camisetas o hasta asociarla con Coca-Cola. Ya que este sistema egoísta y consumista no es el estado natural de los seres humanos, debe de ser reforzado con implantes artificiales como un virus mental. Pero nosotros podríamos hacer lo mismo -hackear la máquina de transmisión masiva, el ojo en la pirámide electrónica- para difundir un sistema basado en diferentes valores:

“Un nuevo sistema cultural operativo puede proveer una nueva serie de ideales, patrones de pensamiento y normas conductuales. El sistema mental actual dominante puede ser revertido, las herramientas de los medios usadas para diseminar un nuevo ethos de responsabilidad con la tierra, entrelazado con prácticas regenerativas, autodependientes y adaptativas. Los medios masivos pueden proyectar su código reescrito a la mente masiva, incluyendo distintos mitos, memes, mensajes y alternativas de estilos de vida...  La siguiente y, sin embargo, lógica fase en esta danza es que la oposición defina una alternativa deseada y coopte las herramientas de la propaganda y los instrumentos financieros de la cultura dominante, y rediriga o invierta el momentum del sistema como un todo”.

La revolución expandiéndose desde el centro del sistema como un virus holístico, olas de conciencia diseminándose por las redes satelitales y el espectro radioeléctrico, la tecnología regresando al servicio de la tierra y del espíritu del cual se formó. Por ahora son sólo palabras, pero suenan bien. Suficientemente bien para repetirlas y dejarlas que corran por el planeta -a la velocidad de la luz que llena las venas de cuarzo de la tierra- y tal vez se materialicen, como ocurría originalmente con el acto mágico de nombrar. Ese podría ser el Logos de nuestra Compañía.