*

X
En una poética investigación, un científico canadiense ha descubierto que las gaviotas duermen en olas

Como si las gaviotas, que en sus vuelos poéticamente acarician las crestas de las olas, aprendieran del mar y tomaran su cadencia para sus sueños, creando un sueño comunitario oleaginoso...

Pero, como la BBC advierte, esto no es poesía, es el descubrimiento de un científico que estudia el sueño en colonias de aves, quien encontró que las gaviotas aprenden entre ellas a saber cuando es seguro dormirse, creando olas de sueño que atraviesan las colonias.

Como muchas otras especies, las gaviotas abren y cierran los ojos periódicamente mientras duermen (¿creando una especie de R.E.M frenético? ¿en que sueñan las gaviotas en sus olas? ¿Sueñan con el mar o con el cielo? ), lo que les permite monitorear sus alrededores mientras descansan. “Pero no al nivel que podrían si estuvieran despiertas”, explica el Dr Guy Beauchamp, de la Universidad de Montreal.

Así que dormir es peligroso, y hasta el momento no se sabía en que información se basaban las gaviotas para entregarse al sueño.

Los conteos revelaron que las gaviotas con vecinos más alertas abren sus ojos más mientras duermen. “Así que las gaviotas sí ponen atención a sus vecinos y ajustan sus patrones de sueño acorde a esto”, dijo Beauchamp.

En realidad las gaviotas tienden a copiar el comportamiento de sus vecinos. El Dr. Beauchamp incluso grabó olas de sueño fluyendo a través de la colonia, con la proporción de gaviotas dormidas subiendo y cayendo a través del tiempo.

La investigación parece confirmar que la vigilancia en los animales es un fenómeno social. En el caso de muchos animales, dormir es una decisión colectiva.

Un hipotético hipnotista animal podría simplemente esparcir una ola de sueño a través de un par de gaviotas estratégicamente colocadas,  para tener a su merced a toda una colonia de estas aves que por siempre estarán vinculadas a las olas.

Do seagulls dream of electric waves?

Te podría interesar:

Épico video de auroras borealis: serpientes iridiscentes en el cielo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/23/2011

Un sublime video de las recientes poderosas auroras boreales muestra los velos de colores de las majestuosas luces del norte como pocas veces habían sido vistas

La dádiva cuasi divina de presenciar las luces del norte ondulando con sus telas de colores, es sin duda una bendición y una epifanía que conjura magnéticamente al espíritu, levantándolo por dentro de las faldas del cielo en esa interconexión entre la Tierra y el Sol. El fotógrafo Terje Sorgjerd ha capturado uno de los videos más notables en el refinado arte de cazar auroras, incorporando técnicas de videocontrol -dollies en timelapse- para posar el espejo digital sobre el movimiento de las auroras, las cascabeles que se forma cuando chocan las partículas cargadas del sol con las corrientes de la atmósfera. Sorgjerd aprovecha que las auroras se intensifican cerca de los equinoccios.

Quetzalcoatls de colores vuelan sobre los cielos de Rusia a menos 30 grados Celsius, ehecatl-túneles. Se encienden los vestigios, los velos de una diosa flamante, la diosa del axis mundi, hasta un punto intenso de verde fluorescente que recuerda la espada de Luke Skywalker.

Antiguamente, en tiempos de erupciones solares vehementes, de vendevales de plasma solar, las auroras llegaron a ser observadas en latitudes más cercanas al ecuador. Los mismos egipcios evocan a las auroras como las manifestaciones del rey de los dioses Amun, "aquel cuya forma verdadera nunca podrá ser conocida", un epiteto adecuado para las auroras, cuyas formas cambiantes, electromutantes, sólo dejan atisbar, advinar el esplendor de la deidad celeste: un forma que como el río de Heráclito, esta hecha de cambio, de danza permanente, de inasible seducción.