*

X

WikiLeaks revela guerra diplomática de EUA promoviendo alimentos genéticamente modificados

Política

Por: pijamasurf - 01/03/2011

Trabajando directamente para Monsanto, diplomáticos de Estados Unidos amenazaron con sanciones comerciales a países que rechazaran los cultivos genéticamente modificados e iniciaron una campaña mundial para promover esta nociva forma de cultivar la tierra y los peligrosos alimentos que genera

Cables filtrados por WikiLeaks muestran que Estados Unidos se ha embarcado en una cruzada mundial para promover los alimentos genéticamente modificados, favoreciendo a empresas estadounidenses como Monsanto y con completa desconsideración de los riesgos a la salud y daños a la tierra que el cultivo de estos alimentos genera.

Un cable de la embajada de Estados Unidos en París recomienda iniciar una guerra comercial con países de la Unión Europea que se oponen a los cultivos genéticamente modficados (GM). En respuesta a la prohibición de una variedad de maíz GM de Monsanto en el 2007, el embajador Craig Stapleton, ex socio del presidente George Bush, pidió a Washington penalizar a países que se negaran a apoyar estos cultivos. El embajador recomendó contraatacar y "causar dolor a lo largo de la Unión Europea", para hacer surgir las voces en pro de la biotecnología.

Otros cables muestran que la estrategia de empujar los cultivos genéticamente modificados fue difundida a lo largo del mundo, tal es el caso de África donde se llevaron a cabo operaciones de inteligencia para sesgar las políticas locales en torno a la agricultura genéticamente modficada.

Estados Unidos enfocó parte de su esfuerzo en convencer a obispos católicos en países en vía de desarrollo que se oponen a estos controversiales cultivos  que son promovidos bajo la bandera de acabar con el hambre pero que ha sido demostrado que provocan una larga lista de efectos nocivos para la salud, como cáncer o mutaciones genéticas.

Cables de la embajada de Estados Unidos en el Vaticano muestran que Estados Unidos cree que el Papa apoya ampliamente el uso de cultivos genéticamente modificados después de un largo lobby de los consejeros de la Santa Sede, pero que le gustaría ver que el Papa se pronunciara en público a favor de estos cultivos. Los cables señalan que el consejero especial de biotecnología de Estados Unidos cabildeó a consejeros del Vaticano para que el Papa declarara en público su apoyo.

Los cables, además, muestran que diplomáticos estadounidenses trabjaron directamente para compañías como Monsanto (una empresa que ha obtenido incluso un premio a la perversión ambiental) a la vez que encontraron en España, particularmente en el secretario de estado Josep Puxeu,  un aliado para persuadir a la Unión Europea de no fortalecer sus leyes de cultivo de alimentos genéticamente modificados.

Más allá de los chismes políticos de alto vuelo, junto con las revelaciones de espionaje biométrico en la ONU, estos cables de WikiLeaks podrían ser los más importantes hasta el momento. Mostrando una colusión entre el gobierno de Estados Unidos y las compañías de alimentos genéticamente modificados, que no sólo generan enormes riquezas, fundamentalmente apunta a degenerar sistemáticamente la salud de los habitantes del planeta y de la tierra misma. Sin embargo poca atención han recibido en comparación con otros cables muchos menos significativos.

Vía Guardian

El presidente de Tunez deja el país, ¿la primera revolución WikiLeaks?

Política

Por: pijamasurf - 01/03/2011

El presidente Ben Ali sale del país ante las protestas; cables de WikiLeaks actúan como catalizadores del descontento generalizado

El presidente de Túnez, Ben Ali, ha dejado este país norafricano ante las incontenibles protestas que piden su renuncia, dejando la presidencia en el primer ministro Mohammed Ghannouchi. Ben Ali aterrizó en Italia junto con su esposa, pero aún no se sabe cuál será su destino final. Después de meses de protesta por falta de empleo y nepotismo, en los que han muerto decenas de personas por represiones oficiales, al parecer la situación ha llegado a su punto de inflexión. La actualidad política de Túnez ha hecho a la revista Foreign Policy preguntarse ¿si estamos viendo la primera revolución propiciada por WikiLeak?

Aunque la situación en Tunez ciertamente ya era crítica y los ciudadanos no necesitaban información nueva para enconarse con el regimen, la forma en la que los cables de WikiLeaks muestran a la pareja presidencial de Tunez pudo haber servido como el catalizador de esta revuelta.

Los cable de WikiLeaks dibujan un país  corrupto, particularmente la familia del presidente, a la que describen como a una "cuasi mafia", y, sobre todo, a la mujer del mandatario, Leila Ben Ali, que, según explican, hace y deshace a su antojo. Al hilo de la publicación de estos documentos, el gobierno tunecino cerró el acceso al portal de Julian Assange. (Lo que hizo reaccionar a los hakcers Anonymous, con su OpTunisia, atacando a los sitios del gobierno).

Un cable de WikiLeaks de la embajada de Estados Unidos, dice que "Túnez tiene grandes problemas. El presidente Ben Ali está envejecido, su régimen sufre de esclerosis y no hay un claro sucesor. Muchos tunecinos están frustrados por la falta de libertad política y sienten rabia por la corrupción de la familia del presidente, por las elevadas tasas de desempleo y por las desigualdades regionales. El extremismo es una amenaza".

Una de las cosas que llevó a precipitar la balanza fue también el cable que denunció las enormes ganancias que obtuvo la primera dama en la construcción de una escuela internacional para la elite tunecina. La primera dama, que albergaba esperanzas de suceder a su esposo en el cargo máximo.

Anterioremente las protestas en Irán y en Moldavia habían sido llamadas "las revoluciones de Twitter", ahora veremos esta revuelta en Tunez etiquetada de ser una "Wiki revolución", halagando el poder de la tecnología social. Sin embargo, WikiLeaks, como en su momento Twitter, son solamente  una serie de factores,  seguramente no los más decisivos, para que se generen este tipo de revoluciones, lo cual no significa que no sean nuevos actores en el escenario político. Uno de los grandes factores de los que no se habla es que Ben Ali no se ha alíado con Estados Unidos, por lo cual no es protegido por la comunidad internacional. De la misma forma como le ocurrió a Ahmadinejad en Irán. En este sentido Twitter y WikiLeaks también son usados como máquinas de presión política - más allá de los ciudadnos- por los gobiernos moviendo estratégicamente piezas en el tablero global, sin mostrar las manos.

Vía Foreign Policy