*

X

Diego Fernández de Cevallos montó un show mediático, afirman sus secuestradores

Política

Por: pijamasurf - 01/26/2011

En un comunicado del 24 de enero, la Red por la Transformación Global afirma que "El Jefe" Diego Fernández de Cevallos estuvo a punto de ser pasado por las armas y que los medios han creado un show mediático alrededor de su secuestro.

La Red por la Transformación Global, el grupo que afirma haber secuestrado a Diego Fernández de Cevallos, dio a conocer un nuevo boletín titulado "POSTDATA Y PROEMIO", fechado el 24 de enero, en el que afirma que Fernández de Cevallos fue condenado a muerte pero la pena le fue conmutada por los antes conocidos como “Los misteriosos desaparecedores”, a partir de la propia solicitud de Fernández de Cevallos. Más tarde el abogado fue liberado.

“Condenado a la pena capital Diego Fernández de Cevallos Ramos solicitó por escrito que ésta le fuese conmutada; encausada dicha solicitud, fue liberado a las 6:13 a.m. del día 20 de diciembre de 2010”

El reconocido abogado, legislador y ex-candidato a la presidencia de la República en 1994 reconoció este hecho ante los medios de comunicación.

Sobre Fernandez de Cevallos la Red por la Transformación Global agregó:

“....Fernández de Cevallos hizo un registro pormenorizado de su encierro y tuvo tiempo para elegir sus primeras palabras frente a los medios sirviéndose de la retórica que lo caracteriza. Concedimos no (re)cortarle la barba, de lo demás (montaje mediático y cinismo sin límites) no nos hacemos cargo”

Estas palabras muestran una clara molestia por parte de la RTG por el montaje mediático alrededor del secuestro de ex-legislador y en el que tanto Fernández de Cevallos como las cadenas televisoras han sido cómplices. Llama la atención que si bien Fernández de Cevallos pudo haberse cortado su larga y blanca barba resultado de siete meses de reclusión, no lo hizo como parte de la construcción, todo indica, de un show mediático alrededor de su secuestro. Así mismo, la “grandilocuencia”, la estructura de su discurso, el “arrojo” charro de una película del cine mexicano de los años cincuenta, su confianza en “Dios”, muestran, (lo intuyen la RTG), una estrategia de comunicación política bien planeada por Fernández de Cevallos durante su cautiverio como también durante las horas entre su liberación y el momento en que se hizo pública. ¿Acaso se arrepentirán los miembros de la RTG de no haber pasado por las armas a ese “cabrón”, como ellos mismos los describieron en uno de sus comunicados?

Sobre el secuestro de Eduardo García Valseca, los antes “Misteriosos desaparecedores”, se deslindaron:

“Por otra parte, aclaramos que el secuestro y el maltrato que denuncia el empresario Eduardo García Valseca, bajo la asesoría del Sr. Antonio Ortega, no fueron realizados por la RTG y consideramos que dicho acto no pudo haber sido llevado a cabo por organización revolucionaria alguna”

Terminan definiendo su controversial credo sobre la violencia:

“El ejercicio de la violencia constructiva es para Nosotros un recurso legítimo, pero necesita de un proyecto en el que su uso sea solamente un medio necesario.”

Así pues, entre ex-políticos que lucran con su propia tragedia y secuestradores con más credibilidad que muchos medios, se debate el país. La tragicomedia mexicana del siglo XXI.

Te presentamos el texto íntegro del comunicado:

Comunicado íntegro:

"La verdad es una y para todos; los Sabios hablan de ella y la comparten con muchos hombres, y los necios creen ser los dueños de ella".

Sentencia Veda

Después del Boletín titulado "EPÍLOGO DE UNA DESAPARICIÓN" las presentes líneas constituyen nuestra primera comunicación. Sirva como postdata a la acción realizada y al esfuerzo por explicarla, así como proemio a la actividad crítica y práctica que habremos de seguir desarrollando.

Estamos ciertos, empero, que esta postdata no podrá despejar la densa niebla que, como fenómeno político-cultural, nos rodea y eclipsa lo evidente. El fenómeno no es fortuito. El extravío de las certidumbres y de los proyectos de transformación es signo de una época en la que se pretende arrojarnos al abismo de la apatía, aceptando como única posible la actual forma de vida.

La sospecha, el escepticismo, la incredulidad y la desconfianza son algunos de los componentes de esa espesa bruma que la opinocracia se ha encargado de esparcir a los cuatro vientos. Otros componentes son el miedo y la resignación, afanosamente labrados desde la cúspide del poder, con el fin de inmovilizar o de encauzar los actos de protesta e inconformidad, que a diario se producen, en un marco ya controlado y en un sentido político previamente calculado y por lo tanto inofensivo.

Con particular interés y energía la plutocracia pretende fomentar el individualismo a ultranza, minar la confianza en nuestras propias fuerzas, liquidar toda ética de convicciones, vaciar de sentido y contenido real a la democracia y a todo proyecto que pueda mover a la acción y transformación revolucionaria; se trata a fin de cuentas de que nadie crea en nada. Para ello los oligarcas tratan siempre de engañar y hacen trabajar a otros en dirección de sus propios fines, apoyados en sus intelectuales orgánicos y líderes de opinión; ese es su trabajo, que lo cumplan mientras puedan. Nosotros aprendamos a cumplir el nuestro.

Toda hipótesis parte de cierta lectura de los acontecimientos y siempre busca su cotejo con la realidad. Es difícil descartar todas las especulaciones como posibilidades, pues el que cada una guarde un valor relativo, habla simplemente de una realidad social que las hace verosímiles. Sin embargo, los hechos se sostienen más allá de los dichos. Más allá del hecho de que la realidad sea consignada de manera escrita, ésta persistirá; la situación que vivimos existe aunque no lo digamos y no porque lo digamos Nosotros (y no Ellos) es menos cierta.

Obstinarse en escatimar realidad a lo real nunca permitirá entender cabalmente lo que pasa; negar autenticidad a lo escrito, e incluso a la acción realizada por nosotros, sólo ocasionará ser refutado y rebasado por la realidad que a todos trasciende. Podríamos enumerar una larga serie de devaneos y delirios que intentan deslegitimar formas de lucha; mejor hagamos por explicar y comprender causalmente la realidad social para transformarla, como quienes por debajo de la niebla buscaron el carácter político de la acción realizada, sin poner en duda que una fuerza de izquierda pudiese llevar a cabo un acto de esa naturaleza.

Históricamente el imperativo del emporio comunicativo ha sido el velar y encubrir. Cuando los hechos los rebasan y son inocultables su tarea es sembrar dudas, dirigir opiniones, engañar con la verdad, banalizar lo esencial, esencializar lo banal, encauzar las posibles críticas y desacreditar toda acción u omisión que afecte la imagen, el discurso o los intereses de los que detentan el poder económico y político.

Condenado a la pena capital Diego Fernández de Cevallos Ramos solicitó por escrito que ésta le fuese conmutada; encausada dicha solicitud, fue liberado a las 6:13 a.m. del día 20 de diciembre de 2010. Fernández de Cevallos hizo un registro pormenorizado de su encierro y tuvo tiempo para elegir sus primeras palabras frente a los medios sirviéndose de la retórica que lo caracteriza. Concedimos no (re)cortarle la barba, de lo demás (montaje mediático y cinismo sin límites) no nos hacemos cargo.

Hicimos la asunción explícita de la actividad realizada, reiteramos que la responsabilidad es nuestra, no así del uso que de nuestras acciones y palabras se haga con otros fines. Por otra parte, aclaramos que el secuestro y el maltrato que denuncia el empresario Eduardo García Valseca, bajo la asesoría del Sr. Antonio Ortega, no fueron realizados por la RTG y consideramos que dicho acto no pudo haber sido llevado a cabo por organización revolucionaria alguna.

Somos nodos de una red que se vale de la violencia, más no como único ni fundamental recurso, en la construcción de un proyecto económico, político y social; esta acción no sintetiza todo lo que somos, lo que hacemos y hacia donde nos dirigimos. En una sola tarea no se hallará ¡el programa!, ¡el plan! o ¡el fin!; y no se encontrará jamás "demanda política" alguna a quienes detentan el poder, pues sería tanto como pedirle peras al olmo o ayuda al enemigo.

Reiteramos que el contexto de violencia generalizada se debe, por un lado, a la inoperancia político institucional y por otro a la persistente fragmentación social e incapacidad para articularnos como comunidad política capaz de construir un proyecto de transformación. El ejercicio de la violencia constructiva es para Nosotros un recurso legítimo, pero necesita de un proyecto en el que su uso sea solamente un medio necesario. Nuestro proyecto es reconstituir nuestra condición humana que la vileza de los poderosos nos arrebata; para Nosotros la brújula es la rehumanización que hasta ahora nos es negada. Consientes estamos de que un mayor nivel de organización implica un menor grado de violencia y eso vale tanto para los movimientos sociales como para la vida en comunidad y el Estado nacional.

Fraternalmente:

RED POR LA TRANSFORMACIÓN GLOBAL

¡CONTRA LA INJUSTICIA Y LA IMPUNIDAD, NI PERDÓN NI OLVIDO!

Enero 24 de 2011

¿Está prohibido hablar sobre el supuesto alcoholismo del presidente Felipe Calderón?

Política

Por: pijamasurf - 01/26/2011

Más allá de que Calderón sea alcohólico o no, queda claro que México tiene un grave problema de libertad de expresión ante el despido de Carmen Aristegui por hablar de un tema inefable para el aparato mediático que protege sus inetereses protegiendo al gobierno ¿Ha sido sacrificada la única voz sobria dentro de los medios ebrios de simulación?

El reciente despido de la periodista Carmen Aristegui de la cadena MVS simplemente por mencionar el tema del supuesto alcoholismo del presidente de México Felipe Calderón y negarse a disculparse en público es una muestra contundente del control mediático que ejerce el gobierno mexicano en colusión con la corporatocracia.

El despido  de Aristegui ocurrió después de que la periodista hiciera alusión a la manta que presentaron diputados del Partido del Trabajo en el Congreso, con la leyenda: "¿Tú dejarías conducir a un borracho tu auto? ¿No, verdad? ¿Y porqué lo dejas conducir el país?” Aristegui  dijo "¿Tiene o no Felipe Calderón problemas de alcoholismo? Esto merece, insisto, una respuesta seria, formal y oficial de la propia Presidencia de la República".

Según  MVS  en su código de ética rechazan la presentación de "rumores" como "noticias"; Aristegui claramente mencionó que el supuesto alcoholismo de Calderón era un rumor, y, con la sobriedad que la caracteriza, mencionó que era un tema que se debía discutir, en ningún momento asumiendo que fuera verdad. ¿Acaso el código de ética de MVS no debería de volverse a redactar diciendo que simplemente hay temas de los cuales está prohibido hablar? ¿Existe un conflicto de interés ante una posible nueva concesión en el espacio radioeléctrico a MVS por parte del gobierno? O ¿simplemente el tema del alcoholismo de Calderón es sumamente sensible, un tabú mediático, tal vez porque la gente del medio sabe que el rumor es verdad o porque la misma presidencia ha dado línea sobre el tema? ¿Existe libertad de expresión en un país donde la periodista más respetada y comprometida no puede hablar de lo que millones de mexicanos hablan en las redes sociales y de lo que sucede a todas luces en el congreso con la manta del PT ? ¿Acaso en los códigos de ética de los medios no dicen que buscan reflejar la realidad y darle voz a la gente?  ¿Ha sido sacrificada la única voz sobria dentro de los medios ebrios de simulación?

El modo en el que informan los medios de comunicación ha llevado a la realidad a ser substituida por un simulacro, una producción hiperreal que refleja solamente una versión conveniente y manipulada de lo que sucede en el país, una especie de escudo virtual que protege los intereses de medios como Televisa o de la clase política y transmite al pueblo una farsa que después de cierto tiempo, pese al abismo educativo y los trucos de la propaganda, ya nadie cree, por lo cual se genera una especie de limbo entre lo que se proyecta en los medios y lo que se vive fuera de ellos. Por eso cuando alguien del mainstream se sale de este script, apenas asomándose de la matriz de producción de realidad simulada, es inmediatamente bloqueado del sistema.

Sobre el rumor del alcoholismo de Felipe Calderón hay que decir que aunque no existen pruebas para sustenarlo, es un rumor muy difundido particularmente entre los periodistas que cubren la presidencia y entre algunos políticos:

"Son también varias las anécdotas que circulan en mi gremio, provenientes de quienes cubren la fuente presidencial, sobre los inconvenientes que esta situación -la presunta ingesta de alcohol a deshoras- está provocando en la logística de Presidencia de la República en términos de protocolo", escribe la periodista Eileen Truax en su blog. Federico Arreola también ha dado voz a estos rumores.

Calderón aceptó ser un bebedor social con el payaso-periodista Brozo en esta entrevista. En este video y en este otro se muestra a Calderón supuestamente borracho; es difícil confirmar que esto sea así, es necesario ser un perito para constatarlo. De cualquier forma, y, más allá de la gravedad que esto supone de ser cierto, lo que a la mayoría le resulta evidente, y es por lo cual se generan tan fácilmente estos rumores, es que Calderón conduce al país obstinadamente, imponiendo una voluntada que parece estar fuera de la realidad, de forma similar a la de una persona que en estado de ebriedad porfía una iniciativa que está condenada a fracasar y que para las personas "sobrias" a su alrededor es rídicula.  Aunque quizás más que una borrachera, el rostro picaresco de Calderón refleja la faz taimada de quien ha hecho tratos oscuros con las corporaciones y las mafias de la elite y finge estar librando una guerra sustentada en una serie de principios morales. Es decir, el dejo de la hipocresía.

Quizás la mejor radiografía de lo que México piensa de su presidente nos la da Google Instant: