*

X
Osorio Chong y los hoyos del gobierno en la fuga de El Chapo Guzmán

 chong1

Hasta ahora, apenas se quiere asumir oficialmente la responsabilidad de informarnos con seriedad cómo va aquello que debe concluir con la recaptura de El Chapo. Una vaga referencia del Lic. Osorio hace unos días no basta.

Por ello, hemos de conformarnos con saber, gracias a los drones y geolocalizadores que, supuestamente, estuvo en Sinaloa. Y con el desplegado que la Procuraduría General de la República publicó hace un par de semanas, donde se incluyen los lineamientos de recompensa que habrán de seguirse, en el hipotético caso de que las pistas que se filtren sirvan de algo para detenerlo. A propósito, si es el caso, puede recomendarse también cavar un túnel para cobrar la gratificación que se ofrece, porque será complicado sobrevivir a la delación que se promueve.

Así, el objetivo del desplegado de marras se cae de maduro. Pero no ha podido esconder que se trata del extravío de un grupo de políticos el que ha impuesto esta estrategia, propia de un western, y a costa del erario, para reencontrarlo.

Sin la renuncia, o cuando menos, la aportación numismática del Secretario de Gobernación para reaprehenderlo, la trama decae y se abarata. En tanto, El Chapo ha pasado a las páginas interiores de los diarios, y trata de eludírsele en los noticieros de la radio y la televisión de un país casi beltronizado. Y sin embargo, puede ser probable que, dentro de 30 años, nuestros hijos y nietos apenas se acuerden de Peña Nieto, pero sepan referir, en cambio, lo que ocurrió con este delincuente y durante este lapso.

Por lo pronto, El Chapo en libertad, el dólar a la alza y el precio del petróleo a la baja.

Los partidos políticos en tortuosa o chapucera actividad democrática, y los árbitros electorales del INE, en floración bochornosa.

Resta aguardar, frente a todo ello, día con día, la crítica a veces interesante, bien remunerada, políticamente correcta y por ende, monótona --y en el fondo inofensiva-- de quienes puntualmente analizan a este país trastabillante y sobrediagnosticado.

Pero queda el humor, en cualquiera de sus vertientes, veredicto fugaz y mundano que, por cierto, es el que infecta de manera incurable la gloria de quienes nos gobiernan y nos han gobernado.

Al tenor de lo anterior, sin duda alguna, El Chapo ha logrado revolucionar, con su fuga, la mercadotecnia de la mecánica de suelos y, al mismo tiempo, ha reanimado el conocimiento del subsuelo político, territorial y extraterritorial del país.

A esta hora y punto, se nos debe ya una ceremonia de cancelación del timbre postal conmemorativo, con motivo del primer mes de la desaparición de El Chapo, presidida por el doctor Sergio García Ramírez, forjador inapelable de un sinnúmero de convicciones atolondradas, entre ellas, la de la readaptación social, método infalible de la restitución de la conducta de los mexicanos que incurren en todo tipo de delitos, en vista de la injusticia e inequidad social prevaleciente. Y también, para empezar, debe aclarársenos, de una buena vez, si en chino túnel se dice Chong.

Se preparan reacciones de guerra contra el Estado Islámico

Política

Por: pijamasurf - 08/28/2015

Si es que no estaba claro que había una guerra, todo indica que se prepara una reacción bélica de gran escala; el presidente francés declara que ataques son un "acto de guerra"

 

isis

El presidente Hollande, de Francia, declaró hoy que los ataques sufridos este viernes en París son un "acto de guerra" y que su país responderá "sin piedad" en contra de los agresores, quienes en este caso parece que han sido ya identificados como parte del Estado Islámico (IS o también ISIS, por sus siglas en inglés). Ello parece sugerir, y esperemos equivocarnos, una guerra frontal contra este grupo. Por el momento, las declaraciones son una respuesta inmediata al estado de inseguridad que siente el pueblo francés.

El ahora llamado Estado Islámico ha cobrado notoriedad después de tomar partes del territorio de Irak y Siria y promulgar un califato; según las autoridades occidentales, la organización tiene una visión radicalmente apocalíptica dentro de su islamismo y sus orígenes se pueden rastrear a Al Qaeda. 

Los ataques de la noche del viernes --que han dejado más de 120 muertos en París-- han sido vistos como confirmación de "las preocupaciones de la expansión del Estado Islámico" y del aumento de su poderío, según señala el Washington Post. Mientras tanto el presidente de Siria, Bashar al-Assad, culpa a la política francesa de los ataques: "Errores en las políticas occidentales, particularmente de Francia, en torno a los eventos en la región, y su ignorancia del apoyo que realizan muchos de sus aliados a terroristas son las razones detrás de la expansión del terrorismo", dijo el mandatario. Al-Assad argumenta que en su país han muerto más de 250 mil personas debido a una guerra civil en la cual han participado los poderes occidentales. Francia y Estados Unidos opinan lo contrario, culpando a Assad de los cientos de miles de muertos.

El tono en Irán fue muy distinto, pues las autoridades condenaron los ataques categóricamente. Egipto se hizo eco de este mismo sentimiento. Autoridades del Islam en diferentes países dijeron que los ataques son condenables desde todas las perspectivas y religiones.  

Es muy probable que veamos un vehemente despliegue de la fuerza militar francesa y de sus aliados en los próximos meses. Indudablemente algunos grupos islámicos son una amenaza para la paz y la seguridad de muchas personas, y no sólo en países occidentales. Sin embargo, esperamos que esta reacción sea moderada y no se cometan los mismos errores que en ocasiones anteriores, en las cuales se lanzaron guerras frontales contra países enteros --matando a cientos de miles de personas por el crimen de unos pocos. De igual manera, esperamos que existan la claridad y el discernimiento para no condenar a grupos étnicos y organizaciones religiosas que no necesariamente tienen que ver con facciones radicales que se desprenden del grueso de la población. Obviamente nos referimos a la tendencia a condenar, discriminar y agredir a todos o a gran parte de los musulmanes por acciones que no son representativas del conjunto.

Valdría la pena preguntarnos: ante un ataque así, ¿es posible responder pacíficamente? Para avezados analistas geopolíticos esto suena ingenuo (puesto que estamos ya dentro de una guerra, nos dirán); lo cierto es que experiencias anteriores --reacciones similares-- no han logrado en ninguna medida desarticular el terrorismo ni mitigar su influencia. Hay que mencionar, por ejemplo, que Francia atacó por vía aérea diversos campamentos en Siria hace poco más de 1 mes y anteriormente ha lanzado ataques también en Irak. Tal vez estemos más allá de estas consideraciones y, como señala el papa Francisco, esto sea ya una "Tercera Guerra Mundial en fragmentos". De nuevo esperemos que existan alternativas, razón y, contrario a lo que Hollande declaró, algo de piedad.