*

X

Julian Assange, MK-Ultra y la conexión Rothschild ¿WikiLeaks usado por los Iluminati?

Por: Aleister Cromby and Witch - 12/24/2010

WikiLeaks podría ser el 9-11 del Internet y Julian Assange un nuevo Bin Laden usado por la elite que controla los medios y los bancos de nuestro planeta para tomar control de la red

Julian Assange, el producto del año. Assange asaltando al mundo por "sorpresa", como un llanero solitario de la transparencia (al menos la cara de la transparencia). El líder de WikiLeaks, no hay duda, es lo más cercano mediáticamente, contraculturalmente, al Che Guevara, ese ícono iterado y utilizado para vender un ideal justamente por aquellos que el "ideal"originalmente combatía. El Che Guevara es un capitalista post-mortem. Assange, involuntariamente o voluntariamente, parece que cumplirá la misma suerte y colaborará a que la libertad de información sea celada (fomentando nuevas leyes de control sobre las redes cibernéticas), una celada precisamente, una trampa de libertad... colaborará a que el mismo sistema cuyas injusticas y violaciones humanas denunció en Afganistán, en Irak y en el seno de las embajadas, pueda avanzar en su plan totalitario. Tal vez Julian Assange, además, es el nuevo Osama bin Laden, el ex agente de la CIA, entrenado en Pakistán, luego vuelto enemigo público 1 del mundo, y cuya organización terrorista provocara leyes como el Patriot Act, el cual permite espíar a los ciudadanos e hiciera que la seguridad en los aeropuertos se incrementara al límite de lo perverso.

Es posible que WikiLeaks sea lo que dice ser, la Wikipedia de la información secreta, un esfuerzo colectivo sin fin de lucro, cuyo interés es contribuir a la libertad de la información. Formado por hackers, cuyo mantra siempre fue "la información quiere ser libre" y en el caso específico, como sugieren los mails internos de WikiLeaks publicados en el sitio Cryptome del tránsfuga, John Young, con la intención de joder a todos: "fuck them all". Al parecer un sincero intento por sacar a la luz la cloaca política que corroe las venas del planeta.

Es posible que solamente sea la incredulidad de los medios conspiracionistas, que en la paranoia y en el resintimiento, no consienten nada que no confirme sus teorías más radicales: que existe una única y todoabarcante conspiración que controla al planeta. Y que cualquier cosa que provenga de los medios que, aparentemente, estarían soportando esta conspiración monolítica, tiene que ser un truco con agenda oculta. ¿Cómo pensar que el Grupo Prisa, o el New York Times, ataquen seriamente al sistema y al status quo que les da de comer, que en cierto modo se ataquen a sí mismos? ¿Por qué en el caso del climategate, algunos medios objetaron que no podían publicar información hackeada, pero en el caso de WikiLeaks no hay tal ética? ¿Qué no es cierto que el mismo Assange ha aceptado que los cables son revisados y editados por los medios a los que se los confió? El mismo Assange que ha dicho que las personas que le preguntan sobre los atentados del 9-11, sólo distraen la atención de verdaderas conspiraciones. ¿Por qué no hay cables de esta conspiración o de extraterrestres o de Israel? ¿Acaso tendría que haberlos para que los cables de WikiLeaks fueran un esfuerzo real en contra del mainstream político?

Esto es lo que razonan algunos bloggers conspiracionistas, para quienes lo revelado por WikiLeaks no entra en su narrativa de lo que la verdad oculta debe de ser.  Lo cierto es que Assange es el centro de la proyección de las fantasías y de los miedos, tanto de los conspiracionistas, como de millones de personas con una ligera tendencia a la izquierda, que buscan un nuevo héroe, un golpe de libertad. Y los medios, prestos, con Assange, se los dan. Lo cierto es que más allá de un nivel de interpretación sociológica y psicológica, no podemos acceder a la verdad, sin lugar a dudas, que a todos nos gustaría descubrir, según nuestra visión del mundo: no podemos decir que Julian Assange es un agente de la CIA o que trabaja para el Mossad o que está siendo usado por los Illuminati, pero decir lo contrario, que Assange es un sincero héroe moderno que lucha contra el sistema opresor, sería también algo ingenuo. En ese terreno fangoso en el cual se mueve la información actualmente, siempre entre la sobreinformación y la desinformación, entre las agendas ocultas y la paranoia, intentaremos presentar aquello que es un motivo para sospechar de la autenticidad de WikiLeaks o de que esta organización está siendo manipulada.

LSD, MK-Ultra y la programación de WikiLeaks

En la entrada de Wikipedia de Assange leemos que su madre, Christine, se casó en 1979 (Julian nació en el 71) con un miembro del culto new age australiano Sanitniketan Park Association(también llamado La Gran Hermandad Blanca), el cual era liderado por la maestra de yoga Anne Hamilton Byrne. Este grupo se caracterizó por reclutar a enfermos mentales, doctores y enfermeras a sus filas y tener su sede  en el hospital Kew, donde se administraba LSD y terapia de electroshock a los pacientes.

Ann Hamilton Byrne, "adquirió catorce niños entre los años 1968 y 1975", algunos de los cuales eran hijos naturales de miembros del grupo, otros fueron adoptados a través de oscuros procedimientos legales, algo que más tarde se comprobó. Según Wikipedia, a los niños se les dosficaba con drogas como Anatensol, Diazepam, Haloperidol, Serepax, Tegretol y otras más. Cuando llegaban a la adolescencia se les dosificaba con LSD.

No existe información fidedigna sobre si Assange vivió en este ambiente con el esposo de su madre de 1979 a 1982 o simplemente el esposo de su madre, un músico, tenía estas creencias.  Assange había crecido en Magnetic Island y sus padres eran parte de una compañía de teatro itinerante; su vida sería desde su inicio la de un nómada moderno.

Por otra parte el periodista Webester Tarpley, entrevistado por Alex Jones, señala que Assange cumple perfectamente con el perfil de un "niño MK-Ultra", es decir, del programa de control mental de la CIA que utilizaba LSD. La inferencia de Webster Tarpley solamente está basada en su percecpión de lo que son estos niños MK-Ultra y por el hecho, según le dice a Alex Jones, de que ve en WikiLeaks una agenda estilo CIA. Tarpley dice que en realidad los documentos de WikiLeaks no atacaron a nadie que no fuera  ya un agente de la CIA o sólo lo hicieron a personajes como Putin y Berlusconi, los cuales están fuera del control de la elite. Tarpley añade que la información revelada podría haber sido conocida fácilmente por cualquiera que perstara atención a los medios locales. En este sentido WikiLeaks consistiría en una típica estrategia de las agencias de inteligencia, que en eset caso funcionaría combatiendo la filtración de información secreta con filtración de información que ahoga a la demás y con una mayor legitimidad, lo que hace pensar que lo filtra WikiLeaks es es tope de lo que se oculta. Una estrategia que recuerda al asesor de la familia Rockefeller, Ivy Lee, que en una crisis mediática hace casi 100 años, filtró documentos internos de la familia para sesgar la opinión públic.

Tarpley y Jones creen que es posible que Assange ni siquiera sepa que está trabajando para la agenda de la elite; se le filtraría solamente la información conveniente y se predeciría su comportamiento a través de su perfil psicológico trastocado por los programas de la CIA. Por otra parte, Tarpley resalta que el nombre de hacker de  Assange es "Mendax", lo que significa básicamente "el mentiroso".

Tanto John Young el fundador del sitio Cryptome, como Daniel Domscheit-Berg (alias Schmidt) fundador de OpenLeaks, ambos ex WikiLeaks, han dejado a la organización por diferencias con Assange, argumentando que éste perdió el piso y es sumamente egocéntrico (el ego de Assange que hora recibe el catering del medio podría ser justamente la forma de manipular el proyecto WikiLeaks). Berg, además, quien manejara las finanzas de WikiLeaks, según estos documentos, muestra su preocupación por fondos secretos. "Yo asumó que Danie Schmidt olió una rata, o un pago fallido, y confrontó a Assange. Lo que llevó a la ruptura", escribe Young. Young debía de sospechar que algo estaba mal porque hizo una petición oficial al Open Society Institute de George Soros para que se le informara según el Freedom of Information Act si este instituto había otorgado fondos a WikiLeaks. El Open Society Institute sólo le respondió de recibido pero no contestó sus preguntas. Assange ha negado que tenga relación con el especulador Soros.

John Young, publica en su sitio Cryptome (el que algunos llaman un WikiLeaks sin editar) el siguiente link a un artículo que teoriza que WikiLeaks es una operación de la CIA (la CIA ha formado un grupo especial para lidiar con WikiLeaks, bajo las siglas WTF, acrónimo también de What the Fuck!, lo que algunos llaman un chiste interno ante la posibilidad de que ellos mismos operen parte de WikiLeaks).

Según el sitio Siria Truth, Daniel Domscheit-Berg le dijo a su corresponsal en Berlín que Assange recibió dinero del Mossad para proteger a Israel de los cables filtrados.

La conexión Rothschild y la relación de WikiLeaks con los medios mainsteam

Entre las sospechas del affair WikiLeaks, está la relación de amor con los medios del mainstream, por ejemplo el New York Times (o su revista el New Yorker) ha entrevistado a Assange un par de veces, incluyendo una entrevista realizada por Raffi Khatchadurian, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, una poderosa organización política liderada por David Rockefeller . Assange también fue entrevistado por Richard Stengel, de la revista Times, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores. El director de la compañía del New York Times, Arthur Sulzberger Jr., también es miembro del Consejo de Relaciones Exteriores y su familia ha sido miembro de la Fundación Rockefeller.

Una buena pregunta sería ¿por qué los periodistas pertenencen a organizaciones políticas como el Consejo de Relaciones Exteriores y acuden a reuniones como la del Grupo Bilderberg? Lo que nos revela la estrecha relación entre la elite política y financiera y el periodismo. La Operación Mocking Bird de la CIA fue formada en los 50 para influenciar medios de comunicación extranjeros y nacionales. Como sucede con este tipo de grupos se acepta que existió pero se dice que ha dejado de existir, lo cual es altamente improbable considerando la forma de operar de la CIA y la importancia de los medios y el fácil acceso que tienen a ellos a través de las grandes corporaciones casi monolíticas.

El mismo Assange ha aceptado que los medios a los que les entrega los cables editan y redactan la información.

Del otro lado de Nueva York, en Londres, el equivalente de los Rockefeller, son los Rothschild, una familia que en cierta medida inventó el sistema bancario moderno. Tal vez no sea casualidad que The Economist le otorgó  a Assange el premio de New Media en 2008. La revista The Economist pertenece al The Ecnomist Group, la mitad del cual pertenece al Financial Times, un subsidiario de Pearson PLC. Un grupo internacional de accionistas, incluyendo a The Rothschild Banking family of England es dueño del resto.  Sir Evelyn Robert Adrian de Rothschild fue director de The Economist de 1972 a 1989. ¿Casualidad que la familia Rothschild, cuyo patriarca Mayer Amsel dijera en 1790 "dejenme controlar e imprimir el dinero de una nación y no me importa quien hace las leyes", controle las dos publicaciones financieras impresas más influyentes ?

La conexión con la familia Rothschild se extiende al abogado de Julian Assange, Mark Stephens de Finers Stephens Innocent, quien es también el consejero legal del Waddesdon Trust de los Rothschild. ¿Es casualidad que Assange haya pasado los meses anteriores a la filtración de los cables de las embajadas, que  ya habían sido anunciados, en Londres, en el fuero de los Rothschild?

La familia Rothschild, aunque ahora parte de la nobleza británica, tiene un claro origen judío (al igual que los Rockefeller), y  fue instrumental en la formación del estado de Israel. Hace poco los Rothschild construyerón la Suprema Corte de Isarel, un edificio de evidente arquitectura masónica, que tiene incluso una pirámide con un ojo.

Cuando se habla de los Iluminati generalmente se menciona a los Rothschild como una de las líneas sanguíneas que detenta el poder. Es posible que los Iluminati, como tales, en realidad no existan, o sólo hayan existido a finales del siglo XVIII, fundados por Adam Weishaupt, que sean justamente la fachada para distraer a los conspiracionistas. Pero es difícil negar que los Rothschild y los Rockefeller, familias eminentemente banqueras y petroleras, no ejercen un poder superior al de los políticos en turno. Su influencia no se limita a una elección, se extiende por décadas afirmando su imperio en la sombra. En este sentido es difícil pensar que no tienen mano en el affair de WikiLeaks, ¿pero cuál es su agenda?

En el 2008 el profesor de Stanford Larry Lessig dijo que  "Va haber un evento i-9/11" que servirá como catalizador de una radical reestructuración de las leyes relacionadas a Internet (un Patriot Act electrónico). Es curioso que en el año 2000, el Project for a New American Century, un think thank, en el cual participaban Dick Cheney y Paul Wolfowitz, escribió en un reporte que era necesario un nuevo evento tipo Pearl Harbor. Un año después ocurrió el evento de las torres gemelas (que Assange no considera una conspiración)

¿Estaremos viendo una paradójica escenificación donde el héroe del internet, voluntaria o involuntariamente, acaba con la libertad de la red que motiva su cruzada? Tal vez no sea casualidad que  la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos aprobó está semana una ley que acabaría con la neutralidad de la red en lo que se refiere a acceso inalámbrico. O que la ONU ha iniciado platicas para formar un gobierno global de Internet. WikiLeaks, ¿el 9-11 del Internet?

Muñecas sexuales: prostitutas robóticas causan furor en los burdeles de Japón

Por: pijamasurf - 12/24/2010

Lo que alguna vez fue un sofisticado fetcihe sexual hoy es una práctica masivamente popular en Japón: tener sexo con muñecas robóticas en lugar de recurrir a prostitutas tradicionales

A lo largo de la historia Japón se ha caracterizado, entre muchas otras cosas, por mostrar un singular y sofisticado acercamiento a la sexualidad. Desde la refinada cultura en torno a las geishas hasta los más bizarros hábitos sexuales, los japoneses parecer divertirse con la exploración de esta actividad que raya en la frontera de la biología, el arte, y la espiritualidad. Por otro lado, desde que este país fue castigado por la comunidad internacional tras la Segunda Guerra Mundial, y le fue prohibido el desarrollo de armamento, Japón dedicó todos sus recursos científicos a desarrollar tecnología civil. Y en con secuencia su población se habituó, durante las últimas cinco décadas, a convivir de manera cotidiana con un avanzado entorno tecnológico.

En un peculiar fenómeno que de algún modo fusiona estas dos facetas de la sociedad japonesa, la sexual y la tecnológica, se ha registrado la popularización de prostitutas semi robóticas que atienden a cientos de clientes en distintos burdeles ubicados alrededor del país. Siguiendo la tradición de sofisticadas muñecas sexuales, ahora los servicios de prostitución se han visto inundados de mujeres semi robóticas que satisfacen aún a la más exigente clientela. Las primeras "muñecas de amor", como también son conocidas, llegaron a Japón hace aproximadamente hace tres décadas. Originalmente tenían el propósito de ofrecer una oportunidad a personas con ciertas discapacidades de gozar de la sexualidad. Con el paso de los años el uso de este tipo de muñecas se fue popularizando entre otros sectores de la población masculina y con el tiempo la demanda por sostener relaciones sexuales con estas entidades simuladas comenzó a incrementarse.

A pesar de que no se tiene una explicación concreta sobre esta tendencia psicosocial, lo cierto es que existen factores determinados que influyen en la popularización de las muñecas sexuales y de su nueva evolución en forma de prostitutas semi robóticas. Por un lado esta el aspecto kinky, es decir la facilidad con la que una muñeca se presta para ser co participe de algunas de las fantasías sexuales más extravagantes. Por otro lado esta la timidez y la discreción, al parecer muchos japoneses que recurren a la prostitución son incapaces de sostener una relación con una mujer real o simplemente prefieren no dejar rastro de su paso en la memoria corporal de una prostituta de carne y hueso. Pero no podemos dejar de lado el factor tecnosocial. Los habitantes de este país han crecido rodeados de personajes y entidades emergidas de la tecnología y que juegan con las fronteras de lo humano y lo mecánico. Desde los tamagochis que se volvieron famosos en los noventas, hasta el extraño fetiche de fornicar con chicas disfrazadas de cosplay (mujeres ataviadas como los personajes de algún videojuego, libro, o película relacionado al manga), este fenómeno también refleja un cierto grado de intimidad con las maquinas.

Con el tiempo las muñecas sexuales utilizadas tradicionalmente se fueron sofisticando para emular cada vez más, paradójicamente, el comportamiento humano. Consecuentemente esta evolución fue elevando el precio de tales personajes de manera que ya no cualquier persona que quiera tener sexo con una humanoide de calidad puede permitirse adquirir una para su uso casero. Actualmente una tecnochica de primera calidad, con la "carne" de silicona, el esqueleto de metal, y dotada de decenas de articulaciones que le permitirán un movimiento fluido y flexible, cuesta alrededor de $6,000 dólares. Y precisamente este último factor es el ha detonado un verdadero fervor en torno a los burdeles que ofrecen a estas muñecas, que realmente están más cerca del robot que del muñeco, y los cuales son visitados a diario por miles de japoneses.

Ante el enorme éxito los robo burdeles se han surtido de una buena cantidad de tecno chicas de acuerdo a diferentes perfiles fisiológicos. Pero además, y como complemento a esta rebuscada fantasía de remediación sexual, estas casas de cita cuentan con cientos de disfraces para que los clientes prácticamente diseñen a su gusto a su prostituta del día. De esta forma realmente lo que se ofrece ya no es un servicio de sexo en si, sino la oportunidad de configurarte una catártica fantasía psicosensorial, que permita intimar con objetos semi-animados, con alma tecnológica, y con los cuales puedas intercambiar fluidos corporales por una simulación memética que bien podría transformarse en una realidad alternativa.