*

X
El Nikon Small World es un concurso anual nos muestra algunas de las mejores imágenes microscópicas que se obtuvieron durante el último año alrededor del mundo

Como cada año, actualmente se esta celebrando el concurso Nikon Small World en su edición 2010. Este certámen premia a las fotografías microscópicas más destacadas del mundo y celebras los acercamientos más bellos a las profundidades de la naturaleza. Pero este concurso no sólo reconoce la intimidad biológica y la seducción celular, en realidad premia algo así como la “relevancia microestética”, ya que no sólo ganan las imágenes más hermosas, sino que también se cuenta, como parte del criterio, la potencial aportación que realizen al mundo de la ciencia.

Es importante recordar que las “fotomicrografías” son “documentos técnicos significativos para la ciencia o la industria. Además, es una imagen cuya estructura, color, composición, y contenido, resulta en un objeto de enorme belleza, abierta a múltiples niveles de apreciación y comprensión”, afirman los organizadores del certámen.

En Pijama Surf hemos decidido compartir nuestra selección de las trece imágenes que más nos cautivaron, una tarea dificil si tomamos en cuenta la increíble estética de la mayoría de las muestras que concursan este año.para todos los inetersados en conocer el repertorio de 120 imágenes e incluso para votar por las que más te gusten, visita el sitio de NikonSmallWorld

El investigador del Instituto de Pathofisiología de la Universidad Charles, en Praga, Viktor Sycora, obtuvo la imagen de una flor conocida como Mirabilis jalapa, en su estado de germinación.

La intimidad celular del ferricianido de potasio nos es develada en esta imagen capturada por Stefan Eberhard del Centro de Investigación de Carbohidratos Complejos, de la Universidad de Georgia.


Esta psicodélica y amenazante entidad es una porción de mandíbula de araña capturada por Philippe Verrees, en Knokke, Bélgica.


Este sugerente falo de luz corresponde a una raíz de cabello en crecimiento de un organismo conocido como Arabidopsis. La fotografía es obra del Dr Elison Blancaflor, de la Fundación Samuel Roberts Noble, con sede en Oklahoma.

Este patrón hiperneuronal que nos remite a la refinada complejidad con la que se ha tejido el universo esta contenido en células gliálicas del cerebelo humano y la imagen fue obtenida por Thomas Deerinck desde el Centro Nacional de Investigación en Microscopía e Imagenología, de la Universidad de California, en San Diego.

Una substancia antidepresiva nunca había sido tan llamativa como en esta entidad policromática, que corresponde a la trazodona. La imagen, que proyecta un ser que pareciera producido del encuentro sexual entre un dinosaurio y un holograma, fue captada por Lars Bech, en Naarden, Holanda.

Un diátomo marino que se encuentra extinto, el Craspedodiscus coscinodiscus, nos presume su naturaleza mandálica, gracias a la cámara de Stephen Nagy.

Este paisaje digno de presenciar tomado de la mano de tu novia extraterrestre como si fuera una romántica y exhuberante puesta de sol, corresponde a una mezcla cristalizada de sulfuro, resorcinol, y dibenzofuran, obtenida por el Dr John Hart en el Departamento de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de la Universidad de Colorado, en Boulder.

Lo que pareciera ser una muestra de arte tribal intergaláctico realmente corresponde a una película de jabón capturada por Gerd Guenther, en Dusseldorf, Alemania.

Simulando la imagen de un ángel caído a las profundidades del mar, con la ligereza que sólo el pecado metafísico puede manifestar, aparece este molusco Lima, fotografiado por el Dr Gregory Rouse en el Instituto de Oceanografía Scripps en California.

Como una especie de altar que tributa a un dios altamente psicodélico, aparece esta imagen de la cabeza de un pez zebra que capturó el Dr Hideo Otsuna en el Centro Médico de la Universidad de Utah.

Aludiendo a la arquetípica figura del huevo alquímico, esta imagen de un Paramecium, fue obtenida por Craig Smith en su laboratorio de Fresno, California.

Como un espejo fractal que ha perdido su rigidez tras una intensa sesión de yoga meta geométrico, este patrón perineal de una raíz conocida como Meloidogyne camelliade, fue captada por el Dr Jonathan Eisenback en el Tecnológico de Virginia.

La araña conocida como Tejedora del Orbe Dorado tiene el tamaño y habilidad suficientes, como lo muestran estas imágenes, para atrapar y devorar pájaros

Hace tiempo fueron captadas unas increíbles fotografías que muestran la escena en la que una araña conocida con el sugerente nombre de "tejedora del orbe dorado" (Golden Orb Weaver) se alimenta de un pájaro pinzón de pecho castaño Mannikin. Las imágenes fueron obtenidas en un jardín de Queensland, en Australia, por un aficionado a la observación de los fenómenos naturales. La "aúrea tejedora de orbes" o "tejedora del orbe de seda dorada" , además de tener un nombre que parece salido de las antiguas dinastías chinas, se carcteriza por una telaraña multiproteínica, escrita con pautas zigzageantes (stabilamenta).

Su nombre proviene del color de sus textos, de la filigrana brillante de sus telas teñidas por el sol, y no del color de su cuerpo. Es raro que estás arañas atrapen pájaros, normalmente se alimentan de insectos grandes, pero estas fotos demuestran que tienen la habilidad y tamaño suficientes para victimar animales mucho mayores a sus propias dimensiones.La Tejedora del orbe Dorado es famosa por su destreza para hilvanar redes de gran fortaleza que pueden fácilmente soportar el impacto de un pájaro en vuelo que aterriza en el portal geométrico que emana de su telaraña, como el espejo de John Dee.

Joel Shakespeare, quien encabeza el área decicada a los arácnidos del Parque Australiano de Reptiles, afirma que las "tejedoras del orbe dorado" llegan a alcanzar el tamaño de la mano de una persona adulta, aunque los ejemplares de las regiones tropicales del norte australiano pueden llegar a superar esas dimensiones. "No se comerá el pájaro completo. Usa su veneno para desprender los trozos que comerá y el resto quedará como una parcela alimenticia para los próximos días" afirma Shakespeare.

via Raramour