*

X
El Nikon Small World es un concurso anual nos muestra algunas de las mejores imágenes microscópicas que se obtuvieron durante el último año alrededor del mundo

Como cada año, actualmente se esta celebrando el concurso Nikon Small World en su edición 2010. Este certámen premia a las fotografías microscópicas más destacadas del mundo y celebras los acercamientos más bellos a las profundidades de la naturaleza. Pero este concurso no sólo reconoce la intimidad biológica y la seducción celular, en realidad premia algo así como la “relevancia microestética”, ya que no sólo ganan las imágenes más hermosas, sino que también se cuenta, como parte del criterio, la potencial aportación que realizen al mundo de la ciencia.

Es importante recordar que las “fotomicrografías” son “documentos técnicos significativos para la ciencia o la industria. Además, es una imagen cuya estructura, color, composición, y contenido, resulta en un objeto de enorme belleza, abierta a múltiples niveles de apreciación y comprensión”, afirman los organizadores del certámen.

En Pijama Surf hemos decidido compartir nuestra selección de las trece imágenes que más nos cautivaron, una tarea dificil si tomamos en cuenta la increíble estética de la mayoría de las muestras que concursan este año.para todos los inetersados en conocer el repertorio de 120 imágenes e incluso para votar por las que más te gusten, visita el sitio de NikonSmallWorld

El investigador del Instituto de Pathofisiología de la Universidad Charles, en Praga, Viktor Sycora, obtuvo la imagen de una flor conocida como Mirabilis jalapa, en su estado de germinación.

La intimidad celular del ferricianido de potasio nos es develada en esta imagen capturada por Stefan Eberhard del Centro de Investigación de Carbohidratos Complejos, de la Universidad de Georgia.


Esta psicodélica y amenazante entidad es una porción de mandíbula de araña capturada por Philippe Verrees, en Knokke, Bélgica.


Este sugerente falo de luz corresponde a una raíz de cabello en crecimiento de un organismo conocido como Arabidopsis. La fotografía es obra del Dr Elison Blancaflor, de la Fundación Samuel Roberts Noble, con sede en Oklahoma.

Este patrón hiperneuronal que nos remite a la refinada complejidad con la que se ha tejido el universo esta contenido en células gliálicas del cerebelo humano y la imagen fue obtenida por Thomas Deerinck desde el Centro Nacional de Investigación en Microscopía e Imagenología, de la Universidad de California, en San Diego.

Una substancia antidepresiva nunca había sido tan llamativa como en esta entidad policromática, que corresponde a la trazodona. La imagen, que proyecta un ser que pareciera producido del encuentro sexual entre un dinosaurio y un holograma, fue captada por Lars Bech, en Naarden, Holanda.

Un diátomo marino que se encuentra extinto, el Craspedodiscus coscinodiscus, nos presume su naturaleza mandálica, gracias a la cámara de Stephen Nagy.

Este paisaje digno de presenciar tomado de la mano de tu novia extraterrestre como si fuera una romántica y exhuberante puesta de sol, corresponde a una mezcla cristalizada de sulfuro, resorcinol, y dibenzofuran, obtenida por el Dr John Hart en el Departamento de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de la Universidad de Colorado, en Boulder.

Lo que pareciera ser una muestra de arte tribal intergaláctico realmente corresponde a una película de jabón capturada por Gerd Guenther, en Dusseldorf, Alemania.

Simulando la imagen de un ángel caído a las profundidades del mar, con la ligereza que sólo el pecado metafísico puede manifestar, aparece este molusco Lima, fotografiado por el Dr Gregory Rouse en el Instituto de Oceanografía Scripps en California.

Como una especie de altar que tributa a un dios altamente psicodélico, aparece esta imagen de la cabeza de un pez zebra que capturó el Dr Hideo Otsuna en el Centro Médico de la Universidad de Utah.

Aludiendo a la arquetípica figura del huevo alquímico, esta imagen de un Paramecium, fue obtenida por Craig Smith en su laboratorio de Fresno, California.

Como un espejo fractal que ha perdido su rigidez tras una intensa sesión de yoga meta geométrico, este patrón perineal de una raíz conocida como Meloidogyne camelliade, fue captada por el Dr Jonathan Eisenback en el Tecnológico de Virginia.

¿Accidente cósmico? El asteroide que destruyó a los dinosaurios aceleró evolución de mamíferos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/18/2010

Como si el azar fuera otra cara del destino cósmico, el asteroide que se impactó en lo que hoy es Yucatán hace 65 millones de años, y que borró a los dinosaurios de la Tierra, creó la condiciones para un boom evolutivo de los mamíferos.

Hace 65.5 millones de años un asteroide de 10 km chocó contra la Tierra horadando lo que ahora es la peninsula de Yucatán. El desprendimiento de gases de sulfuro y carbón de las capas de piedra precipitó una catástrofe global en la que los fuegos se propagaron y los cielos se oscurecieron. La tierra se enfrío y la lluvia ácida se descolgó.En meses los dinosaurios habían muerto, al igual que la mayoría de los otros reptiles de agua y tierra, al igual que la mayoría de las aves y las plantas.

Para los mamíferos, la historia fue diferente. Aunque no fue exactamente fácil -la mitad de las especies se extingieron-, aquellas especies que sobrevivieron eran pequeñas, versatiles, de rápida reproducción y sobre todo podían alimentarse de los abundantes restos que dejo el impacto. Pudieron escabullirse de la lluvia ácida y los fuegos; habitando cerca de cuerpos de agua fresca, que se alimentan de materia orgánica muerta, tuvieron más éxito que aquellas especies del mar o de tierra seca.

Estos mamíferos sobrevivientes heredarían la Tierra. Mientras la biósfera se recuperaba, ocuparon los nichos dejados por los dinosaurios. Según evidencia fósil, un “boom” de creatividad evolutiva ocurrió entre el año 65 a 55 millones de años atrás. Una de los linajes que haría su début después del impacto es el nuestro, el de los primates .

Antes de esta intervención extraterrestre –un asteroide de 10 km- los reptiles habían gozado en dominio de la Tierra por 160 millones de años. Más o menos cada 100 años un evento cósmico de esta envergadura sucede; si algo así sucediera actualmente la humanidad sería arrasada, aunque es posible que algunos sobrevivirían, dando lugar a un nuevo apogeo evolutivo, como parte del ying-yang planetario. Nuesto destino parece estar conectado por un hilo plateado, equilibrándose de forma misteriosa, con el destino del cosmos.

Vía New Scientist