*

X

Dulce miseria: los efectos tóxicos del Aspartame

Salud

Por: pijamasurf - 08/06/2010

El video Sweet Misery nos revela la naturaleza altamente tóxica de este endulzante artificial consumido masivamente alrededor del mundo

El Aspartame es una neurtotoxina consumida cotidianamente por millones de personas en cientos de productos. La autorización de su uso por parte de la industria alimenticia ha sido sujeta a múltiples debates y polémicas, ya que existen decenas de estudios que aparentemente confirman la alta toxicidad de este compuesto. Y a pesar de ello el Aspartame es un ingrediente muy popular entre las grandes productoras de golosinas y refrescos alrededor del mundo.

En 1996 se realizó una revisión de 165 estudios sobre las posibles repercusiones de este ingrediente químico para la salud humana. Del total de estudios analizados, 74 habían sido originalmente financiados por la industria alimenticia, y 91 eran trabajos independientes. Curiosamente el 100% de los primeros “confirmaron” que el Aspartame es un complejo seguro. En cambio el 92% de los independientes encontraron una alta toxicidad en el ingrediente y alertaron sobre los inminentes riesgos de mantener la autorización de su consumo.

En el video Sweet Misery, dedicado a denunciar las consecuencias del consumo de Aspartame para nuestra salud, el Dr. Russell Blaylock, autor del libro Excitotoxins: The Taste That Kills, afirma que esta substancia es “un veneno que afecta la síntesis de proteínas; afecta la operación de la sinópsis en el cerebro humano, y afecta el ADN así como numerosos órganos. Así que puede derivar en diversos síntomas que podrían parecer cono no conectados entre sí”.

Prosopagnosia: cuando te ves en el espejo y no te ves a ti

Salud

Por: pijamasurf - 08/06/2010

Esta rara e incurable enfermedad hace que los que la padecen no se acuerden de los rostros de los demás, hasta el punto de que ellos mismo pueden parecer como extraños nunca vistos

Imagina ver en el espejo y ver un extraño, esa podría ser la situación existencial más bizarra –casi insondable, la otredad permamente-. Esta condición es parte de la vida cotidiana de algunas personas con una rara enfermedad incurable, conocida como prosopagnosia.

La gente con prosopagnosia, también conocida como ceguera facial, no pueden reconocer las caras, algunas veces incluso la de sus amigos y su familia y hasta la de sus amigos.

En la edición de esta semana del New Yorker, el famoso neurólogo, Oliver Sacks, habla de su lucha con esta enfermedad. De cómo es muy bueno para describir la ropa, la voz, y otros aspectos, pero no le pidas que se acuerde de tu cara.

Sacks relata el caso de un hombre que agarró la cabeza de su esposa pensando que era un sombrero: The man who mistook his wife for a hat. O el de la modelo Zoe Hunn que podría caer en una paradojo estilo Nárciso, al no reconocer su rostro y ver una linda chica en el espejo visitándola desde un mundo interior como el País de las Maravillas, podría enamorarse de sí misma.

Como diría la vieja frase popular mexicana: estás viendo y no ves.

Más info en CBS