*

X

Gobierno francés crea unidad de neuropolítica

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/31/2010

Valiéndose de la neurociencia, el gobierno francés estudia como funciona el cerebro cuando se toma una decisión... y cómo puede ser manipulado.

El gobierno francés ha creado una oficina de neuropolítica, dedicada a la aplicación de la neurociencia a la política pública. A través del estudio de las imágenes cerebrales en el proceso de realizar decisiones se puede obtener valiosa información sobre el efecto que tiene un producto o un mensaje sobre una población. Esta información, evidentemente, luego puede usarse para formular un mensaje más efectivo o crear un producto que apele a las partes del cerebro que intervienen en decidir algo.

El director de esta unidad gubernamental, el Dr. Olivier Oullier, fue entrevistado por una cadena de radio australiana. Aquí pueden escuchar la entrevista en inglés. Transcribimos lo más destacado.

Oullier dice que la neurociencia no traera la solución perfecta en términos de salud o publicidad, pero provee nuevas métricas para evaluar el nivel con el que se debe informar o shockear.

Cita un ejemplo: en la cuestión del tabaco funciona mejor informar con datos que shockear visualmente, ya que esto sólo proudce una respuesta de la parte posterior del cerebro que no dura mucho. En cambio la información concreta apela a la memoria y puede producir cambios duraderos.

Sin embargo, el mismo funcionario, un poco contradictoriamente, revela que en ocasiones las imágenes visuales fuertes logran tener recordación y son efectivas pero deben de ser variadas porque si no el público se hace insensible. Y hace referencia al hecho que los médicos pese a estar informados tienen un alto índice de tabaquismo.

Olivier Oullier dice que la resonancias magnéticas funcionales muestran como opera el cerebro y la comunicación entre diferentes áreas, especialmente la interdependencia entre la profundidad emocional del cerebro y la parte racional, algo que llama "emoracionalidad", un híbrido fundamental en nuestra toma de decisiones.

Curiosamente el funcionario y neurocientífico dice que empezó su trabajo en este ámbito a través del neuromarketing y que su trabajo se basa en el de algunas compañías privadas de este incipiente sector. Y plantea la pregunta de la neuroética.

Misma pregunta que podríamos hacer al gobierno francés ¿se utilizará el neuromarkting sólo para intentar que las personas dejen de fumar o cuestiones similares de salud o para sesgar la opinión del público o incluso convencerlos a aceptar una política controvertida o ganar la aceptación para algún político?

Al final de la entrevista el funcionario francés cita un estudio de Stanford que muestra que la neurociencia conductista permite saber si una persona va comprar o no un producto, algo que también permite saber como las personas tomas sus decisiones, algo muy valioso para un gobierno.

Aquí puden leer en línea el clásico pionero de Tim Leary: "Neuropolitics: The Sociobiology of Human Metamophosis.

Gemini: la primer creatura matemáticamente autoreplicante

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/31/2010

El juego Game of Life permitió una automatización celular, a través de algoritmos, de una entidad que vive y se desarrolla en un universo biomatemático

En la década de los setenta el matemático John Conway desarrolló el juego de la vida (Game of life). Un esquema de simulaciones matemáticas que permite imitar el funcionamiento celular y la evolución biológica y celular de una criatura viva. Continuando con este antecedente el programador canadiense Andrew Wade, logró diseñar mediante este juego la primer criatura matemáticamente autoreplicante y la nombró Gemini.

Esta peculiar y algorítmica entidad básicamente se autoreplica siguiendo el modelo bioconstructivo mediante el cual un organismo se genera a partir de un simple átomo. “Existe una fascinación con la complejidad que emana de una serie de reglas increíblemente simples. Eventualmente eso nos lleva a la biología, uniendo simples átomos para dar construir formas complejas de vida” afirma Susan Stepney, científica computacional de la Universidad de York, en Inglaterra.

via New Scientist