*

X

Gobierno francés crea unidad de neuropolítica

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/31/2010

Valiéndose de la neurociencia, el gobierno francés estudia como funciona el cerebro cuando se toma una decisión... y cómo puede ser manipulado.

El gobierno francés ha creado una oficina de neuropolítica, dedicada a la aplicación de la neurociencia a la política pública. A través del estudio de las imágenes cerebrales en el proceso de realizar decisiones se puede obtener valiosa información sobre el efecto que tiene un producto o un mensaje sobre una población. Esta información, evidentemente, luego puede usarse para formular un mensaje más efectivo o crear un producto que apele a las partes del cerebro que intervienen en decidir algo.

El director de esta unidad gubernamental, el Dr. Olivier Oullier, fue entrevistado por una cadena de radio australiana. Aquí pueden escuchar la entrevista en inglés. Transcribimos lo más destacado.

Oullier dice que la neurociencia no traera la solución perfecta en términos de salud o publicidad, pero provee nuevas métricas para evaluar el nivel con el que se debe informar o shockear.

Cita un ejemplo: en la cuestión del tabaco funciona mejor informar con datos que shockear visualmente, ya que esto sólo proudce una respuesta de la parte posterior del cerebro que no dura mucho. En cambio la información concreta apela a la memoria y puede producir cambios duraderos.

Sin embargo, el mismo funcionario, un poco contradictoriamente, revela que en ocasiones las imágenes visuales fuertes logran tener recordación y son efectivas pero deben de ser variadas porque si no el público se hace insensible. Y hace referencia al hecho que los médicos pese a estar informados tienen un alto índice de tabaquismo.

Olivier Oullier dice que la resonancias magnéticas funcionales muestran como opera el cerebro y la comunicación entre diferentes áreas, especialmente la interdependencia entre la profundidad emocional del cerebro y la parte racional, algo que llama "emoracionalidad", un híbrido fundamental en nuestra toma de decisiones.

Curiosamente el funcionario y neurocientífico dice que empezó su trabajo en este ámbito a través del neuromarketing y que su trabajo se basa en el de algunas compañías privadas de este incipiente sector. Y plantea la pregunta de la neuroética.

Misma pregunta que podríamos hacer al gobierno francés ¿se utilizará el neuromarkting sólo para intentar que las personas dejen de fumar o cuestiones similares de salud o para sesgar la opinión del público o incluso convencerlos a aceptar una política controvertida o ganar la aceptación para algún político?

Al final de la entrevista el funcionario francés cita un estudio de Stanford que muestra que la neurociencia conductista permite saber si una persona va comprar o no un producto, algo que también permite saber como las personas tomas sus decisiones, algo muy valioso para un gobierno.

Aquí puden leer en línea el clásico pionero de Tim Leary: "Neuropolitics: The Sociobiology of Human Metamophosis.

Betelgeuse y la cíclica probabilidad de un Apocalipsis

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/31/2010

La gigantesca estrella Betelgeuse podría convertirse en supernova, explotando en los próximos meses y arrasando con la Tierra; con ello la seducción humana frente al fin del mundo se renueva una vez más

Como un episodio más de ese largo e intrigante coqueteo entre la psique colectiva del ser humano con una latente probabilidad del fin del mundo, aparece la apocalíptica luminosidad de Betelgeuse y su posible transformación, mediante una magna explosión, en una supernova.

Ya sea a través de guerras galácticas, pandemias, cataclismos varios, o fines de ciclo dictados por ancestrales calendarios, no deja de llamar la atención la hipnótica seducción que nos genera, a la raza humana, la perpetua posibilidad de que llegue el fin de todo aquello que conocemos. Pero ¿A qué se debe esta atracción, casi sexual, de la humanidad frente a un incierto pulso apocalíptico? Sin duda esta interrogante requeriría de un ensayo completo para generarle una posible respuesta quizá pronto publiquemos algo al respecto pero por ahora nos limitaremos a informar sobre esta nueva y virtual amenaza.

Aparentemente se han desatado rumores de que en los próximos meses Betelgeuse podría explotar, lo cual probablemente implicaría la súbita destrucción de nuestro planeta. Esta, una estrella de monumentales proporciones, famosa por su penetrante color rojizo y su destellante luminosidad (es la novena estrella más brillante de nuestros cielos) a pesar de sus bajas temperaturas, podría mutar en una elegante y devastadora supernova, capaz de arrasar fácilmente con algunos de los cuerpos protagónicos de nuestro sistema solar, incluida la Tierra.

En caso de que esta seducción apocalíptica finalmente se cristalizara y efectivamente Betelgeuse mutará en una supernova a través de una mega explosión, seríamos testigos de uno de los eventos más dramáticos en la historia de la humanidad y, en opinión de algunos, el espectáculo sería devastador para la existencia material de nuestro planeta. Sin embargo, también hay otros especialistas que más allá de un riesgo cataclísmico, creen que lo más probable es que podríamos observar, desde una de las primeras filas, el más majestuoso despliegue de pirotecnia cósmica jamás presenciado por un ser humano. Y esto en el caso de que realmente se concrete la explosión, algo probable "en cualquier momento durante los próximos mil años".

Ubicada a 495 años luz de nuestro planeta y miembro de la constelación de Orión, Betelgeuse es una estrella “vieja”, aún dentro de los parámetros cósmicos, tomando en cuenta el actual estado de su desarrollo evolutivo. Es decir, ya ha agotado el combustible de su núcleo que le proporciona energía al resto de su masa (a través de un frenética pero equilibrado fusión de hidrógeno), lo cual se ha manifestado en un crecimiento a dimensiones suficientes para ser considerada una estrella “supergigante”. Además de considerarse como la novena estrella más brillante, también se le adjudica el título de la novena estrella más grande de nuestro universo.

Vía talking skull