*

X
¿Ha llegado la tecnología capaz de simular de forma magnética las sensaciones religiosas descritas históricamente por místicos y psiconautas? Éxtasis eléctrico en un casco. ¿Dios, como masaje?

cosmic_eye

El máximo materialismo, más que el punto g en algún lugar remoto de los genitales o el ano, el punto G, con mayúscula, en el cerebro: el "Godspot". ¿Podemos estimularnos en un punto específico, a una frecuencia específica, para inducirnos a tener experiencias místicas? Y ¿para qué meditar o incluso tomar psicodélicos si podemos hacerlo instantáneamente con un aparato de estimulación magnética transcraneal? Pero ¿acaso no nos volveremos adictos a Dios? Más que a su idea, a su sensación, a su holorgasmo.

Algunos estudios demuestran que personas que sufren de epilepsia en el lóbulo temporal reportan tener alucinaciones religiosas (incluso del nuevo tipo: extraterrestres). Los números varían enormemente entre el 10 al 70%, según la literatura médica.

El Dr. Michael Persinger diseñó un casco que estimula el lóbulo temporal con un campo magnético rotatorio débil(en microteslas). Los sujetos que experimentan con este casco son vendados en un ambiente de cero estímulos, para no ser sugestionados. Según Persinger, el 80% de los sujetos reporta tener experiencias religiosas. Estudios posteriores de Persinger sostienen que dos personas estimuladas de la misma forma reportan una conexión telepática en el laboratorio.

god-helmet225

Existe controversia sobre la validez científica de los experimentos de Persinger. Investigadores de la Universidad Uppsala en Suecia sostienen que los sujetos estimulados de esta forma no reportaron efectos psicológicos fuera de lo común. Persinger ha criticado el experimento de los científicos suecos dicendo que éstos no usaron bien el equipo y enfatizando que en al menos dos de sus estudios no pudo haber sugestión.

El famoso científico ateo Richard Dawkins, autor de "El Gen Egoista", experimentó con "el casco de Dios" y reportó sólo "un leve mareo". Según Parsinger, exámenes previos habían mostrado una baja sensibilidad en el lóbulo superior de Dawkins.

Actualmente se ha formado el "r-TMS Open Project", un proyecto abierto que busca desarrollar softwares, aparatos y aplicaciones nuevas para la estimulación magnética transcraneal. El proyecto dice bienvenir a quien sea que esté interesado, así que seguramente también busca sujetos experimentales. Si quieres que te apliquen un campo magnético a través de solenoides para posiblemente experimentar sensaciones divinas de fusión con el universo o infinito placer, puedes inscribirte aquí.

El sitio de "tecnología espiritual" Shakti Technology " ofrece "cascos de Dios" de estimulación craneal, bajo licencia del Dr. Persinger, que supuestamente ofrecen visiones cósmicas, románticas, psicodélicas y de la vida más allá de la muerte. Su sistema "Shiva Neural Estimulation", parece ser el más avanzado en el mercado y cuesta 649 dólares.

shiva_head2

¿EL CEREBRO CREA A DIOS, O DIOS CREA AL CEREBRO?

Existe mucha controversia y hasta fanatismo en este tema de "Dios en el cerebro". En nuestro pasado post relacionado incluso fuimos insultados por un lector incendiario que al parecer pensó que nosotros creemos que Dios es un subproducto del cerebro y bajo un reduccionismo materialista puede ser ubicado en un único punto en el espacio, como un botón (si se nos obliga a enunciar un credo, éste es que las creencias, tanto en Dios como en la ciencia, generalmente nublan la inteligencia, además de que crean lo que creen, así que imposibilitan la ya de suyo difícil discusión de una "realidad objetiva". O como diría Anton Wilson: "belief systems are BS"). Y no, no pensamos que el cerebro humano sea el non plus ultra de la evolución del universo (sobre todo el de la mayoría de los primates que caminan por la Tierra como si se tratara de un gang-bang en una porno holográfica).

Si queremos ser rigurosos habría que decir como Alfred Korzybski que "la realidad" es una palabra y como John Lennon que "dios es un concepto". Tal vez sea más que eso (justo lo inefable) pero entonces, como diría Wittgenstein, "los límites de mi lenguaje, son los límites de mi mundo", y aunque más allá del lenguaje aceche lo místico, de eso no podemos hablar.

Lo que parece cierto es que creer es bastante útil para lograr algo (de la misma forma que un mapa nos ayuda a llegar a un lugar) y creer en Dios ha sido útil para evolucionar. Esto según un estudio realizado por el Dr. Jordan Grafman en el que personas que reportaron haber experimentado íntimamente a Dios, participaban en comportamientos religiosos o hasta tenían "temor divino", tendieron a mostrar mayor tamaño en las regiones cerebrales relacionadas con la empatía, la comunicación simbólica y la regulación emocional.

Así que creer en Dios nos ayuda a conectarnos con los demás, a sentir lo que siente el grupo. ¿Pero al hacer esto perdemos nuestra indivualidad o sólo la compartimos?

Esta es la paradójica y crepuscular zona de la neuroteología.Es posible que nosotros hayamos inventado a Dios con nuestro cerebro ¿pero acaso hacerlo no nos convierte en él, y prueba su existencia en nosotros? Como diría el poeta inglés William Wordsworth: "The Child is father of the Man".

Un cuento de ciencia ficción narra la historia de la civilización de los Auteorus, la cual es programada mentalmente a distancia por una legión de seres inmateriales -que habitaban "en una galaxia muy lejana"- para que después de miles de años de evolución sus miembros se conviertan en el Dios de un nuevo universo. En el cuento la "divinización" ocurre en el momento en el que los Auteorus se dan cuenta que han sido programados, por lo tanto que "son programables" y empiezan a escribir su propio código de programación, el cual misteriosamente coincide con el código que había sido escrito para cada uno de ellos. (Algo similar a lo que le ocurre a Pierre Menard, el autor del Quijote). Ésa podría ser una de las muchas realidades del neuroverso en el que habitamos y por el que pensamos en Dios, por el que Dios piensa en nosotros...

 

Twitter del autor: @alepholo

Más información:

The God Experiments

Searching for God in the Brain

God and the Brain

El cerebro holográfico

How consciousness creates reality

Programming and Metaprogramming in the Human Biocomputer

Stephen Hawking: cómo construir una máquina del tiempo

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/09/2010

El famoso físico nos muestra la teoría detrás de un viaje en el tiempo ya sea con un acelerador de partículas, un agujero de gusano o una nave espacial que acaricie la velocidad de la luz.

Quieres construir una máquina para viajar en el tiempo: el popular físico Stephen Hawking te dice lo que necesitas. Hawking, que hace una semana nos pedía evitar hacer contacto con una civilización extraterrestre, escribió sobre este tema en un artículo para el Daily Mail. "Todo lo que necesitas es un agujero de gusano, el Gran Colisionador de Hadrones o un cohete muy rápido", inicia Hawking.

"Antes cuando hablaba de viajar en el tiempo me decían que estaba desquiciado. Pero estos día ya no soy tan cauto". Hawking fue acusado por el fundador de la exopolítica de impulsar una guerra contra seres hiperdimensionales.

El famoso físico, que utiliza una computadora para hablar y está confinado desde años a una silla de ruedas, hasta nos sugiere que es lo que haría si lograra ser un voyeur transtemporal: "Si tuviera una máquina en el tiempo visitaría a Marilyn Monroe en su plenitud o le 'cairía' a Galileo en el momento que voleteó su telescopio hacia el cielo. Tal vez hasta viajaría al fin del universo a ver como acaba nuestra historia cósmica".

La premisa de Hawking yace en la teoría de la relatividad de Einstein, sugiriendo que el tiempo se mueve más rápido en algunos lugares que otros, haciendo posible moverse junto con este río hacia el futuro -pero no hacia el pasado.

Una de las posibilidades que describe son los agujeros de gusano: "pequeños atajos entre el tiempo-espacio que se forman constantemente, desaparecen y reforman dentro del mundo cuántico. Y en realidad enlazan dos lugares diferentes y dos tiempos diferentes".

"Lamentablemente estos túneles en realidad sólo miden un millon de billones de trillones de centímeros de largo. Demasiado pequeños para que un humano los atraviese. Pero hacia allá es que nos lleva la noción de maquína del tiempo de agujeros de gusano. Algunos científicos creen que es posible capturar un agujero de gusano y agrandarlo muchos billones de veces para que sea lo suficientemente grande para que un humano o hasta una nave pueda cruzarlo".

Agujeros negros supermasivos como el del centro de nuestra galaxia constituyen un tipo de agujeros de gusano, aunque podrían llevar a otras dimensiones o hasta a otro universo. Para atravesar uno de estos "wormholes" el ser humano necesitaría un vehículo que pueda acercarse a la velocidad de la luz. El véhículo más rápido hasta la fecha es el Apolo 10 que ha llegado a los 25 mil millas por ahora. En la actualidad existe la tecnología para ir mucho más rápido que eso, sin embargo necesitaríamos ir 2 mil veces más rápido.

"La nave necesitaría ser lo suficientemente grande para llevar una enorme cantidad de combustible (o encontrar un "combustible cósmico"), suficiente para acelerar hasta cerca de la velocidad de la luz. Llegar justo al límite de velocidad cósmico tardaría 6 años. La aceleración incial sería poca porque la nave sería muy pesada. Gradualemente se incrementaría la velocidad y pronto cubriría distancias masivas. En una semana ya habría llegado a los límites de los planetas exteriores. Después de dos años llegaría a la mitad de la velocidad de la luz y estaría más allá de los límites de nuestro sistema solar. A los cuatro años estaría viajando al 90% de la velocidad de la luz, a 30 billones de millas de la Tierra y empezaría a viajar en el tiempo. Por cada hora dentro de la nave, pasarían dos en la Tierra. Una situación similar a la nave que orbitaba el super agujero negro. Dos años más de aceleración y la nave llegaría a su máximo, el 99% de la velocidad de la luz. Un solo día dentro de la nave serían un año en la Tierra. Nuestra nave estaría volando hacia el futuro.

Bajo la relatividad de Einsten, el 100% de la velocidad de la luz equivale a la eternidad, tal vez por esta razón los fotones no podrían exhibir algun tipo de envejecimiento o decadencia.

Entrando en la cienica ficción películas como Donnie Darko y la serie de TV Fringe juegan la idea de que un ser humano pueda viajar en el tiempo, utilizando su propio cuerpo como nave luminosa, doblando las comisuras de la fábrica del tiempo-espacio.

Entre la literatura de conspiración, existe la teoría de que el hombre ya ha viajado en el tiempo, en el experimento Philadelphia, en el que participó supuestamente Nichola Tesla.

Por supuesto viajar en el tiempo produce una serie de paradojas irreconciliables, particularmente si se hace al pasado quizás alterando las líneas de tiempo del universo o hasta bifurcándolo y fracturando la realidad (algunos científicos especulan que sí es posible viajar al pasado pero sólo hasta al momento en el que se construyó la máquina del tiempo).

Uno de los mejores ejemplos del viaje en el tiempo que hemos visto, aunque sin explicar bien a bien la teoría detrás del suceso, pero elegantemente ejecutada, es el cápitulo "White Tulip", de Fringe: una obra maestra de la ciencia ficción oculta ante el estupor común del mainstream TV. Pueden ver este episodio gratis aquí.

Artículo completo de Stephen Hawking