Pijama Surf

La inmanentización del Fin del Mundo (el último secreto de los Iluminati)

Una excursión esotérica-literaria de la mano de Robert Anton Wilson al corazón de la oscuridad de los Iluminati

Por: Aleister Cromby and Witch - 27/01/2010 a las 12:01:18

TheIlluminatusTrilogyThe5921_fEn la primera línea de la clásica comedia psicodélica The Iluminatus Trilogy se lee: “It was the year when they finally immanentized the Escathon” (Era el año en el que ellos finalmente inmanentizaron el Escatón (el fin de los tiempos)). Los que inmantan este Apocalipsis son los Iluminati. El libro, una obra maestra que Tim Leary llamara “Más importante que Finnegan’s Wake”, escrito por Robert Anton Wilson y Robert Shea, es una exploración metaficticia de casi todas las teorías de la conspiración conocidas en 1975 (la mayoría de las cuales persisten en el centro secreto del planeta) desde todos los ángulos posibles. Todos somos dobles agentes. Todos somos parte de los Iluminati (que por cierto no existen, pero claro eso es justo lo que quieren que pienses). Una chasca gigantesca; el universo es una broma holográfica. Sólo es verdad aqullo que es mentira (y provoca el samadhi de la risa, hasta el punto en el que te orinas y si bebes esa orina, como los chamanes de Laponia, tal vez verás el cuerpo desnudo de la diosa Eris, diciéndote “YOU). Y sin embrago, entre lo túneles de realidad del libro, entre esa risa que surge al desvanecerse el omnivapor de la paranoia, después de fumar del hashish que fumaba Hassan-i Sabbah, el fundador de los míticos hashshashiyyín del siglo 11, ahí, como un destello entre las quimeras del humo del cerebro apostando al relámpago de sus últimas neuronas, se atisban preciosas claves para desentrañar el puzzle de la verdad secreta de nuestra época.El extraño atractor, el monólito hiperdimensional, que, como dijera Terence Mckenna, nos magnetiza (llamándonos hacia nosotros) a cruzar “la puerta violeta en el hiperspacio”.

“Era el año que finalmente inmanentizaron el Escatón”. Según se revela en algún momento en el libro (aunque por supuesto luego se revela lo opuesto) el dios de los Iluminati, es Lucifer “el que lleva la luz”. Lucifer, desde el gnosticismo, rechaza el mundo material, el mundo de la oscuridad, habita en la luz pura, en el prajna, la luz astral. En conflicto con otro demiurgo, que ha creado (o contracreado) este universo, Lucifer y sus sacerdotes, los Iluminati de linaje de la Atlántida, buscan destruir este mundo para regresar la luz al reino espiritual. Al sacrificar a alguien la luz astral, el prajna, se desprende emitiendo una descarga energética: si el mundo entero se destruyerá esa descarga sería iluminante y trascendental. Como si todo tuviera su explosión atómica. Esta sería la gran obra de los Iluminati, la aniquilación para fundirse en la luz.

Ahora esta versión esbozada en el libro de Shea y Anton Wilson merece una lectura situada en el presente. ¿Es posible que los memes (¿hoaxes?) del 2012, el calentamiento global y la fiebre milenarista, el regreso de Cristo o/y del Anticristo, sean parte de la inmanentización del Escatón?

Si concedemos que esto es así existen varias posibilidades. Por una parte es posible que la precipitación hacia una fecha final, bajo el 13 bak tun del calendario maya, el cambio climático, la lluvia solar, la inversión de los polos electromagnéticos y otras teorías que se argumenta indican pruebas o profecías de que este ciclo planetario está llegando a su fin, sean parte de una complicada obra oculta de una o varias sociedades secretas entrelazadas, cuyo deseo es destruir al planeta o sacrificarlo (y sacrificar a una gran parte de la población) para completar su iluminación, sirviéndose de estos genes culturales para viralizar el Escatón. Una especie de magia negra fraguada con el más extremo cuidado de la cual somos objeto. La inmanentización del fin del mundo, sería la implantación del fin del mundo Y, al crear este pánico,al infundirnos con la creencia, al llevarnos a esta posibilidad, al convertirnos a esta idea, estamos haciéndola realidad.
dollar

Por otra parte es posible que exista independientemente de estas sociedades secretas o cualquier elucubración humana, una energía del fin del tiempo, una energía del futuro, algo com un plan divino que magnetiza los eones hacia su conclusión (salto cuántico evolutivo, el Punto Omega, el extraño atractor, o como se le quiera llamar).Para argumentar esto existen dos fundamentos: la ominosa selección del solsticio de diciembre del 2012 como fin del calendario maya e, independientemente, el trabajo de Terence Mckenna en el Timewave Zero, donde el fractal del tiempo llega a un punto de novedad e hiperaceleración en el 2012, estallando en una Singularidad.

Nuestra física actual, pese a sus delirios de grandeza, es incapaz de comprender la mente del universo. Posiblemente los cuerpos celestes sean seres de una conciencia superior, supremos magnetos tejiendo su alquimia inefable en el cosmos. Y el Logos de las estrellas, del centro de la galaxia atrae al Sol y a la Tierra hacia su dimensión luminosa. Como una madre que llama a sus hijos a distancia a través de un cordón umbilical holográfico. Tal vez algunos iniciados han sido capaces de percibir esta ola de tiempo y descifrar el alfabeto de la luz (San Juan en las Revelaciones, por ejemplo) y a veces lo han ocultado para que no se pervierta la información, y a veces ha sido revelado en claves pero muchas veces se ha pervertido este conocimiento por la naturaleza misma de la resignificación y/o por ser usadao como un mecanismo de poder.

Y sin embargo, posiblemente como aquella portada de disco de The Doors, “el futuro ya no es lo que solía ser”. Aunque exista un dedo divino (como en la imagen de”La Creación de Adan” de Miguel Angel) al borde de tocarnos y encendernos, y volvernos a su semejanza, no es seguro que vayamos a tocarlo (nuestro destino divino), tal vez se pueda postergar (como un juego de Nintendo que nunca logramos acabar y regresamos al primer nivel). Quizás el plan sea ese, que la Tierra se ilumine, pero es posible que no suceda o tal vez sólo no suceda para ti. Si somos dios, entonces somos inexorablemente los creadores de nuestra propia realidad. ¿Y tú ya haz aprendido a surfear las olas de fotones al final del tiempo?

Por el momento sellamos un parentésis con un párrafo en la página 588 de “The Illuminatus Trilogy”. (Adam Weishaupt es el fundador de los Illuminati de Bavaria):

“The coin has two sides. It’s the only coin that comes up at this time, but it still has two sides.” Hagbard leaned forward intensely. “It’s mechanical and alive. Let me give you a sexual metaphor, since you usually hang out with New York intellectuals. You look at a woman across a room and you know you’re going to bed with her before the night is over. That’s mechanical: Something has happened when your eyes met But the orgasm is organic; what it will be like, neither of you can predict. And I know, just as the Illuminati know, that immanentization is going to happen on May first because of a mechanical process Adam Weishaupt started on another May first two centuries ago, and because of other processes other people started before then and since then. But neither I nor the Illuminati know what form immanentization will take. It doesn’t have to be hell on earth. It can be heaven on earth. And that’s why we’re going to Ingolstadt.”

Twitter del autor: @alepholo


  1. yo dice:

    jajaja, no entienden inglés, pues estudienle chavos.
    he´s not forced to dumb it down, so you can dig it, word. u must try to learn.

  2. Josué S. Martín H. dice:

    Yo ante todo sólo quiero agregar: “Dios nos salve de los creyentes”.

  3. Otro Anonimo dice:

    Por favor las citas en ingles, traducidlas, ni el traductor de google ni nuestra propia deducción llegan a conformar completamente el sentido coherente en algunas frases.
    gracias.

  4. Anónimo dice:

    Como consejo muchas de las partes que dejas en ingles, deberias traducirlas… gran parte de los que seguimos el blog no lo entendemo… y eso que muchas de las veces tenemos cierto nivel de ingles. Gracias por compartir todos estos conocimientos y tu tiempo.