Pijama Surf

Haz como los delfines y aprende a ‘ver’ sin los ojos

Aprender ecolocación puede ser más fácil de lo que piensas; científicos españoles enseñan a ver con los ojos cerrados imitando el biosonar de los delfines... conviertete en delfín

Por: pijamasurf - 01/07/2009 a las 02:07:00

flip-nicklin-bottlenose-dolphins-hawaii-53323

Sin duda los delfines, y en general los cetáceos, son uno de los animales más admirados por el ser humano, su sensibilidad e inteligencia hace que sean percibidos como una especie de ángeles (o humanos bondadosos) del mar. Algunos estudios recientes indican que los cetáceos pueden ser considerados como personas que forman sociedades, ya que poseen una personalidad y cultura particular. Los delfines han pasado la prueba del espejo, probando que tienen conciencia de sí mismos. E incluso parece que los cetáceos tienen una capacidad de percibir las emociones de sus compañeros y sintonizarse con ellos, una empatía superior a la desarrollada por los seres humanos.

Por todo esto no es extraño que el ser humano busque y quizá hasta deba imitar algunos comportamientos de nuestros hermanos evolutivos del mar ( y no sólo como la fuerza naval de Estados Unidos que desarrolla sonares a partir de delfines). Un grupo de científicos españoles de la Universidad de Alcalá de Henares se ha dado a la tarea de enseñar el arte de la ecolocación, usado por los delfines, los murciélagos y otros animales para ver a través del sonido.

Esto puede ser aprendido por personas ordinarias sin ninguna habilidad especial usando chasquidos o clicks de la lengua para visualizar objetos al escuchar el eco que producen los sonidos a su alrededor.

“Dos horas al día por un par de semanas son suficientes para distinguir si tienes un objeto enfrente de ti”, dice Juan Antonio Martínez, en un comunicado de prensa. “Un par de semanas más y puedes notar la diferencia entre el pavimento y los árboles”.

echolocateLa clave es realizar los clicks o chasquidos con la lengua y el paladar y luego aprender a reconocer las leves variaciones con las que los clicks suenan dependiendo de los objetos cercanos. Esto puede ser muy útil para los ciegos o para las personas que trabajan en la oscuridad y hasta como una forma de meditación sensorial que estimule la visión interior. El sonido puede ser el tercer ojo.

Evidentemente la capacidad sonoro-visual de los delfines es difícil de alcanzar ya que estos producen 200 clicks por segundo con la nariz y el ser humano sólo es capaz de realizar tres por segundo. Además de que los delfines están equipados con múltiples receptores de sonares y son capaces de distinguir una gran variedad de sonidos de alta y baja frecuencia. Los delfines pueden saber el tamaño, la forma, la textura y hasta la densidad de un objeto con sus biosonares, una especie de híbrido entre bola de cristal y rayo biológico.

Existen varios casos famosos de seres humanos ciegos que utilizan su versión del sonar con gran precisión, como es el caso de Ben Underwood, quien puede patinar o jugar videojuegos con tan sólo producir chasquidos. Pero, aunque no hay nada que impida a las personas que pueden ver desarrollar esta capacidad, uno de los grandes obstaculos es el predominio de lo visual en el ser humano, pero precisamente por eso, para enriquecer la gama de nuestras experiencias, sería interesante desarrollar la ecolocación humana. Y navegar sónicamente creando puentes de sinestesia con nuestros hermanos que prefieren nadar que caminar.

En el libro Perelandra, del escritor de ciencia ficción C.S. Lewis, se narra la historia de un planeta donde el Ser Supremo creó dos especies inteligentes, una que caminaba por la tierra y otra que nadaba en el mar.

El biólogo John Lily creía firmemente que los delfines tienen un lenguaje avanzado y que el ser humano puede comunicarse con ellos.

Aristotle made a rather startling statement about dolphins:

“The voice of the dolphin in air is like that of the human in that they can pronounce vowels and combinations of vowels, but have difficulties with the consonants.”

From Aristotle’s writings we know that there were dolphins in the Mediterranean and porpoises in the Black Sea. We can hypothesize that Aristotle, or his contemporaries, experienced dolphins in shallow water pools close to man, in the internal linklight of our later knowledge of dolphins, derived from our experiments in the fifties. Modern dolphins under similar circumstances start emitting sounds in air when they are exposed to humans speaking in air. There is no reason to suppose that the ancientdolphins of the Mediterranean did not act as the modern dolphins do. –John C. Lily

“It is of interest to note that while some dolphins are reported to have learned English — up to fifty words used in correct context — no human being has been reported to have learned dolphinese.”
internal linkCarl Sagan

Make Like a Dolphin… Learn Echolocation

Dolphins and Man… Equals?

Wired: Whalepeople

Noticias sobre delfines en Wired

Emitir chasquidos puede ayudar a conocer el entorno sin verlo (Terra)

Información sobre delfines (Fusion Anomaly***)

John Lily on Dolphins